Surch Caf

0
10

La tradición armenia de la lectura de la borra de café, da vida a una bella historia de amor, puesta en peligro por la intolerancia.Amor y cafeomancia

Un proverbio armenio dice “Toma esta taza de café y que Dios te haga hablar”. La traducción textual “surch tartznel” -dar vuelta el café- hace referencia a la metodología para rastrear los más antiguos recuerdos, ampliamente conocida por aquél pueblo. Y serán precisamente, los comentarios de una amiga suya, acerca de las virtudes de dicho arte, los que despertarán en la joven médica Rita, (Lucía Etcheverry), el deseo de acercarse a la casa de Alis, (Elizabeth Ekian), una rígida matrona armenia, profundamente orgullosa de su tradición.

La interpretación de los designios de las mágicas figuras, delineadas dentro del pocillo del que beberá la joven, sorprenderán a ambas mujeres. A Rita, por las semejanzas que encontrará con su vida y a Alis, por la inesperada presencia allí, de un personaje que no dudará en identificar, ya que se trata nada menos que de su hijo Saro, (Mariano Kevorkian). El joven, aparecerá en escena inmediatamente después del hecho, lastimado a causa de su práctica de baile, lo que dará lugar a la intervención de Rita en su estado de salud y en su vida.

Aunque la intolerancia materna es una sombra para la felicidad de la pareja, dos bondadosos ayudantes celestiales Santa María (Clara Maydana) y San Gregorio (Federico Correa), tendrán una intervención fundamental para que todo llegue a buen término.

La directora, Herminia Jensezian, también a cargo de la puesta en escena, trabaja con un escenario bifrontal y rectangular que consta de tres sectores.

El primero, está en el extremo derecho, (teniendo en cuenta, la puerta de entrada), y allí se encuentra ubicada una mesita con cuatro títeres ataviados con vestimentas típicas, operados por Ana Julia Bonetto y Martín Rosas. Estos, además de brindar información, que aclara el panorama, para los que no conocen ciertos datos de la tradición armenia, aportan calidez y despiertan las sonrisas del público con sus simpáticos comentarios.

El segundo, se encuentra en el extremo izquierdo, y alberga un simbólico telar que cuelga desde el techo, con los hilos del destino en el que la Virgen borda y San Gregorio hila, para favorecer a la pareja, mientras transcurre la acción.

Y el último es el central, donde yace la mesa de café que reúne y/o separa eventualmente, a los personajes humanos de esta historia.

Surch Café“, puede describirse como un cuento de hadas sólidamente construido, donde su grupo de actores sabe crear los climas necesarios para lograr una atmósfera que nos permite soñar, mientras vamos conociendo los rasgos característicos de la cultura e historia armenias: la romántica leyenda de Ajtamar, el genocidio causado por los turcos, su paisaje montañoso, el gusto por sus sabores típicos como el damasco, la devoción religiosa por la Virgen y San Gregorio, quien fue el responsable de la conversión del rey Tiridates III, que en el 301, declaro al cristianismo religión oficial en Armenia, etc.

Finalmente, digamos que la entrada incluye la posibilidad para cada espectador, de degustar un café oriental, constituyendo ésta, otra manera más de acercarse, desde su aroma y su exquisito sabor al espíritu de la obra.

Publicado en Leedor el 23-04-2007