Cloro

0
10

Dos mujeres, con un único deseo que las mantiene vivas: escribir.Detrás de un vidrio oscuro y punzante.

Por Marta Opacak

Una mesita, una sombrilla, un trampolín, los objetos mínimos indispensables para ubicarnos en un natatorio, lugar donde transcurre la escena. Allí se encontrarán la joven de nuestra historia (Celeste García Satur) y la escritora en decadencia, a quien aquella ansía mostrarle su diario íntimo, en vías de obtener una opinión profesional calificada (Rita Terranova). Todo parece una inocente historia de admiración.

Pero la niña, está dispuesta a todo con tal de ganar la reticente atención de la dama. Incluso utilizar la violencia, amenazándola con un oculto tesoro del que nunca se separa: un culote de vidrio perteneciente al vaso en el que su madre bebió por última vez, luego de confundir un bidón de agua con uno de cloro y terminó suicidándose.

A partir de aquí, su personaje da un giro y comenzamos a vislumbrar el lado oculto de su personalidad. Ella dice recibir inspiración de las palabras de su madre con la que se conecta en el agua, debido a la presencia del cloro. ¡Y piensa que la escritora tiene la obligación de ayudarla!.

Para nuestra sorpresa, aparecerá en escena para sostener los argumentos de su hija, la fallecida madre (Nilda Raggi) que revelará las verdaderas circunstancias de su muerte y tentará con revitalizar con nuevas ideas, los escasos recursos literarios que le quedan a la escritora. La secundará en el intento de salvarla de la crisis, un compañero de trabajo de la difunta y de la famosísima Esther Williams en la película de 1944 “Escuela de Sirenas“. Nada menos que el director de orquesta que logró que la música latina, tenga por vez primera, un lugar destacado en el Hollywood de los 30 a los 50: Xavier Cugat. La oferta es irresistible y naturalmente aceptada.

Cloro” es un poético juego de fantasía vs. realidad, que permite apreciar tanto el profesionalismo de siempre de Rita Terranova como una muy emotiva labor de Nilda Raggi, acompañadas de una simpática caracterización de Enrique Iturralde y un trabajo de Celeste García Satur, que va ganando en convicción a medida que avanza la obra.

Cerramos este comentario, con las palabras del director, Kado Kostzer: “Cloro habla, ?pirandelleanamente?, de la angustia y del placer de la creación, de la leve frontera que divide lo real de lo imaginario, del peso de los mitos creados por el cine, de la dimensión de las palabras… Cloro, un título quizás prosaico y banal para una pieza tan poética como misteriosa.”

Publicado en Leedor el 10-04-2007