Bafici 07: la Competencia

0
8

A mitad de camino del 9º BAFICI, la Selección Oficial Internacional destaca un film noruego, ya premiado en otras muestrasHabiéndose ya presentado la mitad de las películas que integran la Selección Oficial Internacional del 9º BAFICI, es posible realizar un balance, aunque sea parcial, de la calidad de una de las tres secciones competitivas.

Las veinte películas que compiten en esta sección son óperas primas o segundas películas. Por ello en la mayoría de los casos sus realizadores son gente joven con, lógicamente, poca experiencia en el largometraje. Podría también esperarse que las temáticas elegidas estén centradas en personajes juveniles, de edad afín a los de los realizadores. En la práctica esto no es siempre así como veremos seguidamente.

?Riza? es una producción turca y el segundo largometraje de Tayfun Pirselimoglu. El personaje central a cargo del actor Riza Akin lleva ese mismo primer nombre, tratándose de un hombre de unos cincuenta años que conduce un camión que necesita una reparación bastante onerosa. El relato es por momentos algo moroso y su escaso interés se ve sólo realzado por imágenes de Estambul, una ciudad extremadamente pintoresca dominada por numerosas y variadas mezquitas.

Tampoco son todos jóvenes los personajes del documental ?AFR?, las iniciales del nombre del primer ministro danés que fue asesinado hace algunos años. La película de Morten Hartz Kaplers logra interesar razonablemente al plantear una versión que difiere de la oficial.

Otro documental compite en la Selección Oficial Internacional. Nos referimos a ?Telón de azucar? de la mexicana Camila Guzmán Urzúa, que creció en Cuba y regresa a ese país luego de muchos años de ausencia. Encuentra a un país en crisis económica y se sorprende al comprobar que la mayoría de los que fueron colegas de estudio han emigrado. Una mirada nada complaciente muestra como el dinero, del que en su época casi no se hablaba, ha adquirido significación aunque no todo es negativo ya que las escenas filmadas en las escuelas y colegios muestran que se conservan ciertas cualidades entre los más jóvenes.

Otra película de un debutante, el australiano Matthew Saville, promete más de lo que ofrece. Se trata de ?Noise?, cuyos primeros minutos son electrizantes al mostrar a una joven de Melbourne que aborda de noche un tren que a primera vista parece estar desierto, pero que en realidad transporta los cuerpos sin vida de varios pasajeros. El título alude a los problemas auditivos de un policía que es trasladado a un área donde ha ocurrido otro asesinato. ?Noise? se alarga en demasía y dista mucho, por su temática convencional, de ser un producto ?independiente?.

Ya se han visto dos, sobre un total de cuatro, películas de directores argentinos y curiosamente ambas tienen, en forma involuntaria, algunos puntos en común. Tanto ?El desierto negro? de Gaspar Scheuer como ?La marea? de Diego Martínez Vignatti transcurren en lugares alejados de la ciudad y se centran en personajes en fuga, aunque por diferentes motivos. Ambos descollan en uno de sus rubros técnicos, una excelente fotografía que en el caso del primero nombrado es en blanco y negro. En cambio el director de ?La marea? prefirió el color y se apoyó en su experiencia como director de fotografía de los films de Carlos Reygada (?Japón? y ?Batalla en el cielo?). Los méritos antes señalados no logran sin embargo compensar el mayor déficit de ambas obras. Se trata de la casi total ausencia de una línea argumental que impide mantener el interés del espectador, cuya atención decae pasados los primeros minutos.

Se ha querido comparar a ?Old Joy? de la norteamericana Nelly Reichardt con ?Secreto en la montaña? y ?Entre copas?, en las que un par de amigos o colegas se distancian de otros seres queridos. Pero el parecido termina allí ya que en este caso la trama es poco sustanciosa, lo que probablemente explique la escasa duración, una hora y cuarto, del film. De todos modos para quienes privilegien los climas frente al relato, es probable que ?Old Joy? los satisfaga.

Hemos dejado para lo último la que en opinión propia es virtualmente lo único destacable de esta, hasta ahora, poco atractiva Selección Oficial Internacional. Nos referimos al film noruego ?Reprise? de otro debutante, Joachim Trier. Trata la historia de dos jóvenes aspirantes a escritores y de las vicisitudes que deben encarar tanto a nivel profesional como con sus respectivas parejas. Anders Danielsen Lie, recordado por su composición hace unos 15 años de un niño calvo en la película ?Herman?, es el atormentado Phillip a quien debe soportar Kari, su pareja (la muy bella y expresiva Viktoria Winge). Espen Klouman-Hoiner es Erik, también en tren de publicar un primer libro con un título deliberadamente provocativo (?Prosopopeya?), que no termina de convencer a su editor. Notables encuadres, magnífica fotografía y una música donde se mezclan canciones de grupos como Joy Division con el grupo de punk noruego ?Kommune? hacen de ?Reprise? una obra mayor, que ya ha venido arrasando en festivales anteriores (Karlovy Vary, Toronto) y que no debería partir con las manos vacías del BAFICI.

Finalmente, entre lo que se presentará la semana próxima hay afortunadamente un segundo título destacable. Presentada el año pasado en el festival de Cannes, donde tuvimos oportunidad de juzgarla, ?Bucarest 12:08? parece ser otro seria candidata a alguno de los trofeos máximos del BAFICI. Ambientada en 1989, en el momento en que se produce la caída de Ceausescu, el rumano Corneliu Porumboiu logra una comedia brillante alrededor de un programa de televisión con un dúo de panelistas cuyas afirmaciones son abiertamente objetadas por los televidentes.

Publicada en Leedor el 9-04-2007

Compartir
Artículo anteriorLa marea
Artículo siguienteCloro