Noise

0
4

Sin grandes logros a nivel estético o narrativo esta película australiana es un drama psicológico de contenido policíaco.

Aquellos que etiquetaron a Noise de ?policial? por el mero hecho de que un asesinato toma lugar al inicio y un policía es el protagonista, seguramente consideran que ?independiente? es un cine que rompe con todos los parámetros de los cánones clásicos. Tal vez han considerado al filme de ?innovador? pensándolo como un policial negado de todas las normas del género, a saber, el suspenso, la intriga, estructura lógica, laberintos develadores o ambiguos, etc.

Sin embargo, quienes hayan visto Noise coincidirán que resulta más apropiado considerar el filme del australiano Matthew Saville como un drama psicológico, enmarcado en un universo que, usualmente, es remitido en las tramas de relatos policiales: un asesinato, el culpable suelto, el policía que lo persigue. Sólo considerando al filme de este modo podríamos entender ?aunque muy limitadamente- por qué Noise fue incorporada dentro de la selección oficial internacional, ya que como policial dejaría mucho que desear.

Aún dicho todo esto, más allá de esta originalidad de desarrollar el drama psicológico dentro de un área más bien típica de la detectivesca, no se perciben grandes logros a nivel estético o narrativo. Un gran enfoque está puesto en el área auditiva, cediendo protagonismo a los sonidos que dominan en primer plano gran parte del relato, en un intento de acercar al espectador a los problemas auditivos del protagonista. Alrededor, un asesino está suelto y una testigo se encuentra asediada.

El resultado: una serie de elementos heterogéneos que se intercalan sin disparar propuesta significante alguna o, al menos, accesible.

Publicada en Leedor el 9-04-2007