Bienal del Fin del Mundo (III)

0
6

Tras los primeros días en el Sur y una buena cantidad de fotos exclusivas, estos son los primeros apuntes escritos por Guillermo Bogani sobre una Bienal que ofrece mucho sin pedir prácticamente nada a cambio.
Lograr que algo distinto de la fascinación frente a los abismos provoque y atrape nuestra mirada, es una tarea compleja pero signada por una profunda humanidad. Existir en los bordes y convivir con la idea de extremo absoluto ha sido una de las tareas mejor resueltas tanto por las curadoras como por los artistas. Cierto benéfico ?espíritu de cuerpo? pudo contra todas las dificultades que presentaba el proyecto.

Un alto y autodeclarado grado de locura funcionó de modo impecable.
El coraje, la falta de prudencia, y el talento de Leonor Amarante (Curadora General), Ibis Hernández Abascal (Curadora Adjunta), Corinne Sacca Abadi (Curadora por Argentina y Proyectos Especiales) y Florencia Battiti (Curadora Adjunta por Argentina), unidos al grupo de Producción Ejecutiva representado por Ana Helena Curti, Guillermo Ferreyro y Luis Castelli, llevaron a cabo lo que -a priori- sonaba como misión imposible o suicidio anunciado.

La intendencia de Ushuaia y las fundaciones y empresas patrocinantes completaron un equipo de trabajo sólido y efectivo.

Lamentablemente no puede decirse lo mismo de Aerolíneas Argentinas/Austral, empeñadas en dar cátedra de pésimo servicio, falta de respeto al pasajero y apropiación indebida del tiempo ajeno.
Demoras, asientos-cucha, y catering del fin del mundo, son algunos de los privilegios que se obtienen contratando sus vuelos. Quien desee comenzar su viaje padeciendo la experiencia de todo auténtico cordero patagónico, que embarque.

Dos Artistas Contiguos

Andrea Juan. ?Metano?. Video-instalación.
Conmueve. Va mucho más allá de la denuncia de ?aparición de partículas de gas metano sobre la superficie de la Antártida?.
Viajen sólo para ver cuánto puede su lenguaje poético, cómo excede el mero registro y se transforma en un hecho de honda y cruda belleza.

Charly Nijensohn. ?The Polar Project?. Video-instalación.
A pesar del poco feliz montaje de su obra (exceso de luz ambiente e inadecuado emplazamiento) ?The Polar Project? es quizá el trabajo más emblemático de la Bienal. Aquel que funciona, por intensidad, como paradigma.
En la despiadada soledad del espacio ártico, sus ?hombrecitos?, separados de todo y de todos, comandan la deriva sobre bloques de hielo desprendidos de lo continente.
La dignidad y la resistencia, el aparente absurdo de su empeño en permanecer de pie, provocan lo religioso, claman por un sentido que Nadie parece querer otorgarles gratuitamente.

?Donde hay tanta fe, hay Dios?, dicen que dijo Heidegger. De eso se trata.

No sólo de centolla vive el hombre en Ushuaia. La Bienal ofrece mucho sin pedir prácticamente nada a cambio. Apenas, animarse a llegar. Hasta el fin. Del mundo.

Notas relacionadas:

Bienal del Fin del Mundo

1ª Bienal del Fin del Mundo

Grandes Maestros en la Bienal

Mujeres en la Bienal

Publicado en Leedor el 3-04-2007