Lo que nos sostiene

0
10

Importante apuesta de la Danza Contemporánea por ahondar en narrativas filosóficas.
Se puede ver hasta el 22 de abril.
Dos cuerpos en la desolación de la escena se posicionan a una distancia mínima y suavemente comienzan a interactuar en la penumbra. Y en ese juego que se inicia con mínimos roces y continúa con la experimentación del peso del otro, dos mujeres generan dos situaciones opuestas para tematizar la corporalidad femenina.

La propuesta de la directora Mariela Ruggeri pretende indagar sobre las contradicciones que se generan en el cuerpo femenino tomando como punto de partida la oposición entre el estar desnudo y vestido. Y la profundidad filosófica que esto conlleva, hace de Lo que nos sostiene una obra de arte extremadamente compleja a nivel interpretativo.

Sin embargo la riqueza a nivel visual y sonoro otorga una variedad de indicios para la significación y logran que cualquier espectador se mantenga expectante ante las diferentes exploraciones que emprenden los cuerpos con múltiples elementos.

Estos cuerpos no solamente se oponen por el estar vestido o desnudo sino también por la dinámica de sus movimientos. Al mismo tiempo los recorridos de cada cual van a involucrar diferentes espacios delimitados por cintas de pegar, para que las bailarinas se posicionen en una situación ambivalente entre el adentro y el afuera de los límites.

A esto se le suma el uso significativo de la cromaticidad en el cual el azul va a ser el color pregnante, y el trabajo con diferentes texturas tanto del vestuario como de la pintura.

Lo que nos sostiene es una obra de gran interés a nivel de la puesta en escena ya que con la combinación de escasos elementos logra una magnífica pregnancia visual y sonora generada en primer lugar por la materialidad y texturas de los objetos en escena, y luego por el trabajo corporal de las bailarinas, Aime Schwieters y Jésica Alonso, que logran generar la situación de contradicción a través de la construcción diferenciada del espacio y el tiempo de cada una.

Ante un planteo complejo, el reestreno de esta pieza después del último festival de Danza Independiente, representa una apuesta importante al intento de la Danza Contemporánea de ahondar en narrativas filosóficas sin dejar de lado el protagonismo del movimiento.

Publicado en Leedor el 3-04-2007