Estrenos: Cambio de dirección

0
6

Comparar a Emmanuel Mouret con Eric Rohmer quizás suene algo excesivo, aunque es justo admitir que en Cambio de dirección se reconocen ciertos climas e influencias del genial realizador de los ?cuentos morales? y de los ?cuentos de las cuatro estaciones?.
En la senda de Eric Rohmer

- Publicidad -

Al igual que con Rohmer, aquí también se cruzan personajes arquetípicos, en general gente joven interpretada por actores poco o nada conocidos, con algunos de los cuales el espectador puede sentirse identificado.

El propio Mouret asume el rol principal al encarar a David, joven profesor de música que llega a Paris en busca de un departamento a compartir. La forma en que lo consigue, un encuentro casual con la rubia Anne (Frederique Bel, con un algún parecido con Julie Delpy), parece algo forzado. También lo son algunas situaciones que involucran al personaje de Julien (Danny Brillant), prototipo del ?chanta? peligroso que es mejor perder que encontrar.

En cambio resultan más convincentes las alternadas convivencias de David tanto con Anne como con su alumna Julia (Fanny Valette), dos mujeres que son casi polos opuestos que el realizador se preocupa en resaltar. Mouret no oculta su origen marsellés al incluir en el rol de la madre de Julia a la actriz Ariane Ascaride, esposa de Robert Guédiguian (?Marius y Jeannette?)

El film logra transmitir con frescura, sencillez y simpatía el espíritu bohemio de los habitantes de ciertos barrios parisinos. Hay varios momentos donde el humor aflora como el que resulta del desconocimiento, por parte de Anne, del instrumento musical (corno) que ejecuta David. No queda en cambio claro porque ella necesita compartir un departamento, siendo poseedora de un negocio de foto duplicación que parece ser muy próspero.

Los reparos antes mencionados no invalidan en absoluto recomendar ?Cambio de dirección?, una comedia fresca y ligera que pese a su corta duración resulta muy disfrutable.

Publicado en Leedor el 30-03-2007