Permanece así y Doce saltos

0
6

Dos nuevas puestas propuestas de danza, en el Centro Cultural Rojas indagan en las relaciones entre personas a partir de pequeños encuentros.Dos coreógrafos, Emanuel Ludueña y Silvina Grimberg se presentan en la nueva propuesta de danza en el Centro Cultural Rojas caracterizada por el contraste de las dos puestas en escena: Permanece así y Doce saltos.

Sin embargo ambas indagan sobre las relaciones y contactos entre personas a partir de pequeños encuentros que van desde la esfera privada en Permanece asi hasta la esfera pública y cotidiana en Doce saltos.

La coreografía de Emanuel Ludueña lleva a escena la búsqueda constante y a veces fallida del cuerpo del otro siendo el eje de la pieza el movimiento en si mismo a pesar de que existe una narrativa imprecisa que da lugar a múltiples lecturas.

Creando una atmósfera intimista se suceden solos, trios y duetos donde la mirada parece guiar aquello que sucede en la escena. Los ojos observan para poder llegar al otro pero el único encuentro corporal relevante entre las tres mujeres y los dos hombres estará marcado por la violencia bien lograda gracias a la aceleración e intensificación del movimiento y también a la musicalización.

Como un retrato de una familia aristocrática, Permanece así se destaca por el dominio del espacio y la perfección técnica.

En la segunda parte del programa Doce saltos nos ofrece una mirada radicalmente diferente donde el ritmo ameno y sin grandes sobresaltos de Permanece así se quiebra a partir del collage de pequeños cuadros en los cuales entran en juego las relaciones entre diferentes manifestaciones artísticas: la danza, el video, la música y el canto.

Creando un clima por instantes cómico, Silvina Grimberg nos invita a compartir un viaje donde las relaciones interpersonales se ubican en el contexto de la aventura.

De este modo Doce saltos representa diferentes modos de contacto con el otro, lo desconocido, que va desde personas hasta espacios nuevos obligando al sujeto a desarrollar diferentes habilidades para abordar nuevos encuentros.

Lo magnífico de la obras es la resignificación de la vida cotidiana ya que pequeños instantes insignificantes de cada cual se transforman en momentos de gracia a partir del juego de repetición y esquematización del movimiento.

La nueva programación de danza en el Rojas convoca a dos artístas jóvenes para indagar sobre una misma temática con abordajes diferenciados pero no opuestos. Tanto la danza contemporánea y moderna como la danza-teatro conviven en una misma programación que nos invita a reflexionar sobre los límites del arte de la danza y su constante redefinición.