Accasuso

0
5

Accasuso es una de esas “joyitas” del teatro que sólo el genio de Spregelburd puede crear.
No podemos decir cómo ni por qué, pero Rafael Spregelburd posee la capacidad de sorprendernos y colmar nuestras expectativas. Accasuso nuevamente es una de esas “joyitas” del teatro que sólo el genio de este dramaturgo y director de escena puede crear.

Universos tan disímiles e incongruentes se conjugan en un ambiente cotidiano pero al mismo tiempo absurdo: una escuelita en el cercano oeste, en los confines de Merlo y el robo magníficamente planificado al Banco Rio en Acassuso, que llega al conurbano a través del chisme y el rumor de las docentes a modo de fábulas de aventura.

En una polifonía de voces las tantas “Susanas” y “Martas” no dejarán de sorprenderse del magnífico robo que con un trabajo minucioso de excavación, túneles y rehenes hacen de este hecho una acción épica e inteligente.

De este modo, en el caos cotidiano de la escuela pública de Provincia donde las situaciones se vuelven absurdas, el acto heroico y perpicaz de los delincuentes de Acassuso representa algo más que una simple noticia para las tantas docentes.

Entradas y salidas continuas al ritmo del timbre de recreo nos permiten conocer a ciertos personajes de la educación absolutamente referenciales y por qué no, estereotipados. Y en una lucha continua por sobrevivir en la jungla de la falta de presupuesto, los roces de poder y las problemáticas de los alumnos, la saturación del conflicto lleva al borde del colapso para producir risas y carcajadas continuas.

Pero de repente todo parece suspenderse en el silencio y la penunbra para ir a pequeños monólogos que dejan a cualquiera con la boca abierta…

Entre el realismo, la sátira y el policial, Spregelburd nos sitúa en el límite de los géneros y lo mismo sucede con la costrucción espacial. La sala de profesores, los baños, la administración y hasta un pequeño rincón donde se vende ropa no reconocen límite alguno ya que, a modo de collage, la escenografía también trabaja a partir de la mezcla y saturación de elementos.

La composición de los personajes merece ser destacada debido a que los rasgos diferenciales entre cada docente son resaltados tanto a nivel de la actuación como de la caracterización, siendo estos matices los que posibilitan reconocer los diferentes roles y los conflictos que nacen de ellos.

Acassuso es una mirada elocuente que exalta un universo bien conocido y para algunos vivido, pero nunca deja de sorprendernos. Cada giro en la historia nos lleva a lugares inesperados y de a poco comprendemos a la maestra de cuarto, que sigilosamente dijo “NO, a pensar que la escuela actual representa un segundo hogar”. Nuevamente, se confirma el talento de un creador que transforma un referente preciso en una sabia puesta en escena cargada de humor, ironía y reflexión.

Publicado en Leedor el 23-03-2007