Lo que guarda la estupidez

0
9

Una madre. Un hijo. Su esposa. Una trilogía universal.¿Quién puede escapar?
Si un bolero suena en el Beckett ….

“Una madre. Un hijo. Su esposa. Una trilogía universal.¿Quién puede escapar?”, se cuestiona la gacetilla que introduce la obra de Viviana Foschi. Y en ella el personaje de la madre, se convertirá también en una joven mujer imaginaria, que volverá a desempeñar el rol de tercera en discordia, en la ya de por sí desavenida relación del matrimonio de “Lo que guarda la estupidez“.

“Poema en acciones”, es la frase que la autora ha elegido para subtitular, esta serie de actos que se repiten, a manera de variaciones sobre un mismo tema, quebrando intencionalmente la cronología del tiempo. Las relaciones entre estos tres seres y su interacción con los objetos de la escena, activan una rica iconografía simbólica muy cuidada, donde la incomunicación suele ser el denominador común y la mujer (madre, esposa, joven seductora) la que tiene el rol más activo en esta verdadera contienda, donde el hombre queda por momentos reducido al rol de presa para el dominio de aquella, pero podrá vengarse finalmente con actitudes de indiferencia y negación.

El bolero “Una mujer”, aparece como leit motiv musical de este proceso. Inicialmente cantado por la voz del artista que lo hizo famoso, Gregorio Barrios y en segunda instancia, en versión instrumental reproducida con distintas velocidades, efecto que enfatiza una estética del absurdo que se hace presente constantemente durante toda la obra.

Un teléfono, que suena pero no funciona, su cable que ahorca, y mata, como también lo hace la falta de comunicación, ese martilleo con música minimalista de los movimientos típicos del Parkinson del cuerpo de la madreyla referencia a la pintura surrealistavan nutriendo la escena una y otra vez. Datos de esta última asociación, encontramos en un momento de lucha en que las mujeres, envuelven sus cabezas en una tela y quedan colocadas una al lado de la otra, en una postura similar a los protagonistas del cuadro “Les amants” de Magritte.

Y así los 3 personajes alternan en esta danza metafórica donde la idea es “Ver. No mirar. Ver. Silencio. Escuchar, retener y transformar”…. “Ves, ves, me negás. Te negás ¿No comprendés? Dícese por estupidez la incapacidad de comprender Comprendés? …¿Me comprendés”. Ese es el gran interrogante.

Excelentes actuaciones que demuestran gran dominio del lenguaje corporal son las de Eva Matarazzo (madre y mujer imaginaria) y de Christine Vaughan (esposa), acompañadas por José Luis Aguirre (hijo y marido).

Si un bolero suena en el Beckett… trae lo que guarda la estupidez.

Publicado en Leedor el 13-03-2007

Compartir
Artículo anteriorKiev
Artículo siguienteYo quiero a Lucy