El último rey de Escocia

0
7

Cuando un actor estupendo marca la diferencia

África es un territorio últimamente muy difundido en nuestro país, desde el punto de vista cinematográfico. A títulos recientes como ?Mi nombre es Tsotsi? y ?Moolaadé?, ambas producciones originarias de ese continente, se agregan ahora dos norteamericanas que comparten curiosamente el hecho de que cada una cuenta con uno de los cinco nominados al Oscar a mejor actor.

Pero existen una, o quizás, dos marcadas diferencias entre ?Diamantes de sangre? y ?El último rey de Escocia? (?The last King of Scotland?). Frente a las cinco nominaciones de la película con Leonardo Di Caprio, la que ahora se estrena ofrece la singularidad de tener una sola chance de ganar el Oscar y de ser su actor quien probablemente lo gane.

Es tan estupenda la interpretación que Forrest Whitaker personificando al muy tristemente famoso Idi Amin Dada, que hasta se le perdonan al film ciertas obviedades o al menos revelaciones harto conocidas sobre su extremada crueldad. Y es ese también su punto más flojo dado que cuesta creer que el otro personaje central, un joven médico escocés (el actor James Mc Avoy), tarde tanto en descubrir la verdadera naturaleza del asesino de más de trescientas mil personas.

Nicholas Garrigan en realidad nunca existió pese a que aquí se lo presenta como el médico personal y hombre de confianza de tamaño personaje. Incluso en la ficción, su vida se complica aún más al mantener una relación prohibida con una de las esposas (más jóvenes) del sucesor de Milton Obote. La parte final del film ya nos muestra en forma cruda la violencia del régimen, con imágenes de cadáveres y de las torturas a las que fueron sometidos los opositores a un sistema extremadamente represivo.

Un cierre convencional pero aceptable aprovecha el famoso rescate del avión de Air France en Entebbe. Pero lo que nos deja este film del documentalista Kevin Macdonald es una actuación admirable de Whitaker, que confirma sus enormes dotes ya demostradas en films anteriores como ?Bird? (un Charlie Parker inolvidable) o ?El juego de las lágrimas?. Sería una verdadera pena que no se alzara con el galardón el próximo domingo 25 de febrero.

Publicada en Leedor el 16-02-2007

Compartir
Artículo anteriorPerfume
Artículo siguientePerfume (II)