Espacio Vital

0
5

Una interesante propuesta en la que los actores-personajes, delimitan su espacio vital a partir de su interioridad y su relación con el afuera.Buscando la identidad a través del espacio vital

¿Qué es el espacio vital para cada uno de nosotros? ¿Una superficie para medir, establecer límites, llenarla de nuestros objetos personales? ¿Algo de naturaleza inmaterial para compartir con otros, o no permitir que sea invadido, según los deseos de nuestra voluntad? ¿O un camino de búsqueda de la identidad a través de los procesos mencionados anteriormente?

La obra de Martín Tufró, aborda el análisis de estas preguntas, a través de una puesta totalmente despojada, con el espacio escénico delimitado como el interior de una casa sólo por una puerta, sostenida por la mínima estructura que permite abrirla y cerrarla. En ese ámbito, aparece ante nosotros, arrastrando de afuera hacia adentro el simbólico cargamento de su enigmático pasado, Víctor Zimmermann,(Julio Molina), el protagonista de la historia. De su baúl, saca sólo una manta de la que se desprenden trozos de carbón y una botella de agua. Y como se hace con un territorio al que se intenta conquistar, establece antes que nada, sus límites geográficos circundantes.

Pero no todo será tan simple de definir para él, como lo fue consumar dicho ritual. Sus encuentros con tres inesperadas visitas, una prostituta, (Luciana Rodríguez), un antiguo amigo de su madre (Gustavo Mac Lennan), y la mujer que lo ama, (Eladia Grosso), irán construyendo ante nosotros, una singular trama, cuya riqueza está no tanto en transmitirnos lo que supuestamente cuenta, sino en permitirnos disfrutar del delicado misterio producido por todo aquello que no cuenta.

Y allí veremos a Víctor, encerrarse, buscar respuestas, intentar encontrar su lugar en el mundo o tal vez, olvidarlo.

La música de Sol Bidon-Chanal, contribuye a lograr una atmósfera de melancólico suspenso, en este trabajo de Tufró quien, aunque es productor de las áreas de Teatro y Artes Visuales en el Centro Cultural Ricardo Rojas desde el 2001, debutó como autor y director de un espectáculo con la obra que nos compete hace sólo un año.

“El proceso de escritura de Espacio vital estuvo atravesado por el estudio del concepto de espacio desde diversas disciplinas: la arquitectura (Iglesia, Doberti, etc.), la filosofía (Leibniz, Heidegger, Bachelard), las artes visuales y el cine (Kandinsky, Escher, Wiene, Murnau, Lang) y la literatura (De Maistre, Perec, etc.).

Una vez armado el elenco, se trabajó en una primera etapa en improvisaciones por fuera del texto, para investigar la relación de los cuerpos con el espacio y la conformación de los personajes en relación con él. Este trabajo fue modificando algunos de los aspectos originales del texto, principalmente en lo que hace a acciones de los personajes, y fue disparando imágenes fundamentales para la construcción visual del espectáculo”.

Cabe destacar además, que “Espacio vital“, recibió una mención en el concurso ?Primera obra? de Argentores en el 2006.

Publicado en Leedor el 15-02-2007