Música de Oficinas

0
8

Una mirada deconstructiva y expresionista sobre la alienación.

Papeles y más papeles se trasladan por los pasillos de la Bodega Cultural de Liberarte y en ese simulacro la sala comienza a transformarse en oficinas de una gran empresa. Sin embargo el espectador tan sólo accederá a una de estas oficinas para desentrañar las relaciones de poder que tienen como principal protagonista el capital humano en continuo proceso de transformación.

En una pequeña oficina que pertenece a la Dirección de Organigrama de cualquier empresa se desarrollan las continuas transformaciones de una ingresante: obedecer órdenes sin un destinador preciso, desconocer la finalidad de su trabajo y someterse a pruebas constantes. Y en este juego tan naturalizado, Música de Oficinas busca una mirada deconstructiva sobre la alienación de cualquier trabajador.

Para ello recurren a una estética expresionista ya que desde un inicio la pequeña oficina es una espacio cerrado y catastrófico que oprime al Hombre. A esto se le suma la composición músical de Odamil Yotsé que refuerza la idea de amenaza y terror con gran eficacia gracias a la presencia de los músicos en la escena.

Sin embargo la composición actoral es aquello que le brinda mayor fuerza, ya que dos personajes siniestros hacen que la nueva empleada se ubique en un rol ambivalente donde la amenaza de los rostros, gestos y dicción, agobian cada vez con más potencia a la “ingresante”. A esto se le suma la caracterizaciones logradas por el maquillaje y algunos efectos en la iluminación centrales para el expresionismo.

El grupo Ludovica aborda una problemática compleja: es el aparato ideológico del poder y las instituciones y otorga algunos hilos para que el espectador se inscriba en la cuestión sin caer en la mirada ingenua aunque tampoco transformadora.

Bajo la estética expresionista, Música de Ofinas construye un punto de vista de la alienación del hombre marcado desde el terror y la imposibilidad de salida de ese círculo vicioso. Como el mismo grupo lo afirma es “Una mirada corrosiva sobre las instituciones, el poder y la libertad”. Y esta afirmación toma sentido gracias a su trabajo conjunto y coherente.

Publicado en Leedor el 13-02-2007