La Conquista del honor (II)

0
8

Anticipando el próximo estreno del segundo film de Clint Eastwood, Nicolás Kusmin comenta los dos films sobre Iwa Jima.El Verano del Patriarca

En las películas que yo veía cuando era niño, había tipos
buenos y tipos malos. Pero la vida no es así, y la guerra tampoco lo es. Estas películas no se tratan de perder o de ganar. Se tratan del efecto que tuvieron sobre los seres humanos, y sobre aquellos que perdieron su vida siendo demasiado jóvenes?.
Clint Eastwood.

Se percibe casi extraña la posibilidad de escribir en simultáneo la crítica de dos films de un director de la talla de Clint Eastwood, realizados en el mismo período y sobre un similar conflicto dramático, que al mismo tiempo fue real.

Eastwood, con 74 años y 26 películas como director es una leyenda viviente. Se puede afirmar que es el último director de cine clásico norteamericano. Su estilo riguroso, fuerte y metódico, no encuentra casi parangón en la cinematografía de su país. Incansable lector y buscador de historias, quedó esta vez fascinado por el relato de James Bradley, hijo de uno de los sobrevivientes de la batalla de Iwo Jima, que se libró en la fase final de la Segunda Guerra Mundial.

La famosa foto de Joe Rosenthal de la agencia AP que inmortalizó el momento en que los soldados colocan su bandera -que ilustra esta crítica- fue sacada en la cima del Monte Suribachi, a los pocos días del desembarco norteamericano y marcó el principio de una batalla que se extendió por 45 días.

Eastwood, junto al productor de las dos películas, el ecléctico Steven Spielberg que poseía los derechos para llevar a la gran pantalla el libro, decidieron tomar el conflicto bélico en si. No la historia detrás de la famosa foto, como se suele anunciar marketineramente para realizar un segundo film, produciendo dos películas bien diferentes. La primera llamada ?Flags of Our Fathers? (?La Conquista del Honor?, según el sonso título local, lejano al correcto ?Las Banderas de Nuestros Padres?) y la segunda mencionada ?Cartas desde Iwo Jima? respetando el original.

Las Banderas.

El primer film, estrenado el 25 de Enero, relata la historia de un joven escritor que llevado por los recuerdos y por la cercana muerte de su Padre, decide investigar su historia en la Segunda Guerra, íntimamente relacionada con la famosa foto.
Un hecho vinculado con lo sentimental y casi poético es usado para poner a una Nación, como muchas veces en la historia de la humanidad, detrás de una causa. No era otra en ese momento que la compra de ?Bonos de Guerra? para colaborar financieramente con el Estado norteamericano.
La cinta va construyendo lentamente las vidas y miserias de esos jóvenes a los que la casualidad los convirtió en héroes. Puede ser que el metraje se torne levemente lento, pero su última media hora cierra de manera magistral la idea de la película. Los créditos, junto a las fotos del verdadero conflicto son muy conmovedores.
Como en casi todos los film de Eastwood, la relación filial está más que presente. En sus últimos, nominados y ganadores de los Oscars, ?Río Místico? y ?Million Dollar Baby? (el asesinato de una hija y el ascenso y caída de una joven boxeadora, respectivamente) se sentía esa fuerza por la lucha, por la búsqueda de una unión entre los mayores y los menores.

Las Cartas.

Si ?La Conquista?? gira en sus propias historias y búsquedas, manteniendo su tensión dramática en territorio Norteamericano, ?Cartas desde Iwo Jima? transcurre únicamente en la isla japonesa: los meses anteriores a la llegada del enemigo, su estadía y la derrota, intuida desde el principio por la desventaja numérica del ejército nipón.
Aquí Eastwood despliega sus búsquedas y miradas sobre el conflicto bélico en si. Sobre la idiosincrasia de un pueblo, que sabe que va a morir. Como se escucha en un momento del film: ?ustedes están aquí para morir?. Algo que nunca se le dijo a un soldado norteamericano, aunque corriera el riesgo.
Lo túneles sin fin que cavaron en la isla, que se intercomunicaban -aún hoy asombran a los investigadores- son sólo una parte de la fuerza nipona. Las cartas que se encontraron ocultas bajo la tierra del gran Teniente General Tadamichi Kuribayashi (Ken Watanabe), sirvieron de base para este gran film. En ellas se pueden leer toda la cultura, sapiencia e inteligencia de un gran militar, amante de su familia y de la vida norteamericana, ya que ?ironías del destino- fue agregado militar en EE.UU. en tiempos de paz.
Otro de los protagonistas es el barón Nishi (Tsuyoshi Ihara), un noble que era conocido en todo el mundo como campeón olímpico ecuestre de gran habilidad y honor. Sorprende cuando le pregunta a uno de los soldados norteamericanos que tienen de rehén sí conoce a Mary Pickford y Douglas Fairbanks (los creadores de los Estudios United Artist junto a Charles Chaplin. ?Los locos toman el manicomio? se dijo en su momento*). Parece que en la locura de la guerra siempre hay lugar para soñar y recordar al Hollywood de antes (ese que también representa Eastwood). Porque la mirada de este con respecto a la guerra no es antibelicista -¿por qué un film de guerra lo debiera ser?- si no que no olvida nunca el drama y también la redención como ingrediente esencial de las historias clásicas.

Como dijo Warren Beatty en la entrega de los Globos de Oro ?los galardones que otorga la prensa extranjera en Hollywood?, también veterano como Clint: ?No me quedará otra que volver a filmar, ya que gente como vos (señalándolo a Clint) no sólo no dejan de trabajar, que sino que a falta de una, realizan dos películas?.
Clint Eastwood en los últimos catorce años, desde que recibió el Oscar por ?Los Imperdonables?, parece estar transitando su mejor momento, el ?Verano de Patriarca?, aunque ?el otoño? siempre está a la vuelta de la esquina, como en todo el mejor cine clásico norteamericano, del que él no sólo es su mejor heredero, si no, lamentablemente el último exponente.

* Los espectadores más interesados pueden ver la unión de este grupo genial en el film ?Chaplin? de Richard Attenborough.

Nota: Se debe señalar para los espectadores más sensibles que las dos películas pero sobre todo ?Cartas?? presentan escenas bélicas muy fuertes y hasta difíciles de soportar.

Publicado en Leedor el 4-02-2007

Compartir
Artículo anteriorDecadencia
Artículo siguienteVísperas