Hollywoodland

0
10

Delicado juego entre pasado y presente, con la muerte de un actor mediocre como nexo
Los guionistas norteamericanos parecen tener cierta debilidad en contar historias paralelas, con personajes que no coinciden geográficamente como ocurriera recientemente con ?El descanso? o temporalmente como en el caso de ?Hollywoodland?. Basada en un hecho real, la dudosa muerte del actor George Reeves, aquí encarnado por Ben Affleck, muestra al detective privado Lois Simo (Adrian Brody) investigando si verdaderamente se trató de un suicidio o acaso de un asesinato. La acción transcurre en 1959, época en la que el actor ya había dejado de interpretar a Superman en los famosos episodios semanales emitidos por la televisión. Reeves había actuado en algunos films famosos como ?Lo que el viento se llevó? o ?De aquí a la eternidad?. En particular, es interesante la reconstrucción de la premiere de esta última película, dirigida por Fred Zinnemann, donde se muestra a Burt Lancaster en una escena (trucada) en la que aparece junto a Ben Affleck, haciendo de Reeves. El otro elemento que ocupa buena parte del metraje es la relación amorosa del actor con Toni Mannix (Diane Lane), esposa de Eddie Mannix, un magnate de los estudios MGM. En este rol se luce Bob Hoskins mostrando como el accionar de la mafia de Hollywood intimida a Simo, quien además arrastra problemas familiares con su propia esposa e hijo. Lo notable del film del debutante Allen Coulter es como pasa repetidamente de la situación que vive en la actualidad el detective a lo acontecido anteriormente al mediocre actor. Este juego permanente entre presente y pasado enriquece notablemente la acción a tal punto que uno no sabe si está viendo lo que verdaderamente le pasó a Reeves o lo que imagina quien lo investiga. Entre tantas películas nominadas, ?Hollywoodland? corre el riesgo de pasar desapercibida, por lo que nuestra recomendación es no dejarla pasar antes de que salga de cartel.

Publicado en Leedor el 2-02-2007