Yo soy mi propia mujer (II)

0
5

Una obra tramada en otra escena, más allá de ese texto, pero dentro del teatro. Segunda nota en Leedor.Escena dentro de una escena

- Publicidad -

?Yo soy mi propia mujer? está protagonizada por Julio Chávez. Se trata de una obra construida con diversas texturas de discursos. Podría decirse que es una obra para un actor con su destreza técnica y su talento. Sin duda le permite desplegar toda su experiencia en la justa medida, ésa que se transmite con el dominio de un arte.

En una dialéctica del divino detalle, el personaje de Charlotte von Mahlsdorf va ganando complejidad y, a través de sus relatos, se ven como por una pequeña ventana los estragos del nazismo y del comunismo. Bastan para Chavez detalles mínimos para construir personajes. Por ejemplo, es asombroso verlo hacer un diálogo entre Alfred y Charlotte sentado en un mismo sillón con sólo operar pequeños gestos.

Las manos del afiche de la obra, figuran las de Charlotte y son un rasgo significativo en el texto de la obra; cautivarán a Wright como si fueran ni más ni menos que un fetiche.

La obra está tramada en otra escena, más allá de ese texto, pero dentro del teatro. Y me refiero a ese afecto que se llama gratitud. Al finalizar la función del 18.01.07 el actor saludó al público, como se estila, más de una vez. Y luego señaló con su mano derecha más allá, hacia el horizonte de la platea.
Allí estaba sentado Agustín Alezzo, no sólo director de la obra sino su maestro, del que Chávez ha dicho hace muy poco:

?Tiene siempre en la paleta colores nuevos y eso que tiene más de cincuenta años de teatro. Es alguien que sabe resguardarse para que la vida lo toque, lo conmueva. No era fácil. Hacía mucho tiempo que él no dirigía, estaba muy interesado en seguir en su estudio, pero leyó la obra y por suerte estamos trabajando juntos. Lo conozco desde hace más de 30 años. Tenía 16, casi 17 años y era mi primer día en el Conservatorio. Me acuerdo perfecto: Alezzo subió las escalera y yo estaba ahí, sentadito, y me dijo: ¿De qué año es?. ?De primero?, le dije. ¿Y cuántos años tiene?. ?Dieciséis?, respondí. El me miró y me dijo: Falta mucho?.?

Publicada en Leedor el 31-01-2007