Niños del hombre

0
8

Uno de los mejores film de ciencia ficción en muchos años y uno de los mejores del año, que llega al filo de su fin.

¿El Futuro? ¿Qué Futuro?

En 1995 se estrenaba uno de los films más significativos del otrora gran director francés Patrice Leconte (el mismo de ?El Marido de la Peluquera?, pero también del reciente estreno bobo ?Llegaron mis Amigos?). Allí Jean-Pierre Marielle mirando el cartel de neón de un cine llamado ?L’avenir? (?El Futuro?) decía: ?El futuro, qué futuro??. En un registro totalmente diferente pero con el mismo aire de mirada melancólica y carente de fe en el futuro, llega un década después ?Niños del hombre?.

Las exploraciones que el cine ha realizado del mundo de visión apocalíptica con parafernalia tecnológica y futurista, casi siempre estuvieron en beneficio del regodeo de la imagen. En otras, como en este caso, los 80 millones de presupuesto -una super producción para un cineasta que se puede considerar de autor- están puestos siempre en beneficio de la historia.

En el 2027 hay mucha más tecnología e inteligencia artificial que ahora, pero el film lo muestra al pasar, como parte de la vida, porque el director mexicano Alfonso Cuarón y su director de fotografía, Emmanuel Lubezki, saben muy bien que los carriles del relato van por otros lados.

Todo es caos en la película, apenas inicia han asesinado en Mendoza a Baby Diego (sí, en la provincia cuyana vivía el hombre más joven del mundo, que para más datos es un actor argentino). Todo esto se presenta en un gran ?plano-secuencia? mientras Theo (Clive Owen) compra un café en Inglaterra, que es el único país que se encuentra en pie con un Estado que mantiene un férreo control sobre la población, deportando y manteniendo en campos de concentración a toda ola de inmigrantes que llegan a Londres, su derruida capital. Su café aún está caliente cuando sucede una gran explosión a metros de él. Así, ?Niños del hombre? enfrenta al espectador con sus propias pesadillas: la idea de un mundo diezmado donde hace veinte años que no hay un nacimiento porque misteriosamente la infertilidad se extendió por toda la tierra.

Grupos armados que se enfrentan a ese Estado, captan a Theo por medio de su ex-esposa Julian (Julianne Moore) líder del grupo, que le pide ayuda para extraditar a una mujer con un secreto que puede cambiar el curso de la historia y que pronto la trama develará. Esta mujer es una refugiada (?fugis? en el despectivo tono que usan los naturales de Inglaterra) por ende se debe hacer todo lo posible para que no caiga en poder del Estado totalitario.

En una entrevista Alfonso Cuarón (?Y tu mamá también?, ?Harry Potter y el prisionero de Azkabán?) decía que había en su trailer -la cola que puede ver en los cines- más cortes que en todo su film. Esta humorada se debe a que ha elegido filmar con pocas cámaras y con mucha “cámara en mano”, de esta manera los ?plano-secuencia? sin cortes duran casi el tiempo real en el que suceden. En especial en la última parte de la película cuando se sigue a Theo en toda su recorrido por una zona y edificios en ruinas. Está última está tan bien filmada -que en una decisión muy arriesgada- Cuarón ?permite” y lo hace a sabiendas, que el barro y la sangre “salten” hacia la cámara-, por lo tanto toda esa secuencia transcurre con la lente manchada y se puede inscribir entre lo más impactante del año cinematográfico.
A su vez, la escena del ataque en masa por grupos de inmigrantes al coche que los transporta en medio del campo, es de un dramatismo y realismo implacable. Tiene una duración de 12 minutos y está filmada con un sistema nuevo que permite que la cámara se encuentre dentro del coche y filme en 360 grados sin cortes. Cuarón hace uso del mejor cinéma vérité.

Theo, el siempre excelente actor Clive Owen, está totalmente perdido en su acompañamiento frenético, en su búsqueda de algún tipo de esperanza que los trascienda. Los actores secundarios iluminan este relato apocalíptico, donde la fe y la esperanza aparecen como un bien totalmente escaso. En especial él dos veces ganador del Oscar Michael Caine, un hippie que decidió refugiarse en el medio del bosque, visto recientemente en otro de los mejores films del año: ?El Gran Truco?.

En el cierre del año, llega esta cinta que de seguro será parte del ?Top Ten 2006? que los columnistas de Leedor.com ya se encuentran elaborando.

Publicado en Leedor el 19-12-2006

Compartir
Artículo anteriorSueñe Carmelinda
Artículo siguienteFluxus