Estrenos 30-11-2006

0
6

Semana con variadas propuestas donde se destaca otro film sobre magos y vuelve a decepcionar la producción argentina.
Otra sobre el mundo fascinante de la magia

Probablemente sea fruto de la casualidad, pero ?El gran truco? (?The Prestige?), el estreno más relevante de la semana, tiene más de un punto en común con otra novedad reciente, la muy exitosa ?El ilusionista?. En efecto, en ambas el o los personajes centrales son magos y la acción además transcurre en la misma época, fines del siglo XIX e inicios del XX, y en gran parte en Europa. Pero las similitudes terminan aquí pues la que ahora nos ocupa no es una historia de amor sino de rivalidad y venganza. Su director, Christopher Nolan, sorprendió con ?Memento? que tenía un manejo ingenioso y algo complejo de la variable tiempo. Sus siguientes películas, ?Noches blancas? y ?Batman inicia? no defraudaron y el protagonista de esta última (Christian Bale) vuelve ahora a asumir uno de los roles centrales, el del mago Alfred Borden. A lo largo de toda la historia lo veremos enfrentado a su colega Robert Angier (Hugo Jackman) en una trama que requiere una sostenida atención por parte del espectador.

Michael Caine, que ya había estado en la película precedente de Nolan, es uno de los ?ingenieros? creadores de trucos mientras que, en un rol similar se lo ve al cantante (y a veces actor) David Bowie como Tesla, una figura que en verdad existió. Seguramente por una cuestión comercial se la incluyó a Scarlett Johansson (?Perdidos en Tokio?, ?Match Point?), aunque su interpretación está por debajo del resto. Es mucho e interesante lo que ocurre a lo largo de las algo más de dos horas de este gratificante relato. Y es de esperar que se reconozcan su originalidad y buenas interpretaciones a la hora de las nominaciones al Oscar.

Comedia liviana y aceptable

Resulta difícil reconocer en ?Un buen año? (?A Good Year?) al director Ridley Scott, recordado por logradas obras dramáticas como ?Los duelistas?, ?Alien, ?Thelma y Louise?, ?La caída del Halcón Negro? o ?Gladiador?. Parecería que el notable realizador inglés se ha tomado un descanso decidiendo filmar una comedia ligera, algo intrascendente pero disfrutable al fin. Convocó para ello nuevamente a Russell Crowe (ambos ya habían trabajado juntos en ?Gladiador?) en un registro muy diferente del que nos tenía acostumbrado el galardonado actor. Basta para ello recordar algunos de los films más recientes de Crowe: ?El informante?, ?Una mente brillante?, ?Capitán de mar y guerra: la costa más lejana del mundo?, ?El luchador? y la ya mencionada ?Gladiador?, donde ganó el Oscar, para verificar el cambio. Aquí compone a Max, un exitoso corredor de la Bolsa de Londres quien un día se entera de la muerte de su tío Henry con quien convivió parte de su niñez en un viñedo de Provenza, que recibe como legado testamentario. La película está llena de flashbacks que lo muestran de niño (Freddie Highmore, de ?Charlie y la fábrica de chocolate?) en compañía de su tío (excelente Albert Finney) y de una particular pareja francesa, especie de caseros y colaboradores en la vendimia. Al llegar al sur de Francia, Max se pondrá en contacto además con dos jóvenes muy diferentes, una rubia prima norteamericana (Abbie Cornish) y Fanny, una inquietante morocha francesa. Esta última, interpretada por la ascendente Marion Cotillard (?El gran pez?, ?Amor eterno?) provocará un vuelco en la vida de Max que pese a lo previsible se sigue con aceptable interés. Vale entonces la pena recalcar al potencial espectador que en caso de optar por ?Un gran año? lo que verá es una comedia liviana que pronto olvidará pero probablemente disfrutará.

Convencional recreación de la ?natividad?

?El nacimiento? (?The Nativity Story?), de Catherine Hardwicke (?A los trece?) es una película totalmente predecible no sólo por su trama, sino también por una construcción lineal donde se ha privilegiado lo clásico y sacrificado el vuelo artístico, que hubiera podido tener en manos de otro realizador. Las actuaciones son correctas, empezando por la neocelandesa Keisha Castle. Hughes, de recordada interpretación en ?Jinete de ballenas?, a quien acompaña el guatemalteco Oscar Isaac en su caracterización de José. Seguramente en forma involuntaria provoca cierta pena ver su reacción al enterarse de que María está grávida y no precisamente de él. Por otra parte la aparición, en más de una oportunidad, de la paloma que representa al ?espíritu santo? es uno más de los numerosos ?clichés? de un film que parece una acumulación de estampas o viñetas como los que suelen aparecer en versiones ilustradas del Nuevo Testamento. Para quienes son creyentes o fervientes católicos, ?El nacimiento? no será una decepción. Pero para los que busquen algo novedoso cinematográficamente hablando ésta no es su película. De todos modos se trata de un producto digno, en encontrado contraste con la referencia inevitable a la ?Pasión de Cristo?, el engendro de Mel Gibson.

Terror llegado de Oriente, en versión algo más ?light?

El bombardeo de películas de terror en las pantallas locales no cesa. Por un lado están las producciones norteamericanas como las recientes ?El juego del terror 3? y la abominable ?La masacre de Texas: el inicio?. Por otra parte con cierta regularidad arriban producciones filmadas por directores de Japón, como la inminente ?El grito 2?. A veces el origen es Europa como en el caso de la muy lograda ?El descenso? o la francesa ?Alta tensión?. La tailandesa ?Entre nosotros? (?Shutter?) es una curiosidad, empezando por los nombres de sus realizadores, Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongspoom. Por su estética y tema recuerda bastante a obras similares procedentes de Corea del Sur y Japón. Se podría decir que se trata de una película de fantasmas, quienes al principio limitan su tímida aparición a las fotos de un joven que se gana la vida sacándolas. La razón de tales irrupciones se irán aclarando a medida que avanza el metraje con algunas escenas muy logradas en el laboratorio fotográfico. Ciertas concesiones publicitarias a una marca de rollos fotográficos y a las máquinas Polaroid recuerdan al merchandising en films de Estados Unidos. El conjunto no es excesivamente original y se parece bastante a varios film japoneses aunque en versión que puede calificarse como más ?light?.

?La suerte de la linda la fea la desea?

En lo que puede calificarse como un hecho poco frecuente, la distribuidora local de ?Pretendiendo? decidió no hacer funciones privadas para la prensa, que debió verla el mismo día del estreno. Ver la película casi solo resultó una experiencia escasamente gratificante pese a que no hubo que lamentar la ausencia de público ya que el tono de comedia elegido en ningún momento justificó acompañarlo con risas. Filmada íntegramente en Chile por Claudio Dabed, de igual procedencia, los roles centrales están a cargo de nuestro compatriota Marcelo Mazzarello, totalmente desaprovechado, y de la bonita Bárbara Mori, a quien viéramos este año en la olvidable producción mexicana ?La mujer de mi hermano?. En el inicio la trama gira alrededor de las desventuras de Amanda (Mori) quien descubre que su novio la engaña y además se queda sin trabajo. Se muda entonces de Santiago a Valparaíso y con la ayuda de una peluca, dientes postizos y un corsé se afea y adopta una nueva personalidad. Así conoce a Marcelo (Mazzarello) en un estudio de arquitectura, quien de día trabaja con su ?fea? compañera, mientras que de noche intenta conquistar a la ?linda?, ignorando que se trata de una misma persona. No es difícil imaginar lo que habrá de acontecer en esta obra que se parece mucho a tantas comedias insulsas que se presentan en nuestra televisión.

Desempleo y violencia en fallido debut cinematográfico

?El buen destino?, el debut en la dirección de Leonor Benedetto, transcurre en gran parte en el bar que da nombre al film. Allí se reúnen un profesor progresista (Federico Luppi), un médico sin pacientes (Luis Luque), un artista del vidrio (Gustavo Garzón) y un aficionado de las filmaciones de video (Julio Suárez). El cuantioso elenco incluye además a Oscar Alegre quien regentea el bar, su empleado (Pablo Rago) y a varios personajes femeninos como el que compone Gabriela Toscano (hija de Luppi en la ficción), Norma Argentina (?Cama adentro?) y María Carámbula, como la encuestadora que llega al pueblo a realizar un censo ocupacional. Es justamente este tema el que subraya la película intentando denunciar la falta de trabajo y el correspondiente desempleo que ocasiona. Una primera hora interesante va develando las relaciones entre personajes, como es el caso de la relación que mantiene Garzón con la Toscano, ante la falta de afecto del marido de ella (Rafael Ferro). Pero de pronto la película se desbarranca, cuando en apenas quince minutos ocurren en forma simultánea diversos episodios de marcada violencia y/o inverosimilitud. Hacia el final, los intentos de la directora y guionista de volver a encarrilar el relato no logran sus frutos con una escena de casamiento donde se agregan nuevos elementos que en nada ayudan a redondear un film fallido.

Dos más

La pobre difusión previa, al igual que ?Pretendiendo?, y el excesivo número de estrenos nos han impedido ver otras dos producciones nacionales con aparentemente escasos méritos. Se trata de ?Un porteño pequeño pequeño? de Mariano Ramos y de ?Mondo Psycho? de Mad Crampi (hablada en inglés!). Ambas se exhiben en el Complejo Tita Merello.

Publicado en Leedor el 2-12-2006