Estrenos 23-11-2006

0
10

Esta semana viene con varias propuestas atractivas y una a evitar absolutamente.

Impresionante debut de un destacado director de fotografía
Es probable que el nombre del húngaro Lajos Koltai no sea del conocimiento del grueso de nuestros lectores. Diferente sería en cambio la reacción si se les mencionara a Istvan Szabo, uno de sus conciudadanos, recordado por obras tan memorables como ?Mefisto?, ?Coronel Redl?, ?Hanussen?, ?Sunshine? y la más reciente ?Conociendo a Julia?. Todas ellas tuvieron como director de fotografía a Koltai quien también trabajó bajo las órdenes de otros grandes realizadores como Giuseppe Tornatore y Marta Meszaros. Ahora debuta en la dirección con ?Sin destino? (?Sorstalanság? y en inglés: ?Fateless?) en la que quizás sea la obra cinematográfica definitiva sobre el Holocausto. Basada en un relato autobiográfico de Imre Kertész, Premio Nobel de Literatura 2002, muestra las penurias por las que debió atravesar el joven Gyorgy (excepcional Marcell Nagy) durante su estadía en los horrendos campos de concentración de Auschwitz, Buchenwald y finalmente Zeitz. Cuando ya parecía que estaba todo dicho (y filmado) sobre la sombría experiencia por la que pasaron millones de víctimas del nazismo, ?Sin destino? privilegia un enfoque diferente, que bucea en lo que pasa por la mente de un joven de apenas 14 años. De allí la recurrencia al uso de la voz en off que logra transmitir no sólo la angustia sino también los raros momentos de felicidad de los reclusos a ciertas horas de la tarde al terminar de realizar los diarios trabajos forzados. Hay imágenes difíciles de olvidar, por su belleza y también dramatismo, como aquellas en que se ve los cuerpos de las deportados resistiendo al frío, de pie bamboleándose y evitando una caída que sería su seguro pasaporte a la muerte. Pero es sobre todo la última parte del film, cuando Gyorgi retorna a Budapest, la que aporta uno de los momentos más dramáticos y esclarecedores. Es el momento en que el joven se da cuenta de que el infierno también puede estar fuera del campo de concentración y que, parafraseando el título de la película, su vida parece no tener un destino claro.

Planteos con mucho de ?mea culpa?

El documental ?La verdad incómoda? (?An Inconvenient Truth?) es más una película de Al Gore, su exclusivo orador, que de su desconocido director, Davis Guggenheim. El formato elegido no revela grandes hallazgos visuales y puede hasta tornarse algo repetitivo pero lo que lo redime es su contenido perturbador y bien fundamentado. El uso de numerosos gráficos, complementado con imágenes de los fenómenos naturales que se han vuelto recurrentes últimamente resulta convincente. Nos referimos a los huracanes, tsunamis, derretimiento en los Polos y en las montañas, desaparición de glaciares y otros desastres ecológicos que son sin duda la respuesta que la naturaleza ha dado a la acción irresponsable de grandes corporaciones e incluso los propios gobiernos de países ?desarrollados?. Es innegable que la película tiene su contenido político y que Gore aprovecha la oportunidad para atacar al actual presidente George W. Bush, quien lo derrotara (?) en las elecciones del 2000. Pero el ex vicepresidente de Clinton no está totalmente exento de responsabilidad del mal trato que recibe nuestro planeta Tierra desde hace ya bastante tiempo. De todos modos son saludables planteos como los de ?La verdad incómoda?, que al final trae una serie de consejos que sería interesante adopten en primero término y sobre todo los propios Estados Unidos.

Exponente de una cinematografía poco conocida

De Islandia, un país con pocos habitantes, nos llega ?Noi, el albino? (Noi Albinoi?) del director debutante Dagur Kari. Actores obviamente desconocidos, un idioma poco comprensible y una sociedad bastante diferente de la nuestra, no son sin embargo un escollo que impidan apreciar una obra atractiva y bastante original. El personaje central es una rara mezcla de holgazán y adolescente despierto. Vive con su abuela y recibe cada tanto las inoportunas visitas de un padre, quien a menudo está borracho y cuya profesión es la conductor de un taxi. Noi sólo piensa en irse de su pueblo y lo desvelan las islas del Caribe al igual que la chica que atiende una estación de servicio que nunca cierra. Con pocos elementos, un desarrollo tranquilo y un final algo inesperado ?Noi, el albino? es una propuesta diferente y atendible.

De terror en más de un sentido

Ciertos géneros parecen estar como abonados por su recurrente aparición en nuestras pantallas. Con frecuencia se estrenan las que hemos dado en denominar ?comedia tonta de la semana? y con igual o mayor asiduidad asistimos a la presentación de películas de terror. Cuando aún está fresca la exitosa, nos referimos comercialmente, ?El juego del miedo 3? aparece otra de una serie que no parece tener fin. Se trata de ?La masacre de Texas: el inicio? (?The Texas Chainsaw Massacre: The Beginning?) que como su nombre lo indica pretende ser una ?precuela? que aporte luz a los orígenes de la familia Hewitt. Que el público no se engañe ya que en realidad lo que se ve es algo que se parece más a una nueva ?remake? de la famosa película de Tobe Hooper, en esta oportunidad su productor. Quien aquí dirige es Jonathan Liebesman pero a quien el inadvertido espectador debe sobre todo dirigir su ira es al guionista Sheldon Turner. Dado que se trata de una verdadera afrenta al público nos parece oportuno cerrar esta crítica con calificativos que la película bien merece: asquerosa, repugnante, gratuita y de mal gusto.

Publicado en Leedor el 26-11-2006