Estrenos 9-11-2006

0
8

Ya en la recta final del año, la cartelera va apurando los estrenos, lo mejor va quedando para el próximo año.

?Todo este juicio es una completa farsa?.
Hans Scholl.


Últimos Días de la Víctima.

Entrando ya en la recta final del año la cartelera comienza a depurarse y, de a poco, llegan films importantes, con gran reconocimiento internacional. Tal es el caso de ?Sophie Scholl, los últimos días?, nominada al Oscar como mejor film extranjero este año (perdió con ?La Marcha de los Pingüinos?). Forma parte del llamado nuevo cine alemán, que desde hace pocos años viene pisando fuerte en el mercado internacional. En la Argentina, películas como ?Good Bye Lenin? o ?La Caída? (con 400 mil espectadores locales cada una) o la ganadora del Oscar 2003 ?En un Lugar de Africa? marcaron un momento de crecimiento del cine alemán, que venía de pasar por un agotamiento de ideas y de estéticas, similar al que ocurre actualmente con la cinematografía italiana.

La palabra ?Días? parece ser la clave de las películas alemanas que revisan la historia más negra de su país. ?La Caída?, retrataba los últimos días de Hitler en el poder, ?El Noveno Día?, el tormento de un cura cristiano acosado física e ideológicamente por el régimen. Y ahora ?Sophie?? toma los últimos días de vida de una joven alemana que ha pasado a ser un símbolo de la lucha pacífica contra el régimen nazi. Su nombre ya se escuchaba en los cines locales, ya que lo menciona Traudl Junge, la real asistente del Fuhrer al final de ?La Caída? (un extracto de ?La Secretaria de Hitler?) sobre que no era excusa su juventud, dado que Sophie también era joven como ella.

Sophie formó parte de La Rosa Blanca uno de los pocos grupos que desafiaron al nazismo, no en el campo militar, sino desde panfletos en claustros universitarios. El 18 de febrero de 1943, en una de esos hechos Sophie es detenida y rápidamente juzgada, junto a su hermano y otros integrantes. Era la única mujer. Las partes más importantes y fuertes del film se dan en el interrogatorio que el oficial de la Gestapo le realiza. De manera clásica, lineal, la película cuenta lo que ocurrió en esos seis días entre la detención y la ejecución. Pese a que el tema fue llevado al cine en dos oportunidades, esta es la primera que cuenta con el material desclasificado del juicio e interrogatorios a los que tanto Sophie como su hermano Hans y el resto de los integrantes fueron sometidos.
Tanto su director Marc Rothemund, como la actriz principal Julia Jentsch estuvieron el año pasado para la presentación del festival de cine alemán en el Village Recoleta, cuando el film se vió en el país por primera vez. Ambos ganaron el Oso de Plata en Berlín por sus trabajos. El film, es duro, seco, pero profundamente humano. Las decisiones que se toman en la juventud determinan el carácter y el modo de vida, en el caso de Sophie, sirvieron para su corta vida, pero forjaron y dejaron una impronta muy profunda y fuerte en la vida alemana.
El debate sigue abierto con respecto a los alcances que el cine alemán revisionista tiene sobre la mirada hacia su propia historia, que en algunos puntos parece querer decir que no todo el pueblo apoyó al nazismo, y no todos fueron culpables. Posiblemente eso sea cierto, pero, ¡cuidado!, todos estos films no debieran generar una percepción equivocada de lo que el nazismo fue como tal, y el apoyo del pueblo que obtuvo, que un libro de la década del ´90 calificó como ?Los Soldados Voluntarios de Hitler? (Daniel Jonah Goldhagen, Aguilar, 1997).

La Caída de Patrice Leconte.

Si hay algo que puede causar decepción -en el sentido cinematográfico del término- es la chabacana película de Patrice Leconte ?S.O.S. ¡Llegaron mis Amigos!?. Este otrora excelente director de films famosos en todo el mundo como ?El Marido de la Peluquera? y ?El Perfume de Yvonne?, cae ahora artísticamente al realizar una secuela de un film de su autoría pronto a cumplir 30 años.

Un matrimonio es dueño de una Resort en Cerdeña, y recibe a sus amigos, que por supuesto no quieren pagar la tarifa del lugar. Todo tipo de situaciones graciosas, pero muy burdas, se dan en este guión tan disparatado como ligeramente filmando. Hay una sola referencia interesante al amor en las películas del gran Claude Lelouch (director del clásico ?Un Hombre y una Mujer?). Después, están las típicas canciones que acompañan a la época veraniega (?Baila Morena? de Zucchero cantada por Maná) y las confusiones entre los amoríos de todos, mezclados y rejuntados. Es extraño y difícil de comprender como una película así haya sido vista en Francia por 10 millones de espectadores. La respuesta posible será que el grupo de actores -les bronzes- no muy conocidos en estas tierras, significan todo un símbolo de humor en el país galo. Muy parecido a lo ocurrido con ?Bañeros 3, Todopoderosos? en Argentina. Películas donde no existe un tiempo y todo es bobo, ridículo.


Una ?golosina? difícil de tragar.

Las torturas en la pantalla vienen tomando fuerza los últimos tiempos. La semana pasada ?El Juego del Miedo 3? fue el más visto de todos los estrenos. En este caso, sin llegar a ser un film gratuito de terror como aquel o como ?Hostel?, ?Hard Candy? explota la visión-morbo del espectador para con el torturado (que en este caso no llega a ser sólo víctima, también fue victimario o cómplice de un abuso). Un fotógrafo de modelos chatea con una mujer durante unas semanas. Hablan de discos, de libros, hasta que un día deciden encontrarse a tomar un café. Pero cuando Jeff se da cuenta que la supuesta mujer, no es otra que Hayley una ?inocente? -en apariencia- adolescente de 14 años, las cosas se irán complicando. Muy pronto la ?niña? comenzará a hacer justicia propia contra Jeff, al que cree un abusador y algo más. Casi toda la cinta transcurre en un living como único decorado.

Para los espectadores más impresionables hay que aclarar que hay una sesión de tortura ?en especial difícil para el público masculino- pero que hábilmente el director David Slade mantiene fuera de campo (lo que no se ve en la pantalla). Es interesante analizar entonces, qué ocurre para que films de este calibre tengan éxito. Los espectadores ¿desean ver torturas en pantalla?, ¿se sienten parte de los conflictos, deseos y ataques que les pueden suceder a los protagonistas? No hay muchas respuestas por el momento, pero lo que sí es seguro que los niveles de violencia en el cine, cuando aparecen de forma gratuita, puede conflictuar a los seguidores de séptimo arte.

Remake con mala elección de época.

Steven Zaillian fue por años uno de los guionistas de Hollywood más exitosos (ganó el Oscar por ?La lista de Schindler? y también escribió ?Pandillas de Nueva York?, ?Despertares? y ?Hannibal?), pero su cruce a la dirección no ha sido tan exitoso. ?Todos los hombres del rey? es su tercer film, realizado sin dudas con el objetivo de ganar muchos Oscares y, como toda película de formula, hace agua por todos lados. A pesar de la intachable recreación de época y la plástica fotografía, esta historia sobre un político inocente y populista (un muy sobreactuado Sean Penn) que se transforma en poco tiempo en un monstruo político tan corrupto y peligroso como todo el establishment que vino a enfrentar, sufre de una duración muy larga, momentos francamente aburridos, un elenco de estrellas desaprovechados (Jude Law, Kate Winslet, Anthony Hopkins, ingleses con un extraño acento sureño de Estados Unidos) y una carencia de sutileza fatal. Se trata, en fin, de un producto fallido, de poco interés y que ni siquiera se preocupa por actualizar su historia para poder vincularla a la realidad política de los Estados Unidos de hoy (hubiese sido más picante esa elección de época). La primera versión de la novela en que se basa el film, llamado por estos pagos ?Decepción? (de 1949, ganadora del Oscar, dirigida por Robert Rossen) sigue siendo mucho más interesante y valiosa.

Y es así como se va llegando a la recta final del 2006. La cartelera va apurando el estreno de los que está en carpeta, aunque mucho ya quedará para 2007 (como el último opus de Clint Eastwood ?La Conquista del Honor?). Desde hace casi dos meses las cifras de asistencia a las salas se han desplomado considerablemente. Muchos son los factores: demasiados estrenos programados en la temporada fuerte posterior a las vacaciones de invierno, sobre-saturación del mercado, etc. Recién la próxima semana llega si no el mejor, uno de los mejores films del año: ?Los Infiltrados? dirigido por Martin Scorsese junto a un elenco de lujo: Jack Nicholson, Leonardo DiCaprio, Matt Damon y Mark Wahlberg, entre otros.

Publicado en Leedor el 10-11-2006