Estrenos 2-11-2006

0
5

Cuatro películas argentinas en una semana numerosa y rara en estrenos en Buenos Aires.

Una producción de Paraguay que es toda una curiosidad

Coproducida por Lita Stantic nos llega ?Hamaca paraguaya? de Paz Encina, un film inclasificable y que seguramente generará opiniones muy diversas entre público y crítica. Su directora es una joven de 35 años que estudió en la Universidad del Cine (FUC) de nuestro país y que ya había realizado algunos cortometrajes, incluyendo uno con igual nombre y tema algo similar al del film que ahora se estrena. Con muy pocos planos y apenas dos actores con amplia experiencia teatral, Encina logra transmitir la desesperante situación por la que atraviesa la pareja al tener a su hijo luchando en la Guerra del Chaco. Hablada íntegramente en guaraní, idioma que ?suena? algo similar al japonés al constar de relativamente pocas sílabas, la película está ambientada en un pequeño poblado de Paraguay. Allí el sofocante calor, la precariedad de los medios, el grito exasperante de un perro y la sensación de soledad parecen el marco adecuado para los diálogos y a menudo monólogos de un matrimonio quebrado por la angustia que genera el no saber si el hijo vive. Cine absolutamente intimista que recuerda a algunas obras de Sokurov, Kiarostami e incluso Ozu, que sorprende por su ascetismo minimalista. No se lo puede recomendar a todo el mundo pero puede ser una experiencia gratificante para quien guste de este tipo de expresión inusual y curiosa.

Dos documentales honestos pero con limitaciones

Pablo Nisenson debutó en el largometraje junto a María Victoria Menis (?El Cielito?) con ?Los espíritus patrióticos?. Diez años después dirigió el olvidable ?Angel, la diva y yo? y últimamente se ha dedicado a la realización de documentales, el último de los cuales, ?Lo que hay que decir?, se estrena ahora. Filmado en Bariloche muestra a dos singulares comunidades. Por un lado, el denominado ?Programa Asumir? alberga a jóvenes que arrastran un pasado de drogadicción. En el otro, llamado ?El refugio de Jesús?, conviven niños sin hogar. En ambos ambientes se respira un espíritu de comprensión y afecto no siempre presente en este tipo de instituciones. Se trata de un documental donde lo que se extraña es una mayor profundización en las causas que llevaron a los adolescentes a su adicción. Cierta reiteración de estos al afirmar que ?están bien? hace aún más notoria la falencia antes apuntada de un film, no obstante, loable por sus intenciones.

?Caballos en la ciudad? de Ana Gershenson nos trae la tristeza de saber que su directora murió hace algún tiempo (la película es del 2004). Se trata de un documental que trata el tema de los cartoneros, ya evocado en ?El tren blanco?. Aquí el espectro se amplía a otros seres marginales tales como pirujas y botelleros que, a menudo, se desplazan a caballo lo que explica el título del film. Lamentablemente resulta difícil sostener el interés de un relato al que le sobran varios minutos y que hubiese debido conformarse con ser un mediometraje.

Poco rescatable en film ambientado en Montevideo

Hay muy poco rescatable en ?Ruido?, coproducción de Uruguay con España y Argentina, de Marcelo Bertalmío El arranque es interesante con Basilio (Jorge Visca), un ser singular, quien se queda sin trabajo y esposa y sólo como (y con) un perro. Su suerte cambiará cuando conozca en un parque de Montevideo a Irene quien lo conectará con Méndez, otro personaje insólito, que lo invitará a trabajar con él. Enfundado en un ridículo mameluco naranja, Basilio y su amigo harán de inspectores de ruido, encargados de bregar por el silencio. El cuarteto se completará con Vera, una niña de 12 años, pero a esta altura el sopor comenzará a inundar el relato cuando aún está faltando más de una hora que parecerá una eternidad. Sin gracia alguna, ?Ruido? resulta una frustrante propuesta que conviene no encarar.

Brillantes actrices en comedia inglesa con humor negro

?Sálvese quien pueda? (?Keeping Mum?) de Niall Johnson es una típica comedia inglesa con algo de humor negro y excelentes interpretaciones como sólo los ingleses saben dar. Ambientada en un pequeño pueblo de la campiña, está centrada en un matrimonio constituido por Walter Goodfellow, un párroco distraído y muy despistado (Rowan Atkinson), que hace honor a su nombre, y por Gloria (Kristin Scott Thomas) quien está a punto de caer en el adulterio con Lance, su profesor de golf (Patrick Swayze). La hija Holly cambia permanentemente de novio mientras que su hermano menor Petey es objeto de la burla de sus compañeros. La aparente calma de la aldea sufrirá un cambio con la llegada de una mujer que dice llamarse Grace Hawkins, contratada por la familia Goodfellow. Grace, interpretada por la gran actriz Maggie Smith, guarda más de un secreto que iremos descubriendo a medida que avanza el metraje. Tanto Mrs Parker (Liz Smith), una anciana muy curiosa, como un señor cuyo perro no para de ladrar serán vecinos molestos que tendrán incidentes algo misteriosos que no son fruto del azar. Por otra parte, la vida de cada uno de los miembros de la familia sufrirá un vuelco de la cual no será ajena la extraña visitante. Hay momentos desopilantes y aún en otros más dramáticos el humor siempre prevalece. Un final, acorde con el resto del relato, contiene ciertas revelaciones que dan coherencia al conjunto.

Dramático relato de niños abandonados

Aunque sea en DVD es conveniente no perderse ?Nadie sabe?, producción japonesa de Hirozaku Kore-Eda (?After Life?). Presentada en la edición del BAFICI 2005, es la primera película del director que se estrena en nuestro país. Esta basada en un caso real en que una madre abandona a sus cuatro hijos, el mayor de los cuales apenas tiene doce años. Historia de subsistencia que transcurre en un país en que uno podría pensar que estos hechos no acontecen, conmueve profundamente sin apelar en ningún momento a golpes bajos. Es notable la forma en que el realizador pasa de una situación inicial en que todo es armonía y juego, cuando aún la madre vivía con los niños, a momentos de gran angustia ante la falta de agua, energía eléctrica, alimentos y la llegada del frío invernal. La actuación de los cuatro niños es excelente y justifica el premio otorgado en el Festival de Cannes a quien interpreta al mayor de ellos (Yuya Yagira). Otro de los méritos de Kore-Eda es haber sostenido la acción a lo largo de 140 minutos, algo difícil de lograr hoy en día en que casi siempre la excesiva extensión de los films se transforma en una carga para el espectador. No es el caso de ?Nadie sabe?, un valioso testimonio de una realidad que sacude a las más diversas sociedades.


La tercera no será (lamentablemente) la vencida

Con notable regularidad se vienen estrenando en Estados Unidos los capítulos de una serie que amenaza perpetuarse año tras año. En el 2004 fue el turno de ?Saw? que aquí llegó en enero del 2005 con el título de ?El juego del miedo?. ?Saw 2? fue producida en el 2005 pero aquí se presentó en enero del 2006. La tercera que acaba de presentarse en Estados Unidos con gran éxito de taquilla no esperó hasta enero del año próximo, probablemente porque la distribuidora es ahora una ?major?. El más (y muy) taquillero estreno de esta semana es sin duda el peor. ?El juego del miedo III? (?Saw III) de Darren Lynn Bousmans, responsable también de la anterior, es de aquellos productos que conviene evitar a menos que uno sea masoquista, sádico o que pertenezca a alguna otra categoría de espectador que goza con el sufrimiento ajeno. Habrá quienes busquen únicamente entretenimiento pero a ellos les recomendamos analizar la cartelera donde hay bastante para elegir y eventualmente repasar los estrenos de semanas anteriores. En todo caso, no podrán decirnos que no les advertimos a lo que se exponen si deciden ver este engendro.

Publicado en Leedor el 4-11-2006