Estrenos 26-10-2006

0
9

La cuarta realización de Pablo Trapero, un docudrama de un ecléctico realizador y una película norteamericana independiente figuran entre lo mejor de una semana con mayoría de obras de interés.
Trapero regresa al Río Turbio de su ópera prima

En verdad ?Nacido y criado?, el opus cuatro de Pablo Trapero, no empieza en la Patagonia sino con un soberbio plano secuencia en plena capital. Lo que vemos es una familia donde reina la armonía y con un buen pasar económico. Santiago (Guillermo Pfening) y su mujer (Marina Gusman, productora y esposa de Trapero) manejan un exitoso estudio dedicado a la decoración de interiores. Tienen una hija (Victoria Vescio) que durante un viaje en auto y fruto de un capricho provocará un accidente terrible que producirá un vuelco en sus vidas. De allí en más reencontraremos a otro Santiago, ya localizado en las cercanías de Río Turbio, en compañía de gente que, al igual que él, arrastran un pasado que tratan de ocultar. Allí están Robert (Federico Esquerro, tan eficiente en su doble condición de actor y director de sonido del film) y El Cacique (quien no sólo actúa sino que también compuso parte de la música). Hay varios puntos en común entre ?Nacido y criado? y ?El aura? que no se limitan a la localización y a escenas de caza, sino también a que ambas bucean en la conciencia de un hombre atormentado aún cuando en la obra de Bielinsky se agrega una temática policial, aquí reemplazada por la cuestión familiar. De lo que no nos cabe ninguna duda es que Trapero no conocía el film de su colega trágicamente desaparecido y en todo caso se puede decir que es, involuntariamente, un homenaje a ?El aura?. Hacia el final habrá escenas muy emotivas cuando Robert descubra el misterio que Santiago arrastra y un desenlace que está a la altura del resto de una obra que sin llegar a la maestría de ?Mundo grúa?, posicionan a Trapero como uno de los directores más talentosos de nuestro cine. Y también como uno de los pocos capaces de hacer películas que no aburren y tienen mucho que decir.

Docudrama de un ecléctico realizador

Michael Winterbottom no deja de sorprendernos. Desde 1994 ha dirigido 14 largometrajes de los cuales sólo seis incluyendo a este docudrama, ?El Camino de Guantánamo?, se estrenaron localmente. Aquí tiene un codirector (Mat Whitecross) y a un conjunto de actores desconocidos que personifican a cuatro jóvenes británicos de origen paquistaní que deciden viajar a Karachi. Lo hacen para asistir a la boda de uno de ellos y cometen el ?error? de visitar la vecina Afganistán en momentos en que comienzan los bombardeos norteamericanos. De allí en más empezará el calvario de tres de ellos ya que del cuarto, hasta el día de hoy, no hay más noticias. La contundencia de las imágenes se ve enriquecida por las declaraciones ante cámara de las verdaderas víctimas de una injusticia que los tuvo en diversas prisiones hasta terminar en Guantánamo y luego ser liberados sin encontrarlos culpables de nada. Como decíamos al inicio, Michael Winterbottom de quien conviene recordar ?Jude?, ?Bienvenidos a Sarajevo?, ?Manchester 1970 -1990: la fiesta inolvidable? y la no estrenada ?In This World? (Oso de Oro del Festival de Berlín del 2003) es un nombre que conviene retener.

Auspicioso debut de director de apellido famoso

Ivan Reitman tiene una extensa trayectoria como director en comedias tan célebres como ?Los cazafantasmas?, ?Gemelos? o ?Un detective en el Kinder?. Quien ahora debuta en ese género es su hijo Jason con ?Gracias por fumar? (?Thank You For Smoking?) y lo hace con notable acierto. Un primer mérito resulta ser el ?casting? que permitió incluir a una serie de artistas que, pese a no ser primeras figuras, rinden en forma muy pareja. Aaron Eckhart es Nick Naylor, un lobbista de las empresas tabacaleras, que logra con su ?labia? enfrentar a quienes se le oponen desde distintos posiciones del gobierno y de entidades privadas sin fines de lucro. No está sólo ya que suele juntarse con una defensora de las bebidas alcohólicas (Maria Bello) y de un vocero de quienes lucran con armas de fuego (David Koechner). William H. Macy como un político con pocos escrúpulos, Robert Duvall como el líder de las empresas tabacaleras, la ahora famosa Katia Holmes como una periodista ?peligrosa?, Rob Lowe como un ejecutivo de Hollywood o Sam Elliott como el hombre Marlboro logran destacadas y en general episódicas actuaciones. Pero es quizás Cameron Bright, visto en ?El enviado? quien más se luce en el rol del hijo de Nick particularmente en la parte final del metraje de esta comedia brillante que no tiene empacho en arrojar sus dardos sobre todo el mundo.

?Una turista nunca muere?

Laurent Cantet, quien nos visitó recientemente, había tenido un debut espectacular (en realidad su segundo largometraje) con ?Recursos humanos?, que lo consagró simultáneamente en todo el mundo. ?Bienvenidas al paraíso? irónico título local de ?Vers le Sud? se aleja de sus dos obras anteriores y cambia totalmente el escenario al trasladarse a Haití en época del hijo de Duvalier. Son varias las tramas abarcadas por el film. Está por un lado el turismo sexual que protagonizan los tres personajes femeninos muy disímiles entre si. Charlotte Rampling (?Bajo la arena?; ?La piscina?) es la fría Ellen, profesora universitaria que compite con la aparentemente más frágil Brenda (Karen Young) por el joven Legba, responsable del primer orgasmo de esta última a los 47 años. La tercera Sue es una canadiense que la actriz Louise Portal (?Las invasiones bárbaras?, ?La caída del imperio americano?) interpreta con convicción. En el rol de Legba se luce el debutante y ganador del premio a la revelación actoral en el Festival de Berlín Ménothy César (lo que no debe saber es que su nombre evoca en los argentinos a un conocido deportista). Como decíamos hay otras temáticas más en este film que incluyen la cuestión política imperante en Haití (que tendrá su significación hacia el final, pero sin llegar a afectar a las turistas) y sobre todo el racismo y las diferencias sociales que persisten hoy en día. Sin llegar al nivel de sus films anteriores, ?Bienvenidas al paraíso? no defraudará al público.

Verdadera curiosidad de origen indio

La india ha adquirido renombre cinematográfico últimamente con el fenómeno conocido como Bollywood que combina los nombres de Bombay y de la meca del cine norteamericano. Por suerte sus múltiples manifestaciones no han llegado a estas tierras y la que ahora se presenta es totalmente atípica. ?Samsara? fue dirigida por Pal Nalin y sus intérpretes resultan absolutamente desconocidos para nosotros. La trayectoria de Tashi, un monje tibetano que luego de tres años de vida de ermitaño en una montaña regresa a su convento podría ser de poco interés. Pero lo que le pasa a Tashi en su retorno, cuando conoce el amor y luego la pasión, cambia totalmente nuestra perspectiva. Y nos permite apreciar que pese a las grandes diferencias culturales y étnicas que nos separan, existen más puntos en común de lo que se podía pensar. Una excelente fotografía y una historia, cuyo interés no decae, hacen que pese a su extensión, ?Samsara? se convierta en un producto no despreciable y diferente.

Sólo para completar la (casi) habitual media docena de estrenos
Últimamente se están estrenando con cierta frecuencia un mínimo de seis películas por semana. Para no caer por debajo de esa cifra nos llega ?Pacto infernal? (?The Covenant?) de un director nacido en Finlandia y que estuvo casado con Geena Davis, Renny Harlin, quien supo tener algunos éxitos comerciales como ?Duro de matar 2? y ?Riesgo total?. Su último film vuelve a un tema mil veces tratado (la brujería) y lo hace con un conjunto de actores ignotos en una obra de nulo interés. Sólo para completar la media docena.

Publicado en Leedor el 28-10-2006