Estrenos 12-10-2006

0
7

Otra semana nutrida de estrenos donde sobresalen dos comedias, una nacional, en el marco de una cada vez más reducida afluencia de público

Único estreno nacional: comedia dramática corta pero eficaz

Ariel Winograd debuta con ?Cara de Queso? en el largometraje de ficción (ya había dirigido el documental ?Fanáticos?). Lo primero que sorprende y que el afiche se ocupa en resaltar es la amplia convocatoria de actores. Por un lado hay nombres consagrados tales como Mercedes Morán, María Vaner, Susú Pecoraro, Federico Luppi, Daniel Hendler, Juan Manuel Tenuta y la largamente inactiva en cine Silvia Pérez. Entre quienes integran la generación más joven hay algunos recientemente conocidos como Nahuel Pérez Biscayart (?El aura?; ?Tatuado?), Martín Piroyansky (?Sofacama?), Julieta Zylberberg (?La niña santa?, ?Géminis?) y Nicolás Condito, cuyo multifacético padre vuelve a aparecer en un film que además distribuye y coproduce. Y finalmente hay aún otros jóvenes (niños y adolescentes) menos populares pero con algún crédito previo como Sebastián Montagna (?La ciénaga?, ?La niña santa?) y Nicolás Torcanowsky (?El Ratón Pérez?). Los últimos dos asumen roles de importancia ya que el primero interpreta a Ariel (Winograd) y el segundo a un niño que sufre un verdadero vejamen en la escena inicial, determinante para el resto del film. Caso todo transcurre en un country de la colectividad judía en una época que el director se ocupa inteligentemente de resaltar. Lo hace a través de imágenes de la televisión (corre 1993) o también en episodios como aquél en que la familia compra aún un televisor más, símbolo de un bienestar que pronto se vería era ficticio. El gran mérito de Winograd, que aún no cumplió 30 años, es haber conseguido pintar, en apenas 80 minutos, un mundo casi cerrado donde conviven y rivalizan diversas familias. La del personaje central tiene una madre (Mercedes Morán) súper activa, un padre (muy bien Carlos Kaspar) abúlico y con el ?pecado? de no ser deportista y cuya madre (típica abuela judía) no soporta a la nuera. Justamente una de las escenas más logradas, y con mucho de autobiográfico, es la de la presentación de Sergio Denis en el country, reproduciendo lo que realmente aconteció hace algo más de una década. ?Cara de Queso? es una agradable sorpresa en el marco de un alicaído panorama de estrenos nacionales que se vienen sucediendo semana tras semana.

Otra buena comedia sobre una familia disfuncional

?Pequeña Miss Sunshine? (?Little Miss Sunshine?) fue codirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris, quienes debutan en el largometraje. Presenta un tema recurrente en la cinematografía de los Estados Unidos, el de las familias disfuncionales tratado recientemente en ?Historias de familia? y ?Tarnation?. Pero a diferencia de las dos anteriores lo hace en un tono amable, más cercano al de la comedia. El primer mérito de los realizadores es haber acertado en el ?casting? dado que los seis intérpretes que prácticamente monopolizan el relato lo hacen con sumo esmero. Greg Kinnear (?Mejor? imposible?, ?The Matador?) compone a un padre de familia que odia a los perdedores, de los que intenta diferenciarse. Ha creado un programa de ?nueve pasos? para llegar al éxito, una obsesión muy norteamericana, que intenta vender a toda costa. El personaje de su esposa Sheryl es asumido por la talentosa Toni Colette, vista en ?En sus zapatos? y que se hiciera famosa primero con ?La boda de Muriel? y luego con ?Sexto sentido?. Sheryl aporta el equilibrio que parecería estar ausente en el resto de la familia. En efecto, su hijo adolescente Dwayne (Paul Dano) ha decidido no hablar más y se comunica por escrito. Su hermana menor Olive, rol a cargo de Abigail Breslin (?Señales?; ?Keane?), sueña con el concurso de Miss Sunshine, que moviliza a toda la familia en una destartalada kombi hasta California. Completan el cuadro familiar el tío suicida, en otra lucida composición de Steve Carrell (?Virgen a los 40?) y el veterano Alan Arkin como un problemático abuelo. La película se nutre de pequeñas observaciones de la sociedad norteamericana donde ni el sistema sanitario ni el policial salen muy bien parados. El final logra un buen remate en una obra que, sin mayores pretensiones, logra elevarse por encima de la media.

Cuando el todo es menos que la suma de las partes

?Amigos con dinero? (?Friends with Money?) es la tercera película de Nicole Holofcener y primera en estrenarse localmente. Probablemente en forma deliberada, la realizadora se propuso bucear casi exclusivamente en el espíritu femenino eligiendo cuatro excelentes y populares actrices y un reparto masculino poco conocido. Jennifer Aniston en su cuarta aparición en el año, luego de ?Dicen por ahí?, ?Descarrilados? y ?Viviendo con mi ex?, es Olivia, la única soltera ya que las demás están casadas y sin problemas económicos. Incluso una de ellas, Franny (Joan Cusack), es multimillonaria mientras que Christine (Catherine Keener) es una exitosa guionista y Jane (Frances McDormand) una célebre diseñadora de ropa. Esta última, casada con un hombre a quien todas sospechan de gay (el británico Simon McBurney), no para de provocar escándalos. El personaje que interpreta Jennifer Aniston es quizás el más interesante dada su ocupación de criada por horas, tarea que en Estados Unidos está generalmente reservada a mujeres latinas. Sus amigas logran ?engancharla? con un ?personal trainer?, personaje antipático y egoísta a cargo de Scott Caan (hijo de James), pero la relación no prospera. La película se compone de numerosos episodios o partes que se disfrutan separadamente pero el problema central del film es que el conjunto no termina de funcionar, dejando la sensación de que daba para más. En resumen, ?Amigos con dinero? es una obra amena pero menor.

?Nueve Reinas?, esta vez en España pero con conocidos argentinos

La inevitable comparación de ?Incautos? con ?Nueve Reinas? no debería desalentar a quienes estén dispuestos a adentrarse en el mundo de los timadores, cuya existencia es universal. Transcurre en España pero bien podría trasladarse a cualquier otro país incluido el nuestro sin que variara mucho la naturaleza de los personajes. El director Miguel Bardem porta un apellido famoso no sólo por ser primo de Javier y sobrino de la madre, Pilar, sino por ser además el hijo de uno de los mayores realizadores de la península ibérica. Nos referimos a Juan Antonio Bardem de quien es justo recordar algunas de sus primeras películas: ?Muerte de un ciclista?, ?Cómicos? o ?Calle Mayor?. Dos de los personajes centrales llevan como nombre los propios y son argentinos: Ernesto Alterio y Federico Luppi (dos apariciones en la misma semana). Ernesto sueña con el gran golpe y valora la asistencia que le ofrece su maestro, el Manco. Quien lo interpreta es el casi nonagenario Manuel Alexandre (?Elsa y Fred?), que hace 50 años actuará en las tres películas antes mencionadas del padre del realizador de ?Incautos?. Un cuarto personaje asumido por Victoria Abril, ex pareja de Federico, se suma a la banda. A lo largo de casi dos horas, que no se sienten, se asiste a un continuo cambio de posición de los diversos miembros que más parecen interesados en perjudicarse unos a otros que en repartirse el botín. Varias vueltas de tuerca hacen disfrutable esta chispeante comedia española.

Otra más de animación, y van?

Cerca de veinte películas de animación en lo que va del año, algo así como un diez por ciento del total de estrenos, puede estar marcando un record para el 2006. El turno esta semana es para ?La Granja?, un dibujo bastante extraño donde hay vacas masculinas y femeninas (pero no toros). Es difícil entender lo que se propuso su director Steve Oedekerk, pero ciertas escenas de violencia contra los enemigos de la granja, los coyotes, pueden hacer desaconsejable su visión por los más chicos. Es probable que la película capte a un público adolescente aunque daría la impresión de que el género podría estar empezando a saturar a espectadores potenciales que como se indicaba al inicio de esta columna semanal son cada vez más escasos. Con productos como ?La Granja? se puede entender por qué.

Remake que no estaría a la altura del original

Del prolífico director Kiyoshi Kurosawa (ningún parentesco con Akira) nunca se estrenó un film en Argentina por lo que sólo ha sido posible conocerlo en algún ciclo de la Sala Leopoldo Lugones y en las presentaciones de festivales de cine, particularmente del BAFICI. En la sexta edición (2004) se proyectó ?Kairo?, cuya remake norteamericana conocida entre nosotros como ?Latidos? (?Pulse? en el original y dirigida por Jim Sonzero) acaba de estrenarse. La original, que este cronista no llegó a ver, ha sido muy alabada y seguramente es mejor que la que ahora se presenta. El tema del suicidio ?cibernético? de un estudiante y la búsqueda que realizan su novia (Kristen Bell) y colegas parece haber sido banalizado en la versión occidental. Ocurre aquí algo a menudo inevitable cual es la dificultad, y a menudo imposibilidad, de captar el espíritu japonés en una versión que trata de explicar todo. Sorprenden las limitaciones pese a que detrás del guión está Wes Craven. Sólo para fanáticos y seguidores.

Un séptimo estreno que se adelantó

Esperado su estreno el jueves próximo, llega de improviso el film sueco ?Al final del día? de Bjorn Runge que lamentablemente no pudimos ver. Se trataría de tres historias de personajes envueltos en conflictos varios con intérpretes poco conocidos salvo el caso de Pernilla August. Esta actriz ha sido vista en películas de Ingmar Bergman (?Fanny y Alexander?, ?En presencia del payaso?), Bille August (?Con las mejores intenciones?, ?Jerusalem?) y en los Episodios I & II de ?La Guerra de las Galaxias?.

Publicado en Leedor el 13-10-2006