Nuestra música

0
5

Un film sin fisuras del mayor exponente de la Nouvelle Vague que deleita nuevamente a sus seguidores argentinos.Ayyy, ayyyy…Godard. Jean-Luc Godard, posiblemente el mayor exponente vivo de la Nouvelle Vague, deleita nuevamente a sus seguidores argentinos con Notre Musique (Our Music/Nuestra Música).

En el idioma que se quiera usar el cineasta francés cautiva con su despliegue de buena fotografía, historias sólidas y gran postura política. Pese a que muchos periodistas consultados decían: ?A mí, ni que me paguen vuelvo a ver una de Godard?, el entusiasmo era fuerte.

Si el film ?de pensamiento? en el 2004 fue The Five Obstructions que también se proyectó en el Bafici de ese año) en esta oportunidad parece tomar la posta esta cinta, que se inicia con un racconto al mejor estilo Histoire(s) du Cinéma (episodios de la historia del cine en cuatro films en video que Godard hizo circular en diversos países. En Argentina se compilaron una serie de ensayos en
un libro llamado “El Pensamiento del Cine”, de David Oubiña) de muchas escenas de guerra, mezclando épocas y texturas fotográficas. Finalmente el hombre no ha variado demasiado desde Homero hasta el presente.

Pese a que Godard no lo cita directamente, utiliza la frase del pensador Albert Camus: ?El único problema filosófico importante es el suicidio?. ¿La última libertad que le queda al hombre? A modo de documental, que lo tiene como protagonista, intenta acercarse al drama de Sarajevo. También a través de una joven estudiante idealista que lo hace recorrer los diversos lugares que ha devastado la guerra. En el medio, aparecen la genialidades del director, explicando las maneras de editar una imagen y como todo elemento de ficción nutre al objeto de un interés que antes parecía no tener (la escena del Castillo de Hamlet) El capítulo final, donde la entrada al paraíso está custodiada por un soldado estadounidense (el director francés es siempre irónico con la potencia del Norte) sea posiblemente, hasta aquí, la imagen más bella de la película.

Hace unos años, con Elogio del Amor Godard había dejado su marca en el Festival de Mar del Plata. Notre Musique se se pudo ver en el mismo Festival en el 2005. Un film menos abordable y ficcional que aquel, pero sin fisuras. Preso de una áspera belleza.

Publicado en Leedor el 14-9-2006