Nicolás Trombeta

0
3

La materia prima con que Nicolás Trombetta construye sus fotografías dan cuenta de un programa de exploración subjetivo.
En ellas, describe un mundo en el que el tiempo y el espacio convencionales se hallan trastocados, sus puntos de apoyo y referencia tienen hundidas las raíces en fantasmagorías de la memoria, en un imaginario consolidado desde los remotos recuerdos infantiles y cuyos componentes aún se encuentran en una fase de construcción simbólica.
Estos recuerdos están asociados a la localidad balnearia de Mar de Ajó, en donde su abuelo administraba una modesta hostería y cuya particular geografía sirve para la puesta en escena de cada una de las obras expuestas.

La Naturaleza fue convertida en objeto estético a partir del Renacimiento, en un proceso que guarda fuerte paralelo con el descubrimiento de la subjetividad. Años más tarde las ciencias se encargarían de crear sus propios paisajes, entornos artificiales que trasformarían profundamente las percepciones y las vivencias del hombre. Durante el siglo XX, la tecnología, tras cambiar el entorno, comienza a invadir la mente.

¿Es posible entonces discernir cuánto hay de personal en los paisajes que vemos? ¿En qué medida los paisajes en que vivimos nos condicionan?
La intersección del paisaje exterior y el paisaje mental se manifiestan en las tres series que componen el conjunto denominado Dentro. Tanto en las imágenes de Lugar Habitante, como en las de Ser Tierra y Ser nube, la distinción entre los contenidos manifiestos y latentes parecerían invalidarse, desvanecerse entre la levedad de los minúsculos granos de arena.

Una de las fotografías muestra a tres personajes masculinos cuyas cabezas asoman de entre las aguas como si se tratara de restos sobrevivientes de aquel impulso litúrgico que todos los veranos lleva a la gente a las playas, en un vano intento de escape de la vida cotidiana. Se puede intuir que estas cabezas suspendidas, cuyos rostros indolentes se dirigen a direcciones opuestas, sólo se dejan llevar, simplemente flotan aguardando que la mirada de quien las observe les restituya un instante de vida. Esa sensación ineludible de enrarecimiento se continúa en todas las obras donde la corporalidad de los personajes se funde con elementos primordiales del mundo físico. En otras, los protagonistas son seres que parecen surgidos de deformados recuerdos de aquellos cosmonautas que inflamaban la imaginación de los niños durante las décadas del 60´y del 70´.

Trombetta abraza estas peculiares visiones desde una poética próxima al surrealismo con una técnica trasparente puesta al servicio del artificio, pero que no abandona otros cruces estéticos e ideológicos que seguramente, fueron sedimentándose sutilmente en el trascurso de su práctica artística.

Nicolás Trombetta nació en Buenos Aires en 1972. Desde 1995 y hasta 2001 se desempeñó como fotógrafo en medios gráficos como Humor, Rolling Stone y Página 12. En 2002 se retiró del campo comercial para dedicarse exclusivamente a la fotografía artística.

DENTRO
Fotogalería del Teatro General San Martín
Del 5 de septiembre al 1º de octubre de 2006
Avda. Corrientes 1530
Ciudad de Buenos Aires
Entrada Gratuita
Esta muestra forma parte de los XIV Encuentros Abiertos de Fotografía-Festival de la Luz .06

Publicado en Leedor el 11-9-2006

Compartir
Artículo anteriorCortos aluCine
Artículo siguienteLlueve