Actores de fiesta

0
10

“Solos en escena” reunió a cuatro elencos argentinos que representaron a nuestro país en distintas ciudades de Latinoamérica, así como también en el XVII Festival Internacional de Teatro Fiesta de Caracas en el 2005.

Con motivo de la reinauguración de su Sala teatral “Olga Berg”, la Secretaría de Cultura de la Asociación Argentina de Actores organizó “Solos en escena“, un encuentro de unipersonales, con espectáculos que representaron a nuestro país en el XVII Festival Internacional de Teatro Fiesta de Caracas en el 2005.

Fueron parte de esta propuesta los espectáculos “El encuentro… nada perdura” de Toti Gallo, a cargo de Mario González, “Argentino hasta la muerte” de César Fernández Moreno a Cargo de Martín Ortiz y los dos unipersonales en los que Leedor.com estuvo presente: “Babyboom en el Paraíso” y “The Shoes (Industria argentina)”.

Babyboom en el Paraíso

Siempre es un placer tomar contacto con la mordaz y certera pluma de la escritora costarricense Ana Istarú. Basada en su novela homónima, Stella Matute recrea para nosotros la aventura de ser madre desde los detalles cotidianos, totalmente reconocibles y magníficamente plasmados por ella, que nos divierten a lo largo de toda la obra. La actriz, pasará de ser Ariana, la mujer embarazada, para convertirse en su esposo, su suegra, su cuñada, una amiga con problemas de pareja, su ginecólogo y una poco delicada obstetra a quien la angustia pre-parto volverá parecida a Boris Karloff cuando le toque en suerte asistirla en el proceso del alumbramiento.

Un desopilante y al mismo tiempo interesante aporte a la reflexión, es el análisis que hace la autora acerca de cómo se llama en los distintos idiomas a la familia no biológica. Desde el idioma francés con el agregado de la palabra “beau” o “belle” (bello/a) al término que refiere al parentesco (ej. beau-père – bello padre – para el suegro), que hará que la realidad reduzca a cenizas las comparaciones estético-lingüísticas, cuando comprobemos como son “la bella madre” (suegra) y “la bella hermana” (cuñada) de la protagonista ¡que ya tienen definida hasta la universidad donde deberá asistir el bebé que aún no nació!.

¿Y qué decir de nuestra familia “política” del castellano?. La autora lo deja claro: es porque en este ámbito hay abusos de poder, sobornos varios ¡y hasta campañas de desprestigio!.

La emoción no faltará y llegará a su clímax, en el momento en que finalmente la madre pueda pronunciar el ansiado saludo que da sentido a la obra: “¡Hola Valentina!”.


The Shoes (Industria Argentina)

¿Se puede reconstruir en un espectáculo un período de la historia económica de un país, tomando como ejemplo a una zapatería? La respuesta es sí y Cristina Merelli lo hizo. Su personaje de una un tanto odiosa (aunque con un indudable sentido del marketing) madre, nos irá marcando a lo largo de la historia, cómo el negocio familiar fue adaptándose a los avatares de la plata dulce, la globalización y la crisis del 2002, dando en el clavo con las nuevas tendencias a tener en cuenta para sobrevivir.

Desde un principio, la intuitiva dama, recordará a Alberta, su rebelde hija, la conveniencia de aprender el idioma inglés al que alude el título del unipersonal. A pesar de las reticencias de la joven ante este artilugio imperialista, que ella opina nada tiene que hacer al lado de la excelente calidad artesanal de los productos que ofrece su abuelo. Y así madre e hija representaran dos modelos económicos opuestos: el de la industria artesanal con mano de obra local calificada vs. la industria globalizada con mano de obra barata y materias primas importadas.

Convertida en empresaria en su madurez, Alberta, deberá reconocer a regañadientes que algo de razón tenía su madre y así pasan por la emblemática zapatería durante años solo provista de paredes color beige y piso oscuro, los delirios decorativos que impone primero el posmodernismo, luego el minimalismo y finalmente para cuando sus hijos lleguen a la adolescencia las necesidades de infraestructura de una “ciberzapatería” que se precie.

Cuando la escritora se convierte en actriz, vemos a una carismática “show woman” que se va metamorfoseando en la piel de todos los miembros de su familia, arquitecto diseñador de interiores incluido, para divertirnos sin parar con excelente calidad.

La gran producción independiente de espectáculos unipersonales es una característica de estos tiempos, impulsada básicamente por cuestiones económicas. Sin embargo, el teatro siempre es un hecho colectivo aunque los actores estén ?Solos en escena?. Esto básicamente es lo que unió las voluntades de estos cuatro espectáculos donde una vez mas, se vio manifestada la calidad de nuestro teatro, producto de una extensa y rica tradición.

Publicado en Leedor el 29-8-2006