Xul Solar Tintas de 1955

0
5

Arquitecturas visionarias y personajes con anatomías de múltiple dinámica de sus miembros, teatros y símbolos en las tintas que Xul hizo en el año de la caída de Perón.No es tarea sencilla tratar de agregar algo nuevo a todo lo dicho hasta el momento acerca de la obra o de la personalidad de Alejandro Schultz Solari. Sobre todo cuando el peso de las palabras de algunos de los padres intelectuales más influyentes del siglo pasado, como Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal y Aldo Pellegrini han delineado con riqueza de detalles, retratos que han dejado una impronta muy difícil de eludir.

No obstante, es conveniente prestar atención al contexto que rodea a la revalorización que se está produciendo de esta inigualable figura en los últimos años. Dicha revalorización debemos interpretarla en una doble faz, ya que por un lado, se relaciona con los variados intereses y creaciones del artista, y por otro, con su posicionamiento internacional dentro del mercado del arte. Ambas corrientes, por supuesto, encuentran por momentos, puntos de fuerte retroalimentación, pero también generan fuertes tensiones. Uno de estos aspectos conflictivos es el riesgo de reducir aquellos cautivadores retratos a meros estereotipos. Es decir, a ubicar dentro del tópico del artista como sujeto extravagante, a una personalidad compleja y bajo ningún aspecto improvisada.

Como es de público conocimiento, durante el año 2005 se desarrolló en el MALBA la monumental retrospectiva ?Xul Solar. Visiones y revelaciones? con una concurrencia de público de más de 70.000 personas. La prensa internacional hizo eco del acontecimiento a través de comentarios publicados en medios influyentes como The New York Times y El País de Madrid. La misma exposición continuó su recorrido por la Pinacoteca de São Paulo, el Museum of Fine Arts de Houston, Texas y por el Museo Rufino Tamayo en México D.F. Esta itinerancia se vio acompañada por el alza del precio de sus obras, como fue el caso de ?Lu Diabo Mui? (1962) que se vendió en 125.000 pesos durante un remate realizado en la casa Hijos de Martín Saráchaga en agosto del 2005. En el exterior también surgió interés y el Museo de Arte Latinoamericano de Houston adquirió algunos trabajos para su colección

El modo en que se recepciona, se difunde y se utiliza este incipiente descubrimiento por parte de norteamericanos y europeos delata otro de los nudos conflictivos del fenómeno, ya que en ciertos sectores locales, se advierte una actitud sumisa centrodependiente que sobredimensiona estos dictámenes legitimizadores con el consiguiente riesgo de desvirtuar o simplificar los ricos significados desarrollados por Xul durante casi 50 años de producción.
Esta cuestión disonante se percibe en la intención de dar a conocer las tintas expuestas en esta oportunidad. Si bien se trata de un acontecimiento a nivel micro, resulta útil para poder analizarlo como síntoma de una situación presente.

Todas las tintas expuestas fueron realizadas durante el año 1955, año de la caída del gobierno de Juan Domingo Perón. Según la biografía publicada en el año 2004 por el escritor Alvaro Abos, ?Xul Solar. Pintor del misterio?, la no muy clara posición del artista frente al peronismo causó el distanciamiento con los amigos más abiertamente opositores al régimen como Emilio Pettoruti y Jorge Luis Borges.
En las obras expuestas podemos apreciar el trazo rápido y enérgico de su creador. Arquitecturas visionarias, personajes cuyas anatomías responden a una múltiple dinámica de los miembros, teatros y símbolos, se suceden permitiendo descubrir los pasos constructivos que preceden a sus trabajos más celebrados. Aquí hay un Xul más inmediato, pero no por ello menos sugestivo, donde sus obsesiones ocupan un lugar capital. Las mismas que poseen un potencial universal, generadas gracias a una sensibilidad original, con una capacidad de percibir, enunciar y comunicar que no debe contaminarse.

Xul Solar ? Tintas 1955
Del 16 de agosto al 9 de septiembre
Galería Rubbers
Avenida Alvear 1595 ? Ciudad de Buenos Aires
www.rubbers.com.ar

Publicado en Leedor el 22-8-2006

Compartir
Artículo anteriorLos Piojos en el Luna Park
Artículo siguienteLa venda