Estrenos 17-8-2006

0
4

Segunda semana con seis estrenos pero con una oferta menos atractiva
Regreso sin (mucha) gloria de Michael Douglas

?El Centinela? (?The Sentinel?) de Clark Johnson, un hombre de la televisión de quien sólo vimos el largometraje ?S.W.A.T. Unidad especial?, marca el regreso de Michael Douglas luego de una ausencia de tres años. La trama es bastante convencional y remite a un film muy superior con Clint Eastwood (?En la línea de fuego?), donde componía a un guardaespaldas dispuesto a arriesgar su vida con tal de proteger al Presidente de los Estados Unidos. Una idea poco original, que indica cierto agotamiento en los guionistas norteamericanos. Pero a diferencia de otro estreno de la semana anterior (?16 Calles?), que curiosamente también tenía un antecedente en otra película con y de Clint Eastwood (?Ruta suicida?), ?El centinela? no pasa de ser un modesto entretenimiento. Douglas es Pete Garrison, víctima de un chantaje que es preferible no detallar, quien debe demostrar su lealtad al Presidente y sobre todo a sus compañeros del Servicio Secreto. Entre estos se encuentra Dave, interpretado por Kiefer Sutherland quien en los últimos tiempos ha adquirido mucha notoriedad en la televisión con la serie ?24?. Como una joven agente federal actúa Eva Longoria prácticamente no vista en cine pero muy popular en la pantalla chica en la serie ?Desperate Housewives?. Kim Basinger compone a la esposa del Presidente, que guarda algún secreto de relevancia en la historia. La aplicación del ?detector de mentiras? entre los propios agentes del servicio secreto será capital a la hora de descubrir quienes son los responsables del complot para asesinar al jefe de estado. El propio director, que tiene una larga experiencia como actor televisivo, se reserva un corto rol al inicio de la película como el agente Charlie Merriweather. ?El centinela? no aporta nada nuevo pero la presencia de los actores antes nombrados y algunas escenas bien filmadas en Washington pueden atraer a un público en búsqueda de un momento de distracción.

Valiosa aproximación a los años menos conocidos de nuestro máximo héroe

No podía ser más oportuna la fecha elegida para el estreno del documental ?El exilio de San Martín. Una historia de ausencia? de Alejandro Areal Vélez. El enfoque elegido por el director es acertado al centrarse en una etapa de la vida del Libertador, la menos conocida probablemente, que arranca en 1824 con su exilio hasta su muerte ocurrida el 17 de agosto de 1850. Lo que en otras manos pudo haberse convertido en un aburrido relato histórico o en un simple panegírico, adquiere sostenido interés al aportarse rica información fruto de una exhaustiva investigación. La película no se limita al clásico diseño del documental en que una serie de estudiosos y expertos aportan datos sobre la vida se San Martín. A falta de testigos en vida aquí se apela inteligentemente a los que se denominan ?retratos? de personalidades que lo conocieron. Son siete y entre ellos destacamos los de Juan Bautista Alberdi y Domingo Faustino Sarmiento. Areal Vélez no oculta su admiración por el Libertador y la realza al desnudar los vicios y mezquindades de otras personalidades que lo frecuentaron tales como Bernardino Rivadavia, Carlos María de Alvear y el mismísimo Bolívar. Es valioso el contrapunto que ofrece con Napoleón, a través de la palabra de varios historiadores franceses, al contrastar sus virtudes con la ambición y ansias de poder de Bonaparte. Alfredo Alcón era sin duda uno de los más indicados para prestar la voz mientras que resulta igualmente buena la personificación que hace el actor Alberto Ivern y excelentes las tomas y fotografías de las diversas localidades de Francia, Bélgica e Inglaterra en donde residió San Martín. El mayor mérito de ?El exilio de San Martín? es haber logrado que el interés no decaiga en ningún momento, permitiendo un acercamiento al ser humano y al hombre de carne y hueso que no es precisamente la imagen que usualmente nos transmiten en escuelas y establecimientos de enseñanza.

Pese a ciertos altibajos, se siente la mano del dúo Ivory & Merchant

La vasta filmografía de James Ivory permite rescatar unos cuanto títulos memorables tales como ?Un amor en Florencia?, ?La Mansión Howard? y ?Lo que queda del día? y algunas decepciones entre sus obras más recientes (?Nuestros años dorados?, ?Divorcio a la francesa?). Sin llegar al grado de excelencia de las nombradas en primer término, ?La condesa blanca? (The White Countess?) permite recuperar alguna de las cualidades que son la marca del dúo integrado por el director y su habitual colaborador, Ismail Merchant, recientemente fallecido. La recreación de ambientes, en este caso de Shanghai en vísperas de la invasión japonesa, es uno de sus mayores logros al haber decidido filmar en la misma China en sitios tan célebres como el famoso Bund, al borde del río Huangpu. Igualmente destacable resulta la recreación del cosmopolitismo reinante en esa época con la caída del imperio zarista y la amenaza nipona. El personaje central de Sofía Belinskya, interpretado por Natasha Richardson, es una acertada elección por parte de Ivory quien también ha asignado dos roles menores a Vanessa y Lynn Redgrave, su madre y tía respectivamente en la vida real. Sofía se ve obligada a trabajar en un bar nocturno para ganarse la vida y mantener a su hija y parentela. Su vida sufrirá un vuelco cuando conozca a Todd Jackson, un ex diplomático americano que parece algo extraviado por un suceso del pasado que lo privó de su familia, dejándolo ciego. Ralph Fiennes vuelve a componer un ser atormentado, como ya lo hiciera en ?El paciente inglés? y en ?Spider?, reiterando quizás un tipo de personaje que puede terminar por encasillarlo. Por momentos ?La condesa blanca? puede resultar algo tediosa y monótona en su ritmo, lo que se le perdona por la enorme fuerza de sus imágenes sobre todo en los tramos finales.

Vuelve la comedia norteamericana (y tonta) de la semana

La habíamos extrañado la semana pasada pero ha regresado el estreno de la infaltable comedia norteamericana y tonta. ?Click: Perdiendo el control? es la quinta película de Frank Coraci pero sólo la segunda que se presenta en los cines locales. La anterior ?La mejor de mis bodas? era algo más divertida y también contaba con un Adam Sandler más novato. Frank Coraci también dirigió una nueva versión de ?La vuelta al mundo en 80 días? que por suerte sólo llegó aquí al video. ?Click? se emparenta con ?Todopoderoso? al compartir los mismos guionistas y una temática algo similar como es la de un hombre dotado de poderes, en este caso un control remoto que le permite manejar a su antojo el tiempo de los demás. Quien se lo entrega es Christopher Walken que poco puede hacer para elevar el nivel de esta pobre comedia cuyo final viene con moraleja incluida.

Otro dibujo animado a destiempo

Desde que la distribuidora de Walt Disney (Buena Vista) perdió el monopolio del género de animación ante la aparición de dibujos de otros sellos, la competencia y cantidad de films se ha vuelto probablemente excesiva. Los dos estrenos de la semana pasada tuvieron, como era de esperarse, poco público y ahora también llega a destiempo ?Ant Bully: Las aventuras de Lucas? de John A. Davis (?Jimmy Neutron: el niño genio?). En este caso la propuesta es atractiva por el mensaje que encierra. Lucas es un chico que descarga su ira, al ser objeto de burla de sus vecinos de barrio, inundando con su manguera un hormiguero de su jardín. Cuando Zoe, el brujo de las hormigas, es encomendado por la reina para que se le administre un castigo a Lucas, opta por una poción mágica que achica al niño. Este se encontrará entonces en pleno hormiguero y lo que al principio será una penuria se transformará al final en una sabia enseñanza de recomendable difusión entre el público infantil.

Las terceras partes están de moda

En una nota reciente de la prestigiosa revista de espectáculos ?Variety? se menciona la preocupación de tres de las grandes distribuidoras norteamericanas por lo que puede acontecer en mayo del 2007. Con fechas ya establecidas de antemano llegarán en el espacio de 4 semanas las secuelas de grandes éxitos de boletería. Nos referimos a las terceras partes de ?El hombre araña?, ?Shrek? y ?Piratas del caribe?, siendo probable que alguna de ellas no recupere la cuantiosa inversión en su producción y publicidad. No es el caso de la más modesta y mucho más barata ?Rápido y furioso; reto Tokio? de Justin Lin, tercera de la serie iniciada en el 2001. La mayor diferencia con las dos anteriores es que su protagonista, fanático de los autos veloces, es ahora trasladado por lo guionistas al Japón donde vive su rígido padre. Pero el resto no difiere mayormente de las anteriores y es probable que quienes disfrutaran con las veloces carreras, atractivas jóvenes y disputas con otros chicos salgan satisfechos con esta serie que sin duda agregará nuevas secuelas en el futuro próximo.

Publicado en Leedor el 20-8-2006