Coleccionistas coleccionables

0
10

En el Museo Nacional de Arte Decorativo se ha querido rendir homenaje a los coleccionistas de objetos de arte y decorativos con la selección de varias colecciones temáticas caracterizadas por su refinamiento y rareza.
Para el coleccionista todo objeto resulta coleccionable si se trata de reunir piezas que no siempre se encuentran fácilmente y que requieren tiempo, constancia y además dinero para reunirlas. Se trata de una pasión incontrolable a tal punto que hallada la pieza más deseada, se inicia nuevamente la búsqueda que no termina jamás ya que un nuevo objeto ocupa el lugar del anterior en los deseos del coleccionista y así sucesivamente.

En este juego de encuentros y desencuentros con los objetos el coleccionista avanza por la senda que lo llevará al premio más importante de su carrera que es aquél hallazgo inesperado, a veces imposible de haber sido imaginado.

Así queda planteada la psicología del coleccionista para quien el precio del objeto no interesará si es que tiene el dinero para adquirirlo ya que lo medirá en términos de la satisfacción personal que le produzca.

Entre los numerosos objetos que llamaron nuestra atención destacamos los remates (terminales) de los barandales de escalera que aquí se presentan de formas globulares en vidrio o cristal tallado y facetado con inclusiones de color, cerámica esmaltada, hierro y bronce cincelado.

También los llamadores de puertas en hierro y bronce fundido con formas de manos izquierdas y hasta una en forma de garra de águila apretando una esfera y decorada con bloques (columnas) todos elementos del siglo XIX, pertenecientes a la colección del Museo.
Merecen especial atención los herrajes artísticos del Palacio Devoto en bronce fundido, cincelado y dorado en estilos Regencia, Luis XV, Transición y Luis XVI de exquisita realización por la Casa St. Bricard de París a principios del siglo XX.

Se destacan asimismo las cajas de cuero estampado, adquiridas en Venecia en 1926, representados por cofres de distintos tamaños y formas cuadrangulares unos, rectangulares otros pero también con diseños de estrella, exagonales u octogonales. Estos contenedores se utilizaban para guardar elementos de escritorio o implementos y accesorios de vestir, todos realizados en la estética del Art Déco.

No podían faltar entre las colecciones las relativas a vehículos, algunos de juguete como los triciclos para niños en chapa esmaltada de aluminio de modelos provenientes de los Estados Unidos (1930 ? 1950) o de Francia, circa 1890, todos de la colección de Javier Pereda. De la misma procedencia las motos de colección Vintage Motorcycles. Desde el punto de vista del estilo no se advierte en estas piezas gran sofistificación ya que se privilegia la funcionalidad. También se destaca una moto de carrocería tratada en blanco y con asiento y accesorios en negro, marca Indian Big Chief de 1946, procedente de los Estados Unidos, nuevamente de la colección de Javier Pereda.

Observamos asimismo calientapies en cerámica esmaltada procedentes de Inglaterra de la primera mitad del siglo XX, conocidas también como ?hot water bottles? (botellas de agua caliente) o también ?bed warmers? (calienta camas?. Son todos objetos principalmente de formas cilíndricas, pero también rectangulares con terminaciones en forma de manijas en el mismo material.

La variedad de objetos coleccionables y exhibidos es enorme desde migueras de mesa realizadas en papier maché, calienta cucharas en metal plateado, mieleras en cerámica inglesa, japonesa y portuguesa esmaltadas, asimismo armas de fuego, juguetes antiguos procedentes de Argentina y Europa de principios y de mediados del siglo XX.

También se destacan los galgos de porcelana austríaca Goldscheider, circa 1910 en una selección de la colección mayor existente en el Museo que consta de doscientos veintiocho perros de distintas razas y manufactura. Se trata de piezas finísimas de galgos en posiciones expectantes, descansando o corriendo en una combinación de blanco y negro, que les otorga refinada elegancia.

Se destacan también los autógrafos musicales en papel, cartón, témpera y tinta reunidos por el Director del Museo en funciones realizadas en nuestro país entre 1950 y 2000.

La variedad de objetos coleccionables es enorme y son todos representantes de la constancia de los coleccionistas que no dudan nunca en adquirirlos.

Los invitamos cordialmente a visitar esta exposición de rara frecuencia en nuestro medio y que puede decidir el sumarse al grupo apasionante de los coleccionistas.

Museo de Arte Decorativo
Av. del Libertador 1902 – (1425)
Buenos Aires – Argentina
Martes a Domingos de 14 a 19 Horas
Telefax: 4802-6606 / 4801-8248 / 4806-8306
e-mail: museo@mnad.org
web: www.mnad.org
Hasta el 3 de setiembre
Entrada $ 8.
Estudiantes y Jubilados $ 4.
Martes Entrada libre

Publicado en Leedor el 9-8-2006

Compartir
Artículo anteriorSamoa
Artículo siguienteArquigrafías