Estrenos 13-07-2006

0
9

La mayoría de estrenos nacionales de la semana incluye una seria aspirante al título de peor película del año.
Documental que logra una mirada objetiva y equilibrada

Los mismo realizadores del interesante documental ?Rerum Novarum?, Fernando Molnar, Sebastián Schindler y Nicolás Battle vuelven a este género con ?Cuba Plástica? que nació como un proyecto en ocasión de la presentación de la obra antes citada en el Festival de La Habana del 2001. A través de declaraciones y entrevistas a unos veinte pintores cubanos de muy diversos estilos y gran libertad creativa la película va tocando una serie de cuestiones que tienen que ver con la historia de Cuba y de los cambios que se vienen operando en la isla. El film no elude el tratamiento de aspectos políticos y económicos tales como el efecto de la caída de la Unión Soviética hacia 1989, la liberación cambiaria cuatro años después o la economía de mercado que al decir de uno de los artistas ?está metida en los huesos? de los cubanos. Y lo hace sin tomar partido lo que constituye un hallazgo y le evita caer en posiciones maniqueas o dogmáticas, frecuentes en este tipo de realizaciones. Otro tema poco difundido es la existencia de un racismo, particularmente acentuado en La Habana, dirigido contra los negros. Más conocido pero no por ello menos serio es el problema de la prostitución que, en un discurso, el mismo Fidel Castro reconoce al referirse a las ?jineteras? como producto de las dificultades económicas y la apertura. A modo de compensación frente a los problemas antes citados, ?Cuba Plástica? muestra el optimismo de su pueblo, cuyos habitantes no dejan de hacer chistes y el alto grado de acceso a la vida cultural que tiene. Este último aspecto no se limita a la pintura ya que otras manifestaciones artísticas se hacen presentes destacándose la música que es uno de los puntos fuertes de este documental al que le cabe sólo un reproche menor como lo es su escasa duración que no alcanza a una hora.

Calamidad

Ver ?Bañeros 3 ? Todopoderosos? de Rodolfo Ledo es uno de los peores sacrificios a que puede someterse a un cronista cinematográfico. Y nuestra obligación es prevenir a quienes puedan tener la lejana esperanza de pasar un momento entretenido en época de vacaciones de invierno. Basta señalar que los únicos que actúan bien en esta supuesta comedia no pertenecen a la raza humana sino canina. Gran parte de la trama (o como se lo quiera designar) se refiere a los intentos de una organización china de raptar a los perros de Mar del Plata para llevarlos en barco a su país y hacer un experimento secreto. Y aquí aparecen los bañeros del título que incluyen a tres ex Tinelli, que ni vale la pena nombrar, y a dos integrantes de los capítulos anteriores (Emilio Disi, Gino Renni) que no aportan gracia alguna. El lector eventualmente se preguntará por el resto del ?cast?, claramente identificado en los carteles en la vía pública. Luciana Salazar recién aparece a mitad de la proyección ya que por cuestiones de guión su personaje hasta ahí era personificado por otra mujer muy obesa a la que llaman la ?gorda lechona?. Un mago también oriental es quien logra la conversión y a partir de allí Luciana no deja de gritar ya que, por desgracia, lo que se dice actuar no está entre sus atributos. Uno de los tres ex Tinelli y para desgracia homónimo de quien intenta escribir esta crónica hace sus conocidas imitaciones de varios personajes famosos (De la Rúa, Bianchi, Pergolini) lo cual por un momento nos hace pensar que no estamos en el cine sino viendo televisión en una pantalla gigante. Con la esperanza de ahuyentar a quienes aún están dudando si vale la pena ver ?Bañeros 3? vayan dos ejemplos de frases extraídas de este desatino: ?Me rastrillo a China Sombrilla? y ?Dejame ver Emilio que disi la computadora?.

Una ?remake? bien construida aunque quizás innecesaria

Parecería que el paso de 25 a 30 años (una generación) marca el momento en que los grandes estudios de Hollywood consideran conveniente producir una nueva versión de sus éxitos de boletería. Así lo confirman las recientes ?King Kong?, ?La Profecía? y ahora ?Superman regresa? de Brian Singer, quien se había hecho notar con las dos primeras ?X-Men? y sobre todo con ?Los sospechosos de siempre?, donde Kevin Spacey ganó el Oscar al mejor actor de reparto. Justamente es Spacey quien ahora personifica al malvado Lex Luthor, mientras que el rol de Superman lo tiene el desconocido Brandon Routh que ostenta un notable parecido con el fallecido Christopher Reeve, a quien (junto a su esposa) está dedicada la película. La nueva versión habría tenido un costo superior a los 250 millones de dólares, que se ven reflejados en la generosa producción de más de 150 minutos de película. Hay escenas espectaculares como el salvamento de un inmenso Boeing a quien Superman posa en un estado deportivo repleto de público. Del lado de las actuaciones, quienes sobresalen son los actores de reparto. Incluyen no sólo al siempre excelente Spacey como también a la muy veterana Eva Marie Saint, recientemente vista en ?La búsqueda?, a Parker Posey como la simplota compañera de Luthor e incluso imágenes de archivo de Marlon Brando como Jor-El. Kate Bosworth ?reemplaza? a Margot Kidder como Lois Lane, la periodista ganadora de un premio Pulitzer por su artículo ?¿Por qué el mundo no necesita a Superman?? y su personaje adquiere mayor protagonismo que en versiones anteriores. Pero su interpretación no es convincente, mientras que el casi debutante Routh (un apellido poco vendedor) está apenas correcto en su doble caracterización del hombre de acero y de Clark Kent, su contracara. La mayor novedad la constituye la aparición de un hijo de Lois quien, al haber heredado los poderes de su padre biológico, no deja muy bien parado al que parece ser su progenitor y pareja de la periodista. Al final un nuevo artículo de la madre en el ?Daily Planet?, titulado ?¿Por qué el mundo necesita a Superman??, será una prueba más de su infidelidad y hará que la promesa del superhéroe de ?estar siempre cerca? sea quizás el anticipo de una segunda parte de esta nueva serie.

Dos buenas propuestas para los más pequeños

Hemos dejado para el final al tercer estreno argentino: ?El ratón Pérez? de Juan Pablo Buscarini y al segundo originario de los Estados Unidos ?Vecinos invasores? (?Over the Hedge?), porque apuntan al mismo público y poseen méritos similares. Ambos presentan dibujos de animales, aunque en el caso del producto local, los ratones (los hay buenos y malos) se relacionan con actores de carne y hueso en forma muy eficaz. Alejandro Awada le da voz al Ratón Pérez quien dirige una verdadera industria que transforma los dientes en perlas, usadas para intercambiar por monedas y satisfacer las expectativas de los niños. Se puede también destacar la buena versión castellana del dibujo norteamericano que podrá ser disfrutado por los más pequeños y hará que los adultos que los acompañen no extrañen tanto la voz de Bruce Willis como la marmota RJ. Este personaje central es quien logra convencer, mejor sería decir engañar, a un grupo de simpático animalitos que incluyen a una tortuga, una ardilla, una zorrina, puercoespines y zarigüeyas para conseguir alimentos para el invierno. En realidad todo será una maniobra de RJ para poder devolverle a un oso (voz de Nick Nolte en la versión original) lo que tomó sin su autorización.
Los primeros datos de recaudación indican una notable paridad entre ambas películas y el tiempo dirá cual de las dos es la vencedora. Seguramente al finalizar las vacaciones de invierno haremos en esta misma columna un balance de espectadores de la abundante oferta de propuestas en cartel en este mes de julio.

Publicado en Leedor el 14-7-2006