Jesús Rafael Soto

0
15

En las amplias salas de la Fundación Proa, una selección de obras emblemáticas del Arte Cinético de Jesús Rafael Soto.EFECTOS ILUSORIOS EN LA OBRA DE JESUS RAFAEL SOTO.

Por Julio Portela

Fundación Proa
Av. Pedro de Mendoza 1929. La Boca (Caminito) ? Buenos Aires.
Martes a domingo de 11 a 19 horas.
Visitas guiadas para colegios y público: visitasguiadas@proa.org
Hasta el 3 de setiembre de 2006.

Como en el arte y la técnica del ilusionismo, Jesús Rafael Soto (1923-2005) artista de origen venezolano, nos introduce en sus visiones del movimiento en la obra de arte. Esa aspiración tan antigua de los artistas para dotar a sus obras de la animación tan deseada para que cobren vida.

En esta exposición se reúne una selección de obras emblemáticas del Arte Cinético, expresión artística de los ?50 donde el protagonismo está reservado al movimiento ilusorio que provocan planos y materiales dispuestos en forma superpuesta o adyacente.

Así las primeras obras que datan de 1950 y que son presentadas como de investigación plástica, están integradas por serigrafías y ensamblajes que les fueron encargados a Soto por la Galería Denise René de París, para su edición.

Y resulta precisamente este conjunto de gran interés en la muestra, porque a pesar de tratarse de las primeras obras, logrará a nuestro criterio representar como en un muestrario la síntesis de la obra de Soto, como si los tiempos pudieran invertirse. En ellas, los dibujos geométricos presentados siempre en no más de tres colores semejan desplazamientos de polígonos que en su obsesión repetitiva ya anticipan el centelleo que se observa en obras posteriores.

En las estructuras cinéticas de la segunda mitad de los ?50 realizadas en poliestireno y plexiglas se recurre al juego de rayas y colores. Para ello el espectador debe desplazarse necesariamente de derecha a izquierda o viceversa en una acción participativa de la misma obra de arte. Hay entonces un movimiento real de interacción del observador con la obra artística, la que a su vez parece acompañarlo con su propia traslación.

Las que nosotros hemos querido llamar como cámaras negras, ?La boite? (La caja) para Soto también pretenden generar sensación de movimiento con sus cuadrados interiores que parecen permitir la observación de escenas de una película, como síntesis del movimiento pretendido en una obra artística.

En la serie de las ?Vibraciones? (1960), en pintura y metal sobre madera y también conglomerado, los elementos metálicos incorporados y sobresaliendo del soporte, parecen trasmitir por su ritmo y plasticidad un movimiento de danza.

En otras se generan juegos ópticos de desplazamiento y superposición de planos, donde los colores generan nuevos espacios ilusorios.
Llegamos así a la ?Sphére Concorde? (1996) como obra maestra del arte cinético o como síntesis misma del arte de Soto, donde la esfera suspendida entre dos planos de madera se forma por hilos de nailon que en su colorido sugieren movimientos de rotación.

Estas visiones en movimiento a que se refiere el título de la exposición merecen ser vistas por su elegante presentación en las espaciosas salas de la Fundación, pero también por formar parte de la obra de uno de los artistas a nuestro entender más exquisitos dentro de este particular movimiento de expresión.

Organización; Museo Tamayo, México D.F. y Fundación Proa.
Curadores: Tatiana Cuevas y Paola Santoscoy
Auspicio: Tenaris ? Ternium ? Organización Techint

Publicado en Leedor el 29-6-2006

Compartir
Artículo anteriorLa Entrevista
Artículo siguienteEstrenos 29-6-2006