Roy Lichtenstein

0
8

Imperdible muestra de los dibujos de Roy Lichtenstein en el MALBA. Hasta el 7 de agosto.POP ART: ROY LICHTENSTEIN

Por Julio Portela

Malba ? Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires.
Avenida Figueroa Alcorta 3415 ? Buenos Aires.
Hasta el 7 de a gosto de 2006.

La evolución de la pintura desde principios del siglo XX podría definirse como una ebullición constante de iniciativas asociadas a la búsqueda de ideas renovadoras por una parte; pero también de experimentación de movimientos contrarios que la llevan a pasar de la figuración a la abstracción y de ésta nuevamente a la figuración.
Podríamos decir que el arte moderno se encontró en esta etapa basculando permanentemente entre estilos opuestos: impresionismo y simbolismo, fauvismo y cubismo, expresionismo y surrealismo, todo ello en detrimento de la abstracción.

El pop art emerge en la década de los ´60 como una manera diferente de expresión gracias a la adopción de técnicas obsesivas de reproducción propias de los medios de transmisión de la información, como si se tratara de abordar un reportaje. No resulta extraño que lo hiciera en los Estados Unidos, donde los medios de información se encontraban ampliamente desarrollados y la propaganda se dirigía a promover el consumo masivo como modelo de desarrollo de la sociedad.

Así, todo aquello que constituía la gráfica de los periódicos a los que tenían acceso los ciudadanos y también lo observable a diario en las calles de las metrópolis, como propaganda sobre los muros, o en las vidrieras de los negocios y aún las tiras de historietas, formaron parte del sostén al pop art.

En general, toda esa realidad agresiva de la publicidad, sin desconocer en ella un lenguaje pictórico o gráfico, que se introducía para crear la ilusión de un juego riguroso de formas elementales de la geometría o de las ciencias exactas, formaron parte del nuevo movimiento artístico.

Así, cuando Roy Lichtenstein, uno de los fundadores del movimiento, presentó sus obras a principios de los ´60 los esquemas de sus dibujos se destacaban con la sencillez de los realizados por un niño pero también con la firmeza contundente de un aviso de publicidad.

Es entonces cuando las lágrimas de sus criaturas se desprenderán de las pupilas en gotas espesas para resaltar el llanto.

Sus amaneceres serán proyectados en rayos de sol gráficamente gruesos para acentuar la marcha triunfal del nuevo día. Sus historietas necesitarán el complemento de los ruidos que acompañarán en palabras a los objetos y personajes dibujados como expresión de acción, pero principalmente con el espíritu de la comunicación inmediata que es el propósito de lo publicitario.

Todo esto es lo que reúne esta interesante exposición que según nos dicen fue uno de los objetivos iniciales y más deseados que el Malba hoy puede concretar.

Pero hay algo más, ya que en los ´70 los dibujos de Lichtenstein aquí presentados, se observan con mayor elaboración o complementando collages donde las cintas, papeles pintados o de aluminio y grafito actúan sobre soportes diversos. También aparecen objetos intrigantes, como el espejo con pie, que en su luna presenta trazos gruesos o de rayas discontinuas con un sentido de reflejar lo desconocido, quizás a nosotros mismos transformados en elementos- imagen masivos de la publicidad.

Luego lo seguirán los dibujos en grafito, lápices de colores o cintas, papeles impresos sobre soportes del mismo material o madera y las escenas de desnudos femeninos en dibujos de contornos remarcados o punteados y descansando en ámbitos íntimos decorados con muebles y objetos en un elogio a la decoración de interiores.

Nos encontramos con una interesante exposición que debe ser interpretada como movimiento participante de una época de grandes transformaciones, quizá mayormente sociales que artísticas, pero siempre acompañando inquietudes estéticas en tiempos de cambios y por ello resulta imprescindible su observación y discusión.

Publicado en Leedor el 27-6-2006

Compartir
Artículo anteriorLos Gardelitos
Artículo siguienteLa Entrevista