Afiches II

0
5

Entre el clasicismo y la modernidad tres décadas del diseño del afiche cinematográfico en la excelente exposición de la UCA.AFICHES CINEMATOGRÁFICOS ARGENTINOS (1934?1964)

Por Julio Portela

Exposición: La búsqueda de la nostalgia
Pontificia Universidad Católica Argentina. Pabellón de las Artes.
Av. Alicia Moureau de Justo 1300, PB (esq. Av. Belgrano)
Puerto Madero ? Buenos Aires.
Hasta el 25 de junio de 2006.
Martes a domingo de 11 a 19 horas.

La búsqueda de la nostalgia transita aquí los caminos recorridos por los afiches del cine argentino en el período 1934-1964, época que siempre ha sido reconocida como de oro en la cinematografía de la Argentina.

Abarca tres décadas del diseño del póster en nuestro medio y nos permite la observación de su evolución en una demostración del avance de la técnica hacia el modernismo. Así en este sistema de propaganda se parte de la imagen estática de ese arte dinámico que es el cine, para adoptar otra donde las figuras pretenden iniciar el movimiento que es propio del medio representado.

En los anuncios de principios de los ´30 las imágenes están reservadas a los protagonistas de las películas y están dispuestos frontalmente en forma vertical. Aquí se reúne a todos los actores principales reservándose el nombre remarcado para los protagonistas. Llama la atención que los carteles observados de la segunda mitad de los ´30 adoptan la forma apaisada, de mayores dimensiones como en ?Con las alas rotas? (1938) de Mario Soffice, ?Villa Discordia? (1938) de Arturo Mom o ?Alas de mi patria? (1939) dirigida por Carlos Borcosque. Se atribuye esta característica a la existencia de carteles en la vía pública o al empapelamiento mural que permitió al cartel escapar del ámbito cerrado de la antesala de exhibición.

En los carteles de los ´40 ya no se insiste en reproducir la imagen de los protagonistas pero se mantiene el de la figura protagónica. Ahora lo representado son las figuras en escenas dotadas de aparente movimiento, como sería el ejemplo de ?Hay que educar a Niní? (1940) de Luis César Amadori con Niní Marshall. Por su parte en ?Cita en la Frontera? (1940) de Mario Soffici protagonizado por Libertad Lamarque, ésta compone una escena y es centro para la interpretación del tango en un ambiente de cafetín. También puede mencionarse el correspondiente a ?La maja de los cantares? (1946) de Benito Perojo con Imperio Argentina, donde a la actriz se la representa en el momento inicial del canto y baile mientras en el fondo ?desfila? un grupo de jinetes caracterizados.

Es en la década de los ´50 donde se quiso retornar al retrato de los protagonistas, pero ahora éstos se encuentran participando de escenas donde si a veces ocupan un primer plano, están vinculadas al contenido de los filmes. Se trata mayormente de películas con argumentos de contenido político-social donde la expresión del rostro de los personajes conviene al dramatismo que se pretende trasmitir de la acción. Ello podrá observarse en ?Los isleros? (1951) de Lucas Demare o en ?Las aguas bajan turbias? (1952) de Hugo del Carril. Pero tampoco resultan ajenos a la misma intención otros carteles referidos a películas de contenido literario-policial como ?El túnel? (1952) sobre libro de Ernesto Sábato y dirección de León Klimovsky o de carácter histórico como en ?El grito sagrado? (1954) de Luis César Amadori donde los diseños acompañan la acción de la epopeya que se quiere trasmitir.

Los posters de los ´60, parecieran ingresar al modernismo. Los trazados se tornan esquemáticos como en ?La patota? (1960) y ?Extraña ternura? (1964) ambos filmes de dirección de Daniel Tinayre, para llegar a la abstracción del de ?La cifra impar? (1962)esa extraña película para el medio con guión de Manuel Antín y Antonio Ripoll donde el empleo de trazos en colores primarios reemplazan a la representación de figuras y parecen referirse a la esencia misma de la expresión de las artes plásticas.

Con los auspicios de FUNDACION CINEMATECA ARGENTINA.
Con el patrocinio de TELEFONICA y BODEGAS NIETO SENETINER

Nota relacionada: Afiches de Venturi. Al rescate de nuestra iconografía por Raúl Manrupe

Publicado en Leedor el 14-6-2006

Compartir
Artículo anteriorSer Digno de Ser
Artículo siguienteParia