Ser Digno de Ser

0
15

Radu Mihaileanu, el director de la recordada El tren de la vida estrena su nuevo film. Nicolás Kusmin tuvo oportunidad de conversar con él en el último Festival de Pinamar.El Humor para enfrentar la Oscuridad
Sobre ?Ser Digno del Ser? y Entrevista a su Director.

Por Nicolás Kusmin, desde Pinamar.
nicolaskusmin@leedor.com

En el marco de muestra Pantalla-Pinamar, se presentó en calidad de pre-estreno ?Ser Digno del Ser? (que se estrenará en Buenos Aires recién en Abril de 2006) el nuevo film del director Radu Mihaileanu, realizador de la recordada ?El Tren de la Vida?.

Con metraje un poco excedido (140 minutos), pero con un gran toque de ternura, quedó plasmada su nueva historia, que sigue la vida de miles de Etiopíes de origen Judío que Israel llevó a su patria en la década del 80´. Llamada en un principio ?Operación Moisés?, el film relata el devenir de un pequeño refugiado que, obligado por su madre cristiana como él, se hace pasar por Judío para poder salvarse de una vida en la miseria. Esta parte del argumento hace recordar a un film de 1987 que marcó una época llamado: ?Adiós a los Niños?, donde, de manera inversa, un niño se hacía pasar por católico para poder entrar a un colegio francés ocupado por los nazis y así salvarse del Holocausto.

Mientras avanza la vida de Schlomo (tal su nombre falso adoptivo), que desde muy pequeño debe lidiar con la discriminación de los Judíos blancos, que no terminan de aceptar a los etiopíes, la cinta va ganado en intensidad y dramatismo, que se ve un poco cortado cuando el niño se hace adolescente, y la empatía generada con ese pequeño actor (un hallazgo) puede verse menguada.

Llena de escenas conmovedoras, como cuando Schlomo come por primera vez en Israel (recordemos que lo carcome la angustia por su Madre, que quedó sola en su tierra), o cuando su madre adoptiva (la actriz Yael Abecassis, una belleza) le lame la cara delante de las otras madres, que temen las ?enfermedades? que vienen de Africa.
Como último es de lamentar que una película tan bien contada posea un final tan efectista y poco sutil.

En Pinamar con Radu Mihaileanu.

Arribado a Pantalla-Pinamar para presentar ?Ser Digno de Ser?, el director Radu Mihaileanu dialogó con la prensa y también con Leedor.com:

Después de la manera humorística en que filmó ?El Tren de la Vida?, por qué ahora, pese a que ?Ser Digno…? tiene humor hubo un cambio de género y se volcó a una manera mucha más dramática?

No quería dejar de respetar a esta gente. Y sentí que la historia debía estar contada de esa manera. A veces el humor es la única arma que se dispone. Pero el humor en mí es como un virus del que no me puedo escapar. Yo nací en Rumania y durante el régimen de Ceacescu la única forma en que podíamos escapar de la terrible dictadura era estar volcados al humor. Hay algunas historias que se pueden contar solo con humor. No puedo entrar y quedarme en la tragedia, la vida ya es demasiado oscura y llena de muerte.

La genial escena en que Schlomo es discriminado en el colegio, cuando su madre le lame el rostro, ¿estaba en el guión o surgió en el rodaje, y a su vez cómo fue este último?

Esa escena formaba parte del guión. Y todo rodaje es difícil. Yo debía ser invisible entre gente que era muy visible pero había sido tratada de manera totalmente contraria. Si no hicimos una gran película, al menos aprendimos mucho.

Suele ser extraño que un film muestre a la izquierda israelí.

A mí me molesta mucho que los medios sólo muestren a los Judíos ultra-religiosos. Mucha gente no recuerda que antes de la guerra del Líbano, Israel estaba gobernada por la izquierda. Tan laica es Tel Aviv que es la tercera ciudad Gay del mundo. Por eso yo puse en el guión que Schlomo fuese adoptado por una familia así, no religiosa y que creyera que él sí lo era.

Publicado en Leedor el 12-12-2005