La Isla de los Inventos

0
6

En Rosario Raúl Manrupe estuvo en una estación de tren convertida, entre otras cosas, en un Taller de Dibujos Animados.La sorprendente Isla de los Inventos, en Rosario.
Un proyecto único, donde no sólo los chicos tienen mucho para aprender.

Por Raúl Manrupe


La Isla de los Inventos

Corrientes y Wheelwright
Rosario (Prov. de Santa Fe) Argentina
54 0341 480 2571.
Mail: losinventos@rosario.gov.ar

Con el snobismo porteño podría decirse que un lugar así podría estar en Barcelona o Los Angeles. Bajando por la explanada que mira al Paraná, pueden verse grandes ventanales que nos dejan ver a una docena de chicos de ocho años en tableros. Están aprendiendo cómo hacer dibujos animados. Unos metros más, traspasando una gran puerta de cristal, otro grupo juega en un tren en el que cada vagón tiene la forma de una letra distinta. El lugar era la Estación Rosario Central del Ferrocarril. La desaparición de los servicios trajo algo positivo: el aprovechamiento de un lugar de una manera creativa, con especial acento en lo artístico y lo sensible. Reciclado o construcción de juguetes, talleres de fabricación de papel, vestidos que responden a estilos de pintores célebres, rompecabezas gigantes con piezas que Xul Solar hubiera fabricado. Y además, la memoria de lo que fue la estación.

Desde el 2003 y citando a Borges, que dijo ?La puerta es la que elige?El hombre,no?, la Isla es una iniciativa de la Municipalidad de Rosario, que agrupa al Centro Cultural de los Chicos, el Centro de Experimentación Docente, la Fábrica y el Espacio Infinito? Si los andenes son un paseo público y el tren sigue estando presente en su ausencia y su poética, la fábrica es un homenaje al trabajo en cuanto al valor de producir algo con las propias manos. También, a la creación y producción en equipo. Al goce de concretar cosas.

Proclamado como un lugar abierto a las ciencias, artes y tecnologías, a través de lenguajes, diseños, medios y formatos. Un punto de encuentro para niños y grandes.

Volviendo al taller de dibujos animados, descubrimos cámaras, proyectores, una mesa para animación cuadro a cuadro. Y también un par de ingenios primitivos que permitían ver imágenes en movimiento: un praxinoscopio y un zootropo?no hay otros en el país: fueron construidos en Rosario para la Isla. Los ilustradores rosarinos están presentes en los objetos que andan por ahí, con los chicos.

Los días de semana la Isla es tierra de chicos que pueblan sus distintos espacios en talleres de actividades de sus colegios. Los fines de semana puede recorrerse y disfutarse por los visitantes. Curiosos, creativos, grandes y chicos. Las puertas están abiertas al asombro.

Publicado en Leedor el 11-5-2006