Cine Independiente III

0
8

Tercer nota sobre el cine independiente norteamericano: la estética gay de Gregg Araki y la mirada sobre los hispánicos. Escribe Abel Posadas
Seguimos con la publicación de las notas de Abel Posadas sobre cine independiente americano (Ver Cine Independiente I y Cine Independiente II)


FUCK THE WORLD

Tal es el letrero que aparece en THE LIVING END (1990-91) que Gregg Araki terminó de rodar gracias a una beca de veinte mil dólares otorgada por el American Film Institute. El lenguaje de Araki ha sido denostado por algunos como primitivo o rudimentario y, tal vez, exista cierta incoherencia narrativa en la película. No estrenada en Argentina, THE LIVING END narra la historia de dos seropositivos de tal modo que a veces provoca la buscada hilaridad que intenta el realizador. El más lanzado del dúo es un marginal que se ve envuelto en una serie de peripecias hasta que encuentra a un par muy compuesto y formal. Se trata de un crítico de cine que acaba de recibir la noticia con respecto al HIV. El primer contacto sexual entre ambos tiene una fuerza pocas veces vista en cine ?se produce en la habitación del muy serio crítico al que el marginal hace gozar como nunca antes-. El enloquecido y amoral Luke afirma de manera rotunda: ?Si a Busch le inyectaran, el virus seguro que de inmediato se descubría la vacuna?. Araki y sus dos actores forman parte de la comunidad gay y así lo han declarado. La película, sin embargo, puede verse de tal modo que no interese tanto la orientación sexual sino el ?amour fou? que emana de dos personalidades opuestas. No sabemos, queda fuera campo, cuál será el final de este lazo esencialmente erótico. Lo que sí puede afirmarse es que ningún realizador independiente había ido tan lejos en este desierto moralmente amoral, aún con el lenguaje primitivo que se le achaca.

Mucho más cuidada en cuanto a códigos cinematográficos y no cinematográficos, MISTERIOUS SKIN o PIEL MISTERIOSA (2004), fue atacada como una ?glorificación de la paidofilia?. El joven hijo de una dama promiscua y sexualmente iniciado por un entrenador de fútbol comienza un viaje que culmina en Nueva York donde admite, por fin, su orientación sexual al encontrar su pareja. Tal vez por su realización impecable, PIEL MISTERIOSA tuvo mejor suerte que THE LIVING END en cuanto a distribución y pase a video. Sin embargo, fue salvajemente criticada. Araki cree firmemente en la elección sexual y evidencia, a través de las imágenes, que el muchacho sedujo al entrenador con fines bastante claros. Esto no fue admitido por los espectadores comunes que, incluso, defendieron FELICIDAD de Ted Solonz cuando en su momento la habían destrozado. Si en THE LIVING END el realizador caía por momentos en el johnwaterismo, en PIEL MISTERIOSA existe una curiosa seriedad con respecto al tema tratado. Es evidente que a Araki no le interesa en absoluto el público del mainstream ?al revés de lo que ocurría con Gus Van Sant y MY PRIVATE IDAHO o MI MUNDO PRIVADO-. Si bien nada puede preverse es muy difícil que Hollywood muestre algún interés en Araki y viceversa. Es un realizador que ni siquiera figura en el BASELINE y que es olímpicamente ignorado por el establishment. Se paga un precio, claro. Nadie puede mostrar la miseria de Los Ángeles y la marginalidad absoluta de un sector de la sociedad norteamericana ?aún cuando algunos prefieran mentirse como integrados- sin que la guadaña caiga sobre la cabeza del responsable.

HISPANICS

Hablando de la miseria de Los Ángeles y del Echo Park rodeado por ?hispanics?, no puede soslayarse MI VIDA LOCA, que Allison Anders filmara en 1993. Estas bandas rivales de marginados de origen iberoamericano se trabarán en una lucha feroz que culminará con el asesinato de una criatura. Anders fue acusada de tremendista si no por los críticos por un sector del público norteamericano. No hace falta mucha imaginación para descubrir la fealdad de Los Ángeles ?cualquiera puede caminar por la añeja Alvarado Street-. Sin embargo, es necesario una dosis de valentía para poner al descubierto lo que ocurre con esa inmigración no deseada. La realizadora no puede ser tildada de oportunista ya que en GAS FOOD LODGING o NAFTA, COMIDA, ALOJAMIENTO según el título en Buenos Aires, uno de los tres personajes femeninos, la adolescente Shade, se internaba en el mundo de los chicanos para ver películas protagonizadas por una tal Elvia Rivero ?una estrella inventada parecida a una Stella Inda o Columba Domínguez del posmodernismo-. Shade, a cargo de una buena actriz como Fairuza Balk, terminará noviando con el americano-mexicano Xavier quien le declarará su amor de modo un tanto exuberante. NAFTA… (1992), rodada en Laramie, Texas, podría tildarse de película feminista en tanto y en cuanto el universo masculino aparece considerablemente debilitado. Tanto este film como MI VIDA LOCA ponen al descubierto a una realizadora que utiliza un lenguaje absolutamente seguro de si mismo ?basta un plano para saber dónde estamos ubicados-.

Y le corresponde a otra mujer, Nancy Savoca ?de padre siciliano y madre argentina- el haber continuado en la línea aquella del Bronx de MARTY pero ferozmente aggiornado. En TRUE LOVE o AMOR VERDADERO ?no sabemos si se estrenó en Argentina- la realizadora y su marido, el guionista Richard Guay, no toman partido por los géneros. Hacia 1989 el mundo lineal de MARTY ha cambiado considerablemente. Frente al matrimonio que va a celebrarse entre descendientes de italianos, la separación de los géneros es tajante: los hombres mirarán videos porno bromeando sobre las mujeres y ellas se dedicarán a los muebles, departamentos y al mundo masculino. Michael, el novio en cuestión, sufre un ataque de pánico frente a lo que considera el final de su vida, es decir, el matrimonio. En este aspecto, la crisis del hombre frente a la nada sumisa Donna demuestra que la identidad del otrora sexo fuerte se encuentra atravesando una tormenta que no logra capear. De este mundo para nosotros mezquino pero real la directora y el guionista salvan a un personaje femenino que conduce un taxi e intenta arrebatar a su hermana de padres alcohólicos.

Del mismo modo, en DIRT o SUCIEDAD o TIERRA (2005), Savoca recuerda vagamente a uno de los cuentos de Truman Capote incluidos en MUSIC FOR CHAMELEONS. Esta película se ocupa de una mujer salvadoreña, sirvienta de Nueva York, que vive con el miedo de ser deportada a su país de origen. A través de Dolores, tal el nombre de la protagonista, es posible acceder a la fauna neoyorkina a la que Savoca no deja muy bien parada. Corresponde, por lo tanto, a dos mujeres, Sanders y Savoca, la preocupación de entregar una imagen diferente de los ?hispanics? que habitan en Estados Unidos. Frente a ellas, EL MARIACHI (1993) de Robert Rodríguez es una muestra casi pintoresca. Las dos realizadotas han accedido a la TV pero ninguna de ellas se ha comprometido, hasta el momento, con el mainstream. Las bandas sonoras, además, existen y no es conveniente ignorarlas. Al final de SIMPLE BLOOD el encargado de la musicalización tomó una guaraña ?ANAHÍ- y una canción mexicana ?MALAGUEÑA SALEROSA-, ambas un tanto esotéricas para que la protagonista concluyera por asesinar al detective. En el proceso de decodificación del cine clásico los Coen no vacilaron en incluir el español ?antes la dueña del sucucho lo había hablado-. Es sabido que no pocos films noirs se iban a México, tórrido país donde se desataban las pasiones de los gringos. Ahora que confundir a Paraguay con México nos parece excesivo. Por oposición, Anders y Savoca revalorizan el castellano y en GAS FOOD LODGING el joven proyeccionista segregado racialmente, Xavier, promete amar a Shade ?por todos los meses, por todos los años, por toda mi vida?. Esta casa de adobe en la que vive Xavier con su madre es la antítesis de lo que pretenden los Coen en su parodia del film noir. Como se dijo, estas dos realizadoras parecieran entender algo mejor ?no mucho pero algo- a los iberoamericanos. Hay que agradecerles, al menos, que utilicen actores de Hispanoamérica cuando son necesarios. En esto, los realizadores independientes son inflexibles. En 1993 George Hadley-García publicó “HISPANICS EN HOLLYWOOD, THE LATINS IN MOTION PICTORES” y demostró que el mainstream colocaba a improbables íconos rubios y de ojos claros para encarnar a todavía más improbables personajes de América Latina ?cfr. a Charlton Heston como el mexicano Ramón Vargas en TOUCH OF EVIL o SED DE MAL (Orson Welles-1958), o a la descendiente de rusos Natalie Wood en cierta película sobre portorriqueños, entre infinidad de casos límite-.

Continuará…

Publicado en Leedor el 2-6-2006