Juguetes Robados

0
8

En el Museo de los Niños, la exposición de fotografías de Pablo Valle pone su mirada sobre niños que trabajan.Juguetes robados: en búsqueda de la niñez perdida.

- Publicidad -

Por Raúl Manrupe

Juguetes robados.
Desde el 18 de mayo de 2006
Sala de Exposiciones Museo de los Niños/Abasto
Av. Corrientes 3247, Nivel 2
4861-2325
Entrada gratuita.
www.museoabasto.org.ar
info@museoabasto.org.ar

Es conmovedor cuando un chico obligado a trabajar muestra su perfil de niño. Esto es, cuando se distrae un rato de su rutina para jugar con algo.

En esta muestra podemos ver fotos de chicos de Buenos Aires, Medellín o Lima. De nuestra mesopotamia, o de la selva brasileña. De chicos que tal vez tienen que esperar el último turno para pedir plata a los autos en los semáforos. Las fotos color no son invasivas ni sensacionalistas. Son niños en su realidad, tomados como niños y no como objetos antropológicos.

El proyecto Juguetes Robados nació en 2002, por iniciativa de Pablo Valle (Buenos Aires, 1974). Ya se presentó en distintos lugares de América. Ahora, en el Museo de los Niños, en el Abasto Porteño. Más que un registro, es un recordatorio. En el planeta son más de 250 millones de niños que trabajan . De esos, 20 millones corresponden a Latinoamérica y un millón y medio a la Argentina. Más allá de las fotos y los paneles con estadísticas que como estas llaman a no torcer la cabeza en la calle, lo más emotivo de esta muestra es ver intercalados juguetes de esos chicos. Bolas de peloteros usadas para hacer malabarismo en la 9 de julio. Muñecos armados con cajas de productos. Figuritas colombianas de las chocolatinas Jet. Anzuelos, piedritas y peonzas. Elementos más simples o más elaborados, pero en su simpleza, con el gran significado de contener lo que queda de ser chicos, en su derecho esencial de jugar.

Publicado en Leedor el 23-5-2006