Estrenos 4-5-2006

0
6

Variada oferta con un buen documental local, la merecida ganadora del último Festival de Cannes y un tercer capítulo de una serie que no deja de entretener.

ESTRENOS DEL JUEVES 4 DE MAYO

Por Fredy Friedlandaer

Logrado documental de una época difícil de olvidar

Julio Raffo, conocido abogado vinculado al cine, sale airoso con su opera prima, el documental ?Caseros ? en la cárcel?. En tan solo 75 minutos, logra transmitir la sensación de encierro, maltrato y temor por el cual pasaron más de mil presos políticos a partir de la década del ?70 en nuestro país. A través de los testimonios de unas 20 personas que estuvieron en la cárcel de Caseros y en otros establecimientos enfatiza la militancia generalmente peronista (montoneros, JUP) y de otras agrupaciones como el ERP de la mayoría de los ex presos. Es excelente la locución de Eduardo Aliverti e impactantes los declaraciones de, entre otros, Juan Carlos Dante Gullo, Alberto Piccinini, el Hermano Antonio Puigjané, Ramón Corregidor, Valentín Mastrangello y Hernán Invernizzi. La dirección es algo lineal con abundancia de primeros planos de los entrevistados. La inserción de varias imágenes de archivo de discursos pronunciados por el Ministro de Justicia del Proceso, Alberto Rodríguez Varela, es acertada. Muestra cuan aberrantes eran los intentos del régimen militar por mostrar a la opinión pública una imagen de progreso y espíritu democrático, obviamente inexistente en esa época. Entre los momentos más desgarrantes del film figura el recuerdo de varios de los presos políticos que fallecieron en prisión, a menudo por supuestos suicidios que los entrevistados se ocupan de desmentir. El caso más patético es el de Jorge Toledo, cuyo suicidio habría sido encauzado. Como relata uno de los ex detenidos, esa misma noche les sirvieron una muy buena e inusual cena y les pasaron incesantemente la marcha fúnebre, en una actitud propia de mentes perversas.

Justo ganador del último Festival de Cannes

?El Niño? (?L?Enfant?) de los realizadores belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne es posiblemente su obra más lograda y merecida ganadora de la última Palma de Oro del Festival de Cannes. En la Argentina se los conoció con su tercer largometraje ?La Promesa? y muy recientemente se presentó su penúltima película ?El Hijo?. Inexplicablemente nunca se estrenó la anterior ?Rosetta?, pese a que fue comprada por un distribuidor local. ?El niño? es la dramática historia de la joven pareja que componen Bruno (Jéremie Renier) y Sonia (Déborah Francois) y cuya vida transcurre en la marginalidad. Bruno es un ratero de poca monta, cuya irresponsabilidad es tal que llega incluso a vender al bebé de ambos. Ello desata un lógico drama en su pareja y provoca un cambio de actitud en el joven que intenta reparar el daño. No conviene, como es lógico, develar más de la trama. Basta con señalar que el final del film es uno de los momentos más conmovedores que puede recordarse de los últimos tiempos y que por si solo justifica su visión. El uso frecuente de la cámara en mano y un lenguaje ascético y minimalista puede irritar a cierto tipo de espectador acostumbrado a un cine más clásico y comercial, pero no debería ser un impedimento para que asista a ver ?El niño?, nombre que seguramente alude tanto al bebé como a la mentalidad de su progenitor.


Un gran espectáculo que tendrá más secuelas en el futuro

A diez años del primer capítulo, dirigido por Brian De Palma, y seis de la secuela llega ahora ?Misión Imposible III?, nuevamente protagonizada y coproducida por Tom Cruise. En esta oportunidad la realización fue confiada a J.J.Abrams, cuya condición de debutante no se nota ya que logra un relato de gran acción, como ya lo hiciera su predecesor inmediato, John Woo, hace seis años. El inevitable ?malo? de la película es en esta oportunidad encarnado por el recientemente galardonado Philip Seymour Hoffman (?Capote?) y su elección es, sin duda, un acierto de casting. A Ethan Hunt (Cruise) lo vuelve a acompañar por tercera vez Ving Rhames como Luther y en los roles femeninos centrales aparecen dos jóvenes actrices, vistas recientemente: Michelle Monaghan (?Tierra fría?) y Keri Russell (?Enredos del corazón?). Y aquí cabe mencionar una curiosidad posiblemente inédita (o casi) en la historia del cine. Ambas actrices tienen 20 años lo que no tendría nada de extraordinario si no fuera por el hecho de que nacieron el mismo día: 23 de marzo de 1976! Otros actores destacables son Jonathan Rhys Meyers (?Match Point?), Maggie Q y Lawrence Fishburne. Dos de los lugares con acciones más espectaculares son el Vaticano y Shanghai y lo único que puede deplorarse es un desenlace demasiado apresurado que no condice con el resto del relato. La habitual música de nuestro compatriota Lalo Schifrin es un condimento ya tradicional en esta serie que parece estar en camino de destronar las películas de James Bond, a las se parece cada vez más.

Puesta algo teatral, con buenos intérpretes, que no desmiente su origen

El director inglés John Madden se hizo conocer en Argentina en la década del ?90 con dos buenas producciones: ?Su Majestad, la Señora Brown? y ?Shakespeare apasionado?, que le valió el Oscar a la actriz Gwyneth Paltrow. Luego de dar un paso en falso con ?La Mandolina del Capitán Corelli? vuelve nuevamente a dirigir a la actriz galardonada en ?La Prueba? (?Proof?). Paltrow es ahora Catherine, la hija de un matemático de mente inestable (Anthony Hopkins), cuya muerte la ha fuertemente impactado. Contribuye a esta situación la visita diaria de un joven estudiante que cree que el padre de ella hizo un descubrimiento genial y cuya prueba podría estar en los cuadernos que dejó el progenitor. Basada en una exitosa obra teatral, en cuyo guión colaboró la también directora Rebecca Miller (hija de Arthur), se nota el esfuerzo de Madden en tratar de despegarse de la obra que le dio origen, lo que no siempre logra. A los tres personajes citados se agrega la hermana mayor de Catherine, que ha venido desde Nueva York al funeral del padre (la acción transcurre en Chicago). En sus planes está llevarse a Catherine a la ?gran manzana?, pero es evidente que ambas hermanas son como el agua y el aceite. Lo que aquí logra Gwyneth Paltrow es sencillamente excepcional y es de lamentar que no haya sido nominada al Oscar. Pese a su juventud, la actriz ya acredita una larga y exitosa carrera con títulos tan destacados como: ?Pecados capitales?, ?Emma?, ?El talentoso Sr. Ripley? y ?Los excéntricos Tenenbaum“. La aparición de Hopkins es más episódica y su perturbado personaje no luce demasiado. En cambio Hope Davis (?Las confesiones del Sr. Schmidt?, ?El secreto de un poeta?), sale airosa como la hermana mayor Claire, mientras que Gyllenhall (?Soldado anónimo?, ?Secreto en la montaña?) confirma que está pasando por un muy buen momento.


Relato visualmente bello pero algo lánguido

La presencia de la directora argentina, radicada en Alemania, Jeanine Meerapfel durante la avant-premiere de “El verano de Ana? (?Annas Sommer?) y una posterior entrevista con ella permiten enriquecer la visión de su film. Se trata de una obra menos interesante que las anteriores ?La amiga? y ?Amigomío?, únicas dos estrenadas localmente. Una cierta lentitud, quizás deliberada, confiere al relato una monotonía que no logra salvar la buena interpretación de Ángela Molina. Meerapfel reconoce que escribió el guión pensando en la actriz española y su personaje, Ana, está envuelto en recuerdos de sus familiares (esposo, padre, abuelos) ya fallecidos. Ha regresado a Grecia, en una de cuyas paradisíacas islas está la que fuera su casa durante su infancia y que ahora desea vender. La película habla del exilio obligado de su familia sefardí durante el nazismo, recreado a través de diversos flashbacks. A su vez el presente de Ana la muestra en compañía de un joven griego que busca su compañía fundamentalmente para emigrar. ?El verano de Ana? puede interesar sobre todo a quienes se deleiten contemplando un cine que privilegia climas y estados de ánimo frente a la acción.

Publicado en Leedor el 6-5-2006