Estrenos del 6-04-2006

0
7

Otro buen film nacional, el esperado regreso del genial Spike Lee y una lograda versión de un ?comic? renuevan la cartelera cinematográfica mientras ?La era del hielo 2? supera todos los records de recaudación.ESTRENOS DEL JUEVES 6 DE ABRIL

Por Fredy Friedlander


Retrato de un personaje gris, con logros estéticos poco comunes

?El Custodio?, de Rodrigo Moreno impresiona como una obra madura de un joven director, cuyos únicos antecedentes eran su participación en ?Mala Época? y la codirección en ?El descanso?. Mediante una nueva y brillante caracterización de Julio Chávez como Rubén, custodio del Ministro de Planeamiento (Osmar Núñez), la película logra transmitir la sensación de tedio y rutina en que se desenvuelve su vida. Contrasta ésta con la del funcionario, quien tiene una amante a la que visita regularmente mientras Rubén hace guardia. Esta escena en la que el Ministro se expone a la vista de otros parece poco creíble. En cambio, otras en el country o en discusiones del funcionario con su esposa están más logradas. Pero el mayor mérito de Moreno reside en la certera utilización de medios estrictamente cinematográficos como son los fuera de foco, plano-contraplanos, planos secuencia y los aportes fotográficos de Bárbara Álvarez y de sonido de Catriel Vildosola. La película será apreciada por un cierto tipo de público que seguramente la comparará con obras de realizadores tales como Takeshi Kitano o Tsai Ming-liang, a los que el director conoce muy bien y que pueden haber influenciado su lenguaje. Para otro tipo de auditorio más predispuesto a la acción, ?El custodio? podrá darles una cierta sensación de quietismo o minimalismo, que el director sin duda procuró transmitir. El premio Alfred Bauer, obtenido recientemente en Berlín, se otorga a obras donde predomina la innovación, de la cual ?El custodio? hace gala.

El talento para transformar un tema convencional en un gran film

Spike Lee demuestra una vez más su enorme capacidad en ?El plan perfecto? (?Inside Man?), su película número 18 y apenas séptima en estrenarse localmente. El conocimiento algo fragmentado de la obra del director y actor de color responde probablemente a que algunas de su producciones, a menudo enfocadas hacia cuestiones raciales, no fueron consideradas de interés (comerciales) por los distribuidores cinematográficos. No obstante títulos anteriores (localmente presentados) como ?Haz lo correcto?, ?Fiebre de amor y locura? y ?Malcom X? serán difíciles de olvidar. La última nombrada lo tuvo a Denzel Washington como protagonista excluyente, quien volvió a actuar en la algo floja ?El juego sagrado? (?He Got Game?) y que reaparece ahora junto a otros actores de peso. Washington es el detective Frazier, quien junto su colega Mitchell (Chiwetel Ejiofor de ?Negocios entrañables?) debe enfrentarse con un temible delincuente. En este rol sobresale Clive Owen, un actor que no deja de sorprender desde que aquí lo conociéramos en ?La jugada? (?Croupier?) y más recientemente en ?Cruzada?, ?Closer, llevados por el deseo?, y la aún en cartel ?Descarrilados?. Jodie Foster compone a un personaje bastante siniestro, a quien paga el dueño del banco (Christopher Plummer) como negociadora, para evitar que se descubran ciertos extraños manejos que se prefiere no develar. El tema pintaba a priori banal al tratar sobre un robo de un banco, curiosamente algo similar al ocurrido recientemente en nuestro país. Pero Spike Lee logra sorprendernos durante más de dos horas con numerosos hallazgos visuales y de guión y una dosis de humor no habitual en este tipo de relato, que en verdad es mucho más que un simple policial. El director de ?S.O.S. Verano infernal? y ?La hora 25? despliega nuevamente su talento, logrando una obra que no conviene dejar de ver y disfrutar.

Mucho más que un ?comic?

Cuando el año pasado se presentó ?La ciudad del pecado? (?Sin City?) con un importante elenco, señalamos desde esta misma columna nuestra disconformidad con un producto que pese a ser vistoso no nos parecía estar a la altura de lo prometido. Ahora nos llega ?V de venganza? (?V for Vendetta?) producción de los hermanos Wachowski (?Matrix?) dirigida por el debutante James McTeigue, basada en otro ?comic? ambientado en un futuro no tan lejano. Para nuestra sorpresa y satisfacción, lo que en esta oportunidad se nos ofrece es de gran originalidad e interés y no únicamente un simple pasatiempo. Estamos en el año 2020 en una Inglaterra muy diferente de la actual, conducida por el despótico canciller Sutler (John Hurt). Contra él se enfrenta un enmascarado conocido como ?V?, que plantea la duda de si se trata de un terrorista dispuesto a volar el Parlamento o de un justiciero en busca de venganza. El hecho de usar una máscara que evoca el rostro de Guy Fawkes, un héroe que planeaba igual acción en 1605 contra Jacobo I, parece despejar la duda e inclinarse hacia la segunda de las hipótesis. Resulta difícil juzgar la interpretación de Hugo Weaving (el agente Smith en ?Matrix?) dado que nunca vemos su rostro. En cambio, es lucida la actuación de Natalie Portman en el rol de la indefensa Evey que terminará por aunar fuerzas con el enmascarado. La película se presta a diversas interpretaciones incluyendo una que la acerca a situaciones políticas de la actualidad en Europa, Estados Unidos y el Medio Oriente. Preferimos verla como un gran entretenimiento que se destaca por una estética de gran belleza visual y con un mensaje antitotalitario, en favor de la libertad.

Director en declinación

Lasse Hallstrom es un director sueco que se hizo conocer en 1985 con su sexto largometraje ?El año del arco iris?. Su popularidad se incrementó con buenas realizaciones tales como ?¿Quién ama a Gilbert Grape?? y ?Las reglas de la vida?, según la novela ?The Cider House Rules? de John Irving. ?Chocolate? aún siendo un gran éxito fue menos lograda y pareció marcar una declinación que la reciente ?Un amor, dos destinos? y el estreno de esta semana, ?Casanova?, parecen confirmar. Al querer mostrar una faceta diferente del famoso amante, encarnado aquí por Heath Ledger (?Secreto en la montaña?), el director parece perder el rumbo y la veracidad. La pasión de Casanova por la bella Francesca (Sienna Millar) y su enfrentamiento con el inquisidor que encarna Jeremy Irons aparecen como poco convincentes. La cuidada ambientación y las bellas imágenes de Venecia no logran compensar defectos de guión que hacen poco creíble la historia.

Remake absolutamente innecesaria

Es una pena que actores como Dennis Quaid, que nos deslumbró no hace mucho en la excelente ?En buena compañía?, y René Russo se presten a protagonizar una ?remake? de una simpática y algo menor comedia de 1968, con Henry Fonda y Lucile Ball. Su director Raja Gosnell exhibe al menos una notable coherencia al ser sus cinco títulos anteriores: ?Mi pobre angelito 3?, ?Jamás besada?, ?Mi abuela es un peligro? y las primeras dos ?Scooby-Doo? similarmente mediocres. El que ahora se presenta, ?Los tuyos, los míos y los nuestros?, no desmiente esta tendencia.

Publicado en Leedor el 8-04-2006