Lucro cesante

0
9

Durante las vacaciones, las cosas no siempre resultan ser lo que pensamos…Lucro cesante

Por Cecilia de la Cruz

Tres adolescentes vestidas para empezar el veraneo caminan tranquilamente por el centro de la sala observándolo todo rigurosamente, entre el asombro y la expectativa de los espectadores. Porque entre lo observado, nos encontramos nosotros como espectadores, mientras comenzamos a ocupar nuestros lugares para rodear los diez dias de descanso que buscan Samantha, Wanda y Amanda.

Todo girará en torno a la temática de las vacaciones con el fin de cuestionar su razón de ser: cuando es pensada como el momento de descanso y entretenimiento, las peripecias de estas tres chicas parece dejar a la
vista que no siempre las cosas resultan ser lo que pensamos.

De gran importancia resulta la dramaturgia de Ana Katz : son los diálogos los portadores del humor cuando el público, más aún el adolescente, a través de la risa parece identificarse con las situaciones de peleas, diferencias en la convivencia o el aburrimiento. Las acciones siguen una linealidad con la particularidad de estar intercaladas por una voz en off que ofrece un inventario para “pasarla bien” en diferentes destinos turísticos. Pero aquello que sucede cada vez con más
frecuencia, entra en contradicción con lo que esta voz anuncia. Por eso
empezarán a buscarse alternativas que permitirán recuperar el
ritmo vertiginoso que se fue estancando en la monotonía y el no hacer nada que simulan dictar las vacaciones.

Cuando, sin gran relevancia y en tono ingenuo, Samantha dice …”yo creo en la felicidad por instantes, no permanente” podemos pensar que sus palabras no son de gran importancia pero poco a poco van a perder la ingenuidad con las que fueron pronunciadas hasta llegar a construir unas vacaciones marcadas por la frescura de la adolescencia.

Publicado en Leedor el 1-04-2006