Dos de oro

0
7

Música disco, boleros, tangos y música latina mezclada con Mozart, Raffaella Carrá y canciones infantiles televisivas. Todo vale para dar marco al ingenioso, hilarante y por momentos sagazmente irónico guión realizado por Rafael Monti, junto con la talentosa y multifacética dupla protagónica constituida por Oscar Lajad y Marcelo Rey.

Dos “de oro” con mucho talento: Oscar Lajad y Mariano Rey.

Por Marta Opacak

Muy acertado fue elegir para el comienzo de este espectáculo de music hall, un canto a la amistad como: “Juntos a todas partes”, del musical “Gypsy” de Jule Styne y Stephen Sondheim.

Poco a poco nos vamos ubicando en esta historia de “Gypsies” (gitanos), como se les dice a los bailarines, cantantes y gente de teatro, que van de un lugar a otro ya sea pasando hambre u hospedándose en lujosos hoteles, según se desarrolle el curso de los negocios.

Aunque nuestros “dos” jóvenes “de oro”, son gypsies modernos, y se definen a sí mismos como sofisticados “metrosexuales”. Ellos están mas cerca de Las Vegas que de los caminos polvorientos. Así nos lo demuestra también, la gráfica de las localidades, a cargo de Diego Crocca (diseño) y Paula Dalía (fotografía) donde se los ve vestidos “a lo Barry Manilow”, delante de una calle de luminosos casinos.

No se trata el show de una reivindicación de los sacrificios de la profesión actoral, sino de la recreación de un particular tipo de amistad: la amistad al “estilo teatral”, con esa relación amor/odio entre compañeros de trabajo, que recuerda a “The sunshine boys” de Neil Simon y sustenta junto con el humor, y la apelación a la alegría del niño que cada uno lleva dentro, los sketches, monólogos y canciones que enlazan los distintos números musicales con impecables coreografías de Oscar Lajad.

Música disco, boleros, tangos y música latina mezclada con Mozart, Raffaella Carrá y canciones infantiles televisivas. Todo vale para dar marco al ingenioso, hilarante y por momentos sagazmente irónico guión realizado por Rafael Monti, junto con la dupla Lajad-Rey.

Uno de los momentos mas fuertes del show es cuando “El aria de Papageno”, de la ópera de Mozart “La Flauta Mágica”, sirve como música de fondo al número del “Hada Alegría y el Pajarito Tristonio”. Ambos aparecen con túnicas negras y las Marionetas de Inés Castro, calzadas sobre sus cuerpos, de una manera que recuerdan al número “Trillizos” de la película “The band wagon” de Vincente Minnelli (1953). Allí veíamos a Fred Astaire, Nanette Fabray y Jack Buchanan, con un gorro de bebé y cuerpo y piecesitos de marioneta colgados de su pecho. Vistos a la distancia, Mariano y Oscar, también parecen pequeños personajitos. Ellos pueden operar los bastones que dan movimiento a las marionetas y desplazarse. Astaire y sus compañeros permanecian en un mismo lugar.

Imposible no reír con las penas del Pajarito Tristonio (Lajad) que llora sin parar y sólo puede ser curado por el Hada Alegría (Rey), en tanto y en cuanto el público los ayude.

Además de ser guionistas, directores generales y en el caso de Lajad también coreógrafo, de los artistas del multifacético dúo puede decirse que son dos verdaderos “showmen”, de consistentes voces (notables sus versiones de “Melodía de Arrabal” de Gardel y Lepera y “Naranjo en flor” de Homero y Virgilio Expósito) y excelentes aptitudes coreográficas. También se destacan en los temas con letra compuestas ad-hoc para el show, y no les falta simpatía para desplegar sus dotes de comicidad.

Publicado en Leedor 19-03-2006