Estrenos del 9-03-2006

0
3

Con producción enteramente británica, apoyada por la BBC, Woody Allen logra reinventarse a sí mismo en su última película y lo mejor de la semana: Match PointEstrenos del 9-03-2006

Robó, Huyó y se Reinventó

Por Nicolás Kusmin.
nicolaskusmin@leedor.com

Aquel que dijo alguna vez: Prefiero tener suerte a ser buena persona, sabía lo que decía. La gente se resiste a pensar cuanto en la vida depende de tener suerte. Da miedo darse cuenta que hay infinidad de cosas que no podemos controlar?
?Match Point?, de Woody Allen.

Con mucha acción, pero sin dejar de lado todos los estereotipos habidos y por haber, llega el último film protagonizado por Harrison Ford, ?Firewall?. En este caso el típico héroe del cine norteamericano deber lidiar con los peligros a los que se enfrentan las personas encargadas de la seguridad de los bancos. Aquí Jack Stanfield está dedicado a crear los programas informáticos que dan seguridad a todos los datos y valores que almacena una institución financiera. Su familia es retenida y secuestrada en su propia casa mientras él debe ayudar a los malhechores a robar, vía terrorismo informático, un pequeño porcentaje de cada una de las cuentas más abultadas, juntando la nada despreciable suma de 100 millones de dólares.

Pese a contar entre su elenco a Virginia Madsen, nominada al Oscar en 2005 por su papel en la genial ?Entre Copas? y a Paul Bettany, el doctor de ?Capitán de Mar y de Guerra?, la cinta no logra ir más allá de la anécdota y cae una y otras vez en cientos de situaciones inverosímiles. ¿Qué habrá pasado con Harrison Ford y sus otrora actuaciones llenas de talento y dominio de los climas? Tanto él como Bettany no paran de presentar las ?cara de malo? que peor les salen, volviendo a la cinta de una calidad interpretativa pobrísima.

En Plutón también.

El director de origen irlandés Neil Jordan siempre ha dado muestra de su compromiso social y político. En su momento saltó a la fama por su multipremiado film ?El Juego de las Lágrimas?, que durante 1992 conmocionó a EE.UU obteniendo 6 nominaciones a los Oscars. Aquella historia tan fuerte en su momento sobre un travesti, que terminó ganando el Oscar a Mejor Guión Original, tiene muchos tópicos que aparecen en su reciente film ?Desayuno en Plutón?. Aquí Jordan relata la desgarradora historia de Patrick, un niño que es adoptado por una familia, pero se pasa toda su vida buscando su real origen. A su vez, por los hechos de la vida y sus confusiones se siente y elige tener otra identidad sexual. Por lo tanto, apenas sale de su sufrida adolescencia comienza a vestirse y actuar como mujer.
La cinta, ambientada durante los `60 y `70 en Irlanda, plantea gran parte del pesado clima político, las trabas sociales, culturales y religiosas que pululaban en el ambiente. Con un largo metraje, a manera de capítulos con diversos títulos, el devenir de Patrick se va calando hondo en el espectador, sumado a la vital y cuidada banda sonora. Temas como: ?Me & Mrs. Jones?, ?Love is a Many-Splendored Thing?, ?Sugar Baby Love? y ?Breakfast on Pluto? (que da nombre al film) crean el marco ideal para disfrutar esta película que puede impresionar por la crudeza de sus imágenes. Con una pequeña aparición de Stephen Rea, habitual colaborador de Jordan, y un elenco con figuras como Liam Neeson, en donde se destaca el aún poco conocido Cillian Murphy (?Vuelo Nocturno?) en el difícil papel de Patrick, la historia logra estar muy bien llevada y conmueve logradamente.

Se Reinventó.

En el final de una de sus últimas películas ?La Mirada de los Otros? (Hollywood Ending) protagonizada íntegramente por él. El personaje de Woody Allen, era convocado a Europa, ya que los franceses consideraban que su cinta, filmada cuando por un extraño trauma perdió la vista, era lo mejor hecho por los norteamericanos en los últimos cien años. Entonces ahora, Woody (el de carne y hueso) se decidió, abandonó a su isla de Manhattan para ir a su dorada Europa, regresando a su mejor cine. Aquel tipo de film que el director neoyorkino transitó en alguna oportunidad cuando por ejemplo realizó ?Crímenes y Pecados? (con Martín Landau y Angelica Houston), donde el policial, la culpa y el tratamiento de lo moral era el plato fuerte. Todo esto vuelve a estar en su más reciente producción ?Match Point?.

Con producción enteramente británica, apoyada por la BBC, Allen logra reinventarse a sí mismo, acercándose a la alta clase británica, contando sus avatares, miserias y costumbres más privadas.

Chris Wilton oriundo de Irlanda, de clase media y con una corta pero intensa carrera como tenista profesional, consigue ingresar como profesor a un exclusivo club de tenis londinense. A partir de allí, comienza a relacionarse con uno de sus alumnos Tom Hewett y su familia, una de las más ricas de la aristocracia británica. Escalando socialmente deja el tenis, y se vuelca de lleno a los negocios en una de las empresas de los Hewett.
Como nueva diva de las películas de Woody, Scarlett Johansson aparece como Nola Rice en la vida de Chris y lo desestabiliza. Ella también es una outsider como él. La pasión es mutua desde un principio, y su unión les creará un sinfín de inconvenientes.

Johansson, luego de sorprender en ?Perdidos en Tokio?, y más recientemente ?En Buena Compañía? se presenta aquí como una vital actriz, en un sensual y excitante papel (con escenas de amor poco comunes para el cine de Allen). Jonathan Rhys Meyers no se queda atrás con su protagónico, y su mirada que siempre oculta más de lo que muestra.
Con el resto del elenco totalmente europeo con el característico acento british, se asiste a una excelente cinta cuidada hasta el más mínimo detalle.
Allen logra retratar un período fuerte y difícil en la vida de un joven que de manera pausada, prudente -hasta cierto momento- y sigilosa, consigue colarse en las altas esferas. Para esto ha roto varias de sus reglas: en ?Match Point? se extiende más allá de sus usuales 90 minutos (124), deja de lado el humor más hilarante (aunque no así la fuerte ironía y burla a las instituciones) y consigue relatar la tragedia sin dejar de lado la fortuna y la suerte.
Los seguidores más fanáticos de su cine podrán hasta cierto punto decepcionarse, ya que el Allen con estirpe británica deja dormido su costado más desfachatado para presentar un drama de fuerte contenido moral. Los amante del buen cine, muy agradecidos.

Publicado en Leedor el 11-03-2006