Estrenos 16-02-2006

0
8

El ya repetido panorama de seis estrenos por semana se quiebra este jueves con apenas cuatro novedades, que incluyen a ?Buenas noches, y buena suerte?, una excelente película dirigida por George Clooney.ESTRENOS DEL JUEVES 16 DE FEBRERO

Por Fredy Friedlander

Una joya que merece ser vista

Decíamos la semana pasada, en ocasión del estreno de ?Syriana? que éste parece ser el año de George Clooney. La presentación ahora de ?Buenas noches, y buena suerte? (?Good Night, and Good Luck?) que él dirige y protagoniza, y la posible obtención de algún Oscar en pocas semanas más vendrían a confirmar el buen momento por el que estaría pasando. Los muy elogiosos comentarios de la crítica local e internacional deberían ayudar a que esta película tenga una presencia importante de público en estas latitudes. A priori la historia del periodista Edward R. Murrow y su enfrentamiento con el retrógrado senador Joseph McCarthy puede no interesar a un vasto sector de público local. Agréguese a esto la utilización de una fotografía en blanco y negro y la presencia de actores no muy conocidos, comenzando por el protagónico de David Strathairn que algunos quizás recuerden que cuando participó junto a Meryl Streep en ?Río salvaje?. Tampoco ayuda mucho que esté Robert Downey Jr., que algunos distribuidores consideran ?mufa? en el terreno comercial (?Chaplin? como ejemplo). Lo mismo vale para el caso de Jeff Daniels o Frank Langella y en cuanto al propio Clooney se ha reservado un papel relativamente menor en una actitud que merece elogiarse. Pero todo lo dicho hasta ahora no debería hacer pensar que la película no merece ser vista. Sus seis nominaciones, sólo superadas en cantidad por ?Secreto en la montaña?, son un muy justo reconocimiento a una obra que hace hincapié en un tema, como es la libertad de expresión, que no sólo preocupa en los Estados Unidos sino también en todo el continente americano, incluida la Argentina. En apenas noventa minutos, duración hoy bastante inusual en el cine norteamericano, George Clooney logra un alegato poderoso en imágenes que perdurarán seguramente en la memoria del espectador.

Buen relato antibelicista

El debut de Sam Mendes en la dirección no pudo ser más promisorio. ?Belleza Americana? ganó en 1999 cinco Oscars, incluyendo mejor película y dirección, lo que es destacable dada su condición de debutante. Nacido en Inglaterra, Mendes ya había tenido una larga carrera teatral dirigiendo entre otras una versión del musical ?Cabaret? y a Nicole Kidman en ?The Blue Room?, obra que fue muy exitosa en Londres. En 2002 volvió a impresionar con ?Camino a la perdición?, un violento policial con la actuación de Tom Hanks y Paul Newman. Ahora regresa con otra película fuerte, de tono bélico, conocida localmente como ?Soldado anónimo? y que en el original se denomina ?Jarhead?, jerga que hace alusión a la cabeza rapada de los Marines estadounidenses. La acción transcurre durante la llamada operación ?Escudo del Desierto?, que llegó a posicionar a más de medio millón de soldados norteamericanos en Medio Oriente. Al igual que ?Syriana?, lo que aquí ocurre huele fuertemente a petróleo.
Jake Gyllenhaal, nominado por ?Secreto en la montaña?, es el soldado Swofford, estando el relato basado en sus memorias. Se percibe que el director procuró brindar máxima objetividad al mostrar sin concesiones la brutal instrucción a que son sometidos los soldados. Se los convierte así en seres primarios para quienes la inevitable masturbación, limpieza de letrinas, peleas y combates (riñas de escorpiones, por ejemplo) se convierten en su modo habitual de vida. Una escena que refrenda lo anterior es aquella en la que los soldados se disponen a ver el video de ?El francotirador?. En su lugar, fruto de una de tantas bromas pesadas, aparecen imágenes íntimas que agravian a uno de los conscriptos.

Entre las actuaciones destacamos la de Peter Sarsgaard (Troy), visto últimamente en ?Plan de vuelo?, ?La llave maestra? y ?Kinsey?. Chris Cooper, que ya había interpretado al ex marino enfrentado a Kevin Spacey en ?Belleza Americana?, tiene un rol no muy diferente aquí. La semana pasada lo vimos en ?Syriana? y muy pronto aparecerá en ?Capote?, aunque en un papel bastante diferente a los antes mencionados.

Nada es lo que parece

?Descarrilados? (?Derailed?) de Mikael Håfström sobresale entre tantas otras producciones norteamericanas al ser muy entretenida y contar con un par de actores muy carismáticos. Es un producto al que le cuadra claramente el calificativo de comercial y que parte de una situación verosímil como es el encuentro en un tren de dos personas que se dirigen a su trabajo. Clive Owen (?Rey Arturo?, ?La jugada?) compone a Charles, un joven ejecutivo, mientras que Jennifer Aniston es Lucinda, una abogada que al igual que él trabaja en Chicago. Ambos están casados y tienen sendas hijas y al nacer entre ellos una fuerte atracción terminan en un hotel poco recomendable. En efecto, la primera sorpresa la ocasiona la aparición de Laroche, un delincuente de origen francés que interpreta Vincent Cassel (?Irreversible?). Lo que sucede a continuación incluye una violación, robo y sobre todo repetidos chantajes con el agravante de que la denuncia a la policía no resulta factible, dada las circunstancias del encuentro. Hay sin embargo varias sorpresas más que obviamente no vamos a develar. Es probable que el grueso de los espectadores sean sorprendidos con las diversas vueltas de tuerca que tiene la trama. Para aquellos, probablemente una minoría, que en cambio ?descubran? ciertas revelaciones de la propuesta, será de menor interés. Otros podrán objetar con razón que la transformación del personaje de Charles, que al principio parece más bien timorato y físicamente débil, no es del todo creíble. Pero como decíamos al inicio de este comentario ?Descarrilados? está en las antípodas de un cine aburrido y no es por suerte una ?remake? más.

Plato poco apetitoso

Los ?Dumplings?, título del cuarto estreno de la semana, son una especie de ravioles chinos (tipo ?wantan?) que prepara la tía Mei (Bai Ling). Las películas cuya temática se refiere a la cocina son muy a menudo un éxito de boletería. Basta recordar ejemplos como ?La fiesta de Babette? o ?Como agua para chocolate? para corroborar ese aserto. Que no se aplica a la película del chino Fruit Chan, quien ya la había realizado ese mismo año como uno de tres episodios de un largometraje, con idéntico título y actores. El otro personaje central es la señora Lee que ya ronda los cuarenta y sufre ante la idea de envejecer. Por ello acepta visitar, en un barrio de monoblocks de Hong Kong, a la tía Mei y probar sus famosos pastelitos con ingredientes ?non-sanctos?. El millonario marido de la señora Lee (el actor Tony Leung, homónimo del protagonista de ?2046?), por su parte, frecuenta a una joven mujer y la trama ?macabra? del film la vinculará hacia el final con la propia esposa. Es buena la fotografía de Chris Doyle así como las interpretaciones de todo el elenco pero se requiere un estomago especial para soportar ?Dumplings?, que algunas podrán interpretar como una alegoría de la sociedad de consumo y el canibalismo a que da lugar. De haber sido ese el mensaje que quiso transmitir Fruit Chan, podría sin duda haber elegido otra vía menos traumática y con similar impacto.

Publicado en Leedor el 18-2-2006