Buenas noches…

0
9

Mediante un guión comprometido y penetrante y una acertadísima fotografía en blanco y negro, George Clooney retrata en Buenas noches, y buena suerte la relación de la Tv y el macartismo de manera admirable.Por Elizabeth Motta

En pleno apogeo de la ?caza de brujas? de los años ´50, cuando el senador McCarthy llevaba a cabo su cruzada anticomunista en los EEUU, el periodista de la CBS Edward R. Murrow lo denuncia públicamente en su programa de TV “See it now”. Este hecho no sólo hizo perder prestigio y poder al Senador, sino que a su vez da inicio a una etapa mediática mucho más comprometida con la realidad, en pos de la defensa de la libertad de expresión y de los derechos humanos.

El film que dirige el talentoso actor para una productora independiente (Warner Independent Group)nos muestra una época donde ya estaba comenzando a haber una conciencia de la gravedad de la política demagógica de McCarthy. En el año 1991 el director Irwin Wrinkler también denunció en su film Guilty of suspicion la llegada del macartismo a Hollywood a través de una lista negra que, dato aparte, forzó a marcharse de EEUU a personajes como Charles Chaplin.

La lucha entre la verdad y las ideas políticas del gobierno de turno han sido problemas que nacieron con los medios mismos, desde que se descubre su poder persuasivo y el alcance masivo de éstos. Descubrimiento que precisamente viene de un hecho ya conocido por todos como lo fue la transmisión del programa radial en 1938 ?La guerra de los Mundos? de O. Welles, donde un ficticio anuncio de bombardeos extraterrestres aterrorizó a toda una nación.
En Argentina en los años ?50 también hubo un cine y una televisión muy vigilada. No por nada en los ?60 hubo una nueva ola de cineastas, tanto en Europa como en Latinoamérica, donde la verosimilitud de la imagen estaba iniciando un tratamiento más reflexivo y comprometido políticamente.

Volviendo a Buenas Noches…, en lo que respecta al espacio representado en el film (rodado en los interiores del canal televisivo), no crea un clima claustrofóbico, sino más bien una estructura panóptica, ya que los personajes se mueven libremente en un espacio constantemente vigilado. Esta estructura, apoyada por el claroscuro de la iluminación y la constante humareda de cigarros, es lo que permite generar todo un clima de tensión, donde el miedo a hablar que tienen los protagonistas es siempre superado por la defensa de la verdad.

La fotografía en blanco y negro es una decisión estética inteligente, un modo de transportar al espectador a los ?50 y hacerlo partícipe de un hecho crucial que le dio a la televisión no sólo norteamericana, sino mundial. un giro de 180°, Las imágenes son respaldadas con jazz, que con su música da cierre a las secuencias, y con la letra de sus canciones nos introduce en la siguiente.

Buenas noches… es el segundo film de Clooney, luego de Confesiones de una mente peligrosa, con guión del genial Charlie Kaufman. Allí el protagonista no es un periodista sino un conductor de tv que, paralelamente a su trabajo para la televisión, trabaja como un asesino a sueldo para la CIA. Otro ingenioso modo de evidenciar los medios masivos como meros entretenimientos, distrayentes, que ocultan la realidad detrás de la cultura fetichista y de consumo que promueven.

Aquí, Clooney dirigió y escribió un guión mucho más comprometido y penetrante. La historia fue inspirada en su padre, Nick Clooney, un conductor de radio, quien siempre tuvo a E. Murrow como ejemplo a seguir, ya desde sus transmisiones radiales desde Londres en la Segunda Guerrra Mundial, donde adquirió fama.

Publicado en Leedor el 17-02-2006