Cine Argentino 2005

0
10

El 2005 se constituye en el segundo año consecutivo con record de estrenos nacionales. Aún admitiendo que muchos títulos sólo tuvieron una difusión limitada, fueron nuevamente alrededor de 70. El balance lo hace Fredy Friedlander.

CINE ARGENTINO 2005

Por Fredy Friedlander

Esta nota pretende hacer un balance de lo mejor (y lo peor) del año a fin de facilitar al cinéfilo la tarea de rescate de películas que no tuvo oportunidad de ver y orientarlo sobre las cualidades de las mismas.
Hacia mediados de año, el panorama de estrenos nacionales era francamente desolador ya que sobre 25 novedades apenas se contabilizaban cinco que presentaban cierto interés. Lo mejor hasta ese momento era ?Whisky Romeo Zulu?, opera prima de Enrique Piñeyro, que había integrado la sección oficial competitiva del 6º Festival Internacional de Cine Independiente un año antes. A la alta calidad técnica del film se le agrega el hecho inusual de ser Piñeyro no sólo su director sino también el actor principal, interpretándose a si mismo como piloto de LAPA, y además de profesión médico, todo lo cual lo hace digno de figurar en el Guinness World Record. Hacia la misma época se vio el muy interesante documental ?Oro Nazi en la Argentina? del debutante (y lamentablemente ya fallecido) Rolo Pereyra que muestra uno de los aspectos más oscuros del primer gobierno de Perón y su vinculación con el tercer Reich. Otras tres películas de interés, todas presentadas en el 7ª BAFICI, fueron estrenadas en ese primer semestre. Nos referimos a ?Hermanas? de Julia Solomonoff, ?Cama adentro? de Jorge Gaggero y ?Géminis? de Alberti Carri. Esta última integró además la Quincena de Realizadores del último Festival de Cannes donde fue bien recibida, destacándose Cristina Banegas en el rol de una madre que debe lidiar con una traumática relación incestuosa de sus hijos.
Defraudó bastante ?Un año sin amor?, la primera película de otra directora, Anahí Berneri, que trató otro tema dramático como el SIDA transportando la acción hacia 1996 cuando se empezaban a probar los primeros cócteles de drogas. Lo más destacable en esta algo fría obra testimonial es la actuación del también debutante Juan Minujín en el rol central de un escritor portador de HIV.

Para completar el panorama de los primeros seis meses del 2005 se pueden citar algunos títulos no logrados que incluyen a ?Otra vuelta? de Santiago Palavecino, ?La vida por Perón? de Sergio Bellotti, ?Ronda nocturna? de Edgardo Cozarinsky y sobre todo ?Papá se volvió loco? de Rodolfo Ledo. Esta última logró ubicarse en el segundo lugar entre las películas más vistas del año, detrás apenas de ?Madagascar?, superando a tanques como ?La guerra de los mundos?, ?Los Fockers. La familia de mi esposo? y ?Star Wars: Episodio III?. Los casi 1.600.000 espectadores que vieron ?Papá se volvió loco? casi igualan a la cantidad de espectadores que fueron a ver al resto de todos los estrenos nacionales (setenta!), lo que confirma una vez más que calidad y taquilla no van necesariamente de la mano.

El segundo semestre arrancó en julio con una serie de estrenos (uno por semana en promedio) similar a la de la primera mitad del año aunque con una sorpresa proveniente de un director, Marcos Carnevale, entre cuyos escasos antecedentes figuraban las muy fallidas ?Noche de ronda” y ?Almejas y mejillones?. ?Elsa y Fred?, una coproducción con España, reunió por primera vez a China Zorilla y al veterano actor de reparto Manuel Alexandre (?Bienvenido Mister Marshall?, ?Muerte de un ciclista?, ?El verdugo?), componiendo una pareja inusual de octogenarios. Un ?boca en boca? poderoso le permitió alcanzar un record, al permanecer entre las diez más vistas por espacio de trece semanas consecutivas.
En agosto se aceleró la cadencia de novedades nacionales, casi triplicándola en volumen y con una característica que no pararía hasta fines del semestre: la presentación de numerosos documentales. En su mayoría de escaso valor técnico y/o testimonial, permiten sin embargo rescatar a ?Grissinopoli? de Darío Doria, ?Pepe Nuñez, Luthier? de Fermín Rivera y sobre todo ?Sed, Invasión gota a gota? de Mausi Martínez. Este último, fruto de una profunda investigación de la directora, es un valiente alegato en contra de la apropiación del Acuífero Guaraní, que es compartido por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.
Setiembre fue un mes excepcional para nuestro cine en lo que a calidad y éxito se refiere. Durante todo el mes asistimos a una seguidilla de estrenos, donde cada siete días un nuevo título parecía querer destronar a los presentados en semanas precedentes, que llevó a que ese mes las tres películas más vistas fueran nacionales y con la además permanente presencia de ?Elsa y Fred? entre las diez más taquilleras.
Primero fue ?Iluminados por el fuego? de Tristán Bauer, sobre el tema de la Guerra de las Malvinas, basado en el relato autobiográfico de Edgardo Esteban y multipremiada en numerosos Festivales incluyendo el reciente de La Habana. Utilizando efectos especiales, que permitieron reproducir con gran precisión las escenas de batalla, gana hacia el final en emoción y autenticidad cuando el personaje central (Gastón Pauls) regresa a las islas muchos años después. No fue este el único film sobre tan desgraciada guerra ya que se presentaron además dos documentales: ?Locos de la bandera? de Julio Cardoso y ?No tan nuestras?, este último muy logrado trabajo de Ramiro Longo con el testimonio de Sergio Delgado, otro ex combatiente.
?El Aura? marcó el esperado retorno de Fabián Bielinsky luego de cinco años desde su espectacular debut con ?Nueve Reinas?. Ciertas inconsistencias del guión y una excesiva longitud del film no impiden sin embargo que la película pueda considerarse muy lograda, comenzando con la otra vez acertada actuación de Ricardo Darín como un anónimo taxidermista. Las imágenes en los bosques del Sur durante la escena de caza, junto a Alejandro Awada, son de una belleza inusual en nuestro cine y generan una sensación de misterio que se mantiene a lo largo de casi todo el relato. Película que admite más de una lectura cuenta además con algunos secundarios destacables que incluyen a Dolores Fonzi y sobre todo a Nahuel Pérez Biscayart, que ya había mostrado cualidades en ?Tatuado? de Eduardo Raspo que, por problemas de distribución, se estrenó más tarde y hacia fines de este año.

Finalmente cerrando setiembre, se presentó ?Tiempo de valientes? de Damián Szifrón confirmando las expectativas que había despertado su primera película ?El fondo del mar?. Reúne a Diego Peretti en el rol del psicoanalista judío Mariano Silverstein y a Luis Luque como el inspector de Policía Díaz para conformar una de las parejas más divertidas del año. La historia empieza cuando Mariano es obligado, por atropellar a una mujer, a realizar una tarea comunitaria consistente en dar asistencia al policía en crisis matrimonial que personifica Luque. Pronto los roles se invertirán y darán lugar a una serie de situaciones desopilantes como la escena en casa de Mariano y de su infiel esposa o la de la cornisa y unas molestas palomas. ?Tiempo de valientes? logra óptimos resultados en un género, poco transitado por nuestro cine como es la comedia. Otras expresiones del mismo, estrenadas este mismo año, son más fallidas incluyendo ?La suerte está echada? de Sebatián Borensztein (pese a una debida caracterización de Marcelo Mazzarello) y ?Adios, Querida Luna? de Fernando Spiner (?La sonámbula?).

El género documental alcanzó una cifra similar a la del año pasado con 25 títulos, algunos pocos ya mencionados y uno que se destacó netamente del resto. Se trata de ?La dignidad de los nadies? de Fernando ?Pino? Solanas que supera a la anterior (y primera parte) ?Memoria del saqueo?. Escenas impactantes descriptas con la voz en off del mismo director y las declaraciones a menudo desgarradoras de seres de carne y hueso como la novia del asesinado Darío Santillán o las enfermeras del Hospital Posadas redondean un film de visión necesaria, que tuvo pobre asistencia de público. Cerrando la lista de documentales recomendables se agregan: ?Paco Urondo, la palabra justa? y ?Bloqueo, la guerra contra Cuba? ambas de Daniel Desaloms, ?Vida en Falcon?, de Jorge Gaggero, que lució más con ?Cama adentro? (donde lo mejor eran las actuaciones de Norma Aleandro y Norma Argentina), y ?Tango, un giro extraño? de Mercedes García Guevara.
Para completar la descripción de un año muy variado corresponde referirse a algunas películas dramáticas, que junto con los documentales, dominaron la cartelera nacional. Un título se destaca: ?Cautiva? de Gastón Biraben sobre un tema bastante frecuente en nuestra cinematografía. Bárbara Lombardo se revela en su primer protagónico al interpretar a una chica quinceañera de vida apacible que de pronto descubre que su identidad puede ser otra. Con mano segura, Biraben va preparando el terreno para hacer un retrato más intimista y menos político de un tema, cuyas heridas permanecen aún abiertas y son difíciles de superar. También tiene valores, sobre todo estéticos y con fuerte influencia del director ruso Alexander Sokurov, ?Como pasan las horas? de Inés de Oliveira Cézar, en la que fuera la despedida cinematográfica de la inolvidable Susana Campos. En cambio fue menos feliz la presentación del último opus de Eduardo Mignogna, ?El viento?. Contó, sin embargo, con ajustadas actuaciones de la siempre excelente Antonella Costa y de Federico Luppi, quien compone a un abuelo que la visita para hacerla partícipe de un secreto que guarda desde hace mucho tiempo. Cerrando el lote de estrenos se agregan algunos pocos títulos más de films con aciertos parciales. Nos referimos a ?Como un avión estrellado? de Ezequiel Acuña, ?Un minuto de silencio? de Roberto Maiocco, ?Buenos Aires 100 Km? de Pablo José Meza y en menor medida ?Un Buda? de Diego Rafecas e ?Imposible? de Cristian Pauls.

Publicado en Leedor el 25-12-2005