Misteriosa Capadocia

0
8

Sobre la que fuera la colonia griega de Bizancio, el emperador romano Constantino fundó la nueva Roma o Constantinopla, centro artístico y espiritual durante diez siglos. Hoy, Estambul.Misteriosa Capadocia

Por Jorge y Guadalupe Miller

Sobre la que fuera la colonia griega de Bizancio, el emperador romano Constantino fundó la nueva Roma o Constantinopla., centro artístico y espiritual durante diez siglos, conquistada por los turcos fue llamada Estambul.

Bizancio, Constantinopla y Estambul, a lo largo de la historia, fueron asiento de tres imperios poderosos y diferentes.
Hoy, Estambul se ofrece como una ciudad aglutinante de costumbres y culturas. En ella, historia, suntuosidad, misterio y fantasías, nos sumergen en singular universo y señalan como otro campo de aventuras, la meseta de Anatolia. Profundas gargantas y barrancos, picos volcánicos y una tierra de tonos amarillos brindan un dramático paisaje donde, hace milenios, pueblos de distinta procedencia lucharon por su predominio.
Y en esta tierra tan singular surge la cultura hitita, antigua y misteriosa, ignorada por Heródoto y descubierta en el siglo XX.

Cuando la escritura hitita empezó a descifrarse encontraron la verdadera procedencia de los bloques de piedras gigantescos labrados que se habían atribuido a los romanos.
El poder político de los hititas fue muy grande, desafió al Egipto del Faraón Ramsés II y su imperio fue destruido por los llamados pueblos de la mar; quienes lograron salvarse, se refugiaron en las cuevas subterráneas.

Por la meseta amarilla de nuestro recorrido, a 400 Km de Ankara encontramos esas cuevas salvadoras en un lugar de Capadocia llamado Derincuyu. Allí nos sorprenden cisternas excavadas en la roca, muelas de molinos y un león de piedra, hueco en su interior, por cuya boca salía agua. Las huellas de Derincuyu son los únicos indicios de que los hititas vivieron allí.
Capadocia sigue alimentando nuestro asombro con las chimeneas de Hadas de Göreme.
Estas extrañas elevaciones puntiagudas son como altas columnas modeladas por la erosión y provistas de una roca superior, como sombrero. El nombre actual Göreme significa “no dejes de ver”, dicho por los nativos a los forasteros. Continuamos en Capadocia donde Kaymakli y Uchizar se constituyen en obras admirables de la naturaleza y el hombre.
Kaymakli es una ciudad subterránea construida debajo de una colina. Sólo los cuatro primeros pisos están abiertos a los visitantes y provistos de luz eléctrica, se llega hasta 15 o 20 m de profundidad.

Este complejo urbanístico respondió a la necesidad de los habitantes de ponerse a salvo de las continuas persecuciones de sus enemigos. El lugar era un refugio seguro y además le permitía practicar la fe, para lo cual construyeron iglesias dotadas de cúpulas sobre columnas y pinturas en la piedra de personajes y episodios de los Evangelios. Los colores permanecen fieles, por la sequedad del clima y la oscuridad del subterráneo.
Las investigaciones arqueológicas probaron que las habitaciones habían sido excavadas de tal modo que ninguna vivienda tenía comunicación con las de otras familias.
Hay dormitorios salas de estar, despensas, bodegas, pozos de agua, chimeneas de aire, una capilla y puertas de piedra para cerrar el paso en caso de peligro. Estas puertas se hallaban en los túneles y sólo era posible abrirlas desde adentro. Sobre las rocas en lo alto de la ciudad subterránea, se hallaron algunas tumbas vacías.

La ciudad subterránea de Kaymakli presenta incógnitas que, como respuesta, sólo hallan hipótesis. Por ejemplo: ¿Cuánto tiempo emplearon para la excavación? ¿Cuántas personas trabajaron? ¿Cómo sacaron a la superficie los escombros y en dónde los volcaron?.
Para algunas de estas preguntas se arrojan estas suposiciones: Se iniciaba la excavación de las chimeneas de ventilación con una profundidad de hasta 70 y 85 m. A continuación se excavaban las galerías laterales que constituían las calles de la ciudad.
Los pozos se excavaban hasta que hubiese agua y utilizaban las chimeneas de aire, para sacar los escombros por medio de poleas. Dichos escombros en la superficie habrían contribuido a los naturales desniveles de Capadocia o bien arrojados a los ríos habrían desaparecido con el tiempo.
De las chimeneas de ventilación obtenían el aire imprescindible para respirar. La iluminación se realizaba por medio de lámparas de aceite.
La razón principal que hizo posible la excavación de Kaimakli y otras ciudades subterráneas de Capadocia, la constituye la piedra volcánica blanda. Mezcla de ceniza y barro consecuencias de la erupción de dos volcanes.

Uchizar es un pequeño pueblo de aproximadamente 3500 habitantes Originariamente las casas fueron construidas alrededor de la fortaleza natural. La principal atracción de esta fortaleza radica en el peculiar aspecto de su arquitectura que parece realizada por topos. Además, desde ella se obtiene la hermosa vista de todo el valle de Göreme. Ante el visitante se levantan por doquier formaciones rocosas arrancadas de un país que parece fantasía.

Publicada el 5-7-2001

Compartir
Artículo anteriorViva Galicia
Artículo siguienteEurotrash