Una Historia Violenta

0
4

El primer film de Cronenberg hecho en Hollywood tiene la intensidad del más puro cine de autor.Una Historia de la Violencia.

Por Nicolás Kusmin.
nicolaskusmin@leedor.com

Al parecer los títulos que incluyen la palabra historia intentan crear de base, un drama íntimo y particular. Tal fue el caso de ?Una Historia Sencilla? (?The Straight Story?, juego de palabras con el apellido del protagonista) de David Lynch.

Ahora llega la historia de otro gran cineasta, ?Una Historia Violenta? (según su título criollo, más correcto aunque complicado de traducir, hubiese sido Una Historia de, o de la Violencia) de David Cronenberg, director canadiense, que hace más de dos décadas ostenta una de las filmografías más interesantes sobre lo fantástico y hasta revulsivo. Presenta aquí el devenir de una familia de un pequeño pueblo rural de EUA (de nombre inexistente pero ubicado en Indiana) en plena armonía y con su gente de trabajo.

Los Stall parecen sólo una familia más entre todas ellas, pero la vida del Pater Familiae ?un correctísimo Viggo Mortensen? cambia (o regresa, según se pueda ver) cuando dos matones llegan a aquellos lares sembrando su camino de muerte. No tienen peor suerte que ingresar en el restaurant de Tom Stall y ser asesinados por él en defensa propia antes de comenzar su matanza. La ascensión de Stall a figura de héroe local y nacional (hasta lo aplauden al salir del hospital), genera en él y su familia cierta incomodidad. Pero todo se complica cuando de Philadelphia lo vienen a visitar unos mafiosos, ya que lo encuentran parecido a un viejo camarada que se escapó de la organización hace muchos años, dejando algunas cuentas pendientes. ¿Es Tom realmente ese hombre que buscan o sólo un padre de familia que actuó de la mejor manera posible ante una eventual matanza?.

Implicancias Políticas.

Sí en la reciente ?Tierra de los Muertos? había referencias a la actualidad política: ?No negociamos con terroristas?, aquí es muy fuerte la manera en que todo está marcado y rodeado por la violencia, de la cual parecen (parecemos) no poder escapar. ?Aquí nos cuidamos unos a los otros?, dice el Sheriff del pueblo.

Las escenas fuertes de sexo, muy jugadas, el rechazo y el maltrato, también adquieren una fuerza en la trama y una posición política ante un Hollywood actual, lleno de censura y un país cuyo conservadurismo ha llevado a prohibir la enseñanza de la Teoría de la Evolución en la escuelas.

El tratamiento sobre ?el doble?, muy marcado en ?Pacto de Amor? (Dead Ringers), aquella genial cinta sobre los mellizos obstetras interpretados por Jeremy Irons, toma aquí un nuevo rumbo. Hay en Cronenberg un fino trabajo sobre las sutilezas. Si antes eran dos personas, hermanos pero diferentes, ahora ya pueden ser la misma, el bien y el mal (Dr. Jeckyll y Mr. Hyde).

Desembarco Hollywoodense.

Es el primer film que el realizador canadiense emprende junto a Hollywood, con un presupuesto de 32 millones de dólares y aceptando por primera vez no tener el Final Cut (el corte final o versión definitiva). Y pese a todo esto sigue siendo una película de autor. Eso sí, hasta la primera media hora parecía que Cronenberg se había vendido a la industria, porque es una cinta muy realista alejada de sus habituales atmósferas, pero por suerte cuenta con un escalonado grado de construcción y descripción de la vida familiar y pueblerina. Parece que nada ocurre hasta que todo explota.

Viggo Mortensen y María Bello, crean un tandem muy interesante como el matrimonio Stall. Sin embargo en las cortas apariciones del elenco secundario, como William Hurt y en especial Ed Harris (siempre excelente, posiblemente el actor secundario más reconocido: ?Apolo XIII?, ?Una Mente Brillante? y ?Las Horas?) resida mucho de lo más picante de ?Una Historia Violenta?.

Es así, entonces, como el año cinematográfico se va cerrando con films como éste ?de autor, muy bien realizado y con grandes estrellas? que iluminan la pantalla y posibilitan a los seguidores del buen cine asistir a un nuevo festín.

Publicado en Leedor el 19-11-2005