El muelle

0
5

Un policial francés donde no faltan los tiros, las bandas de delincuentes y la corrupción policial.Por Elizabeth Motta

En un enorme edificio situado en alguna ciudad de Francia se concentra todo el aparato estatal judicial. Allí se juntan el PBI y los detectives, dos grupos de inteligencia liderados el primero por el personaje que encarna Daniel Auteuil y el segundo por el de Gerard Depardieu. La tarea encargada para ambos será la de capturar una peligrosa banda de delincuentes asesinos. El primero que lo logre no sólo será ascendido, sino que adquirirá el puesto mas alto de la jefatura. Pero el relato no termina allí. Mientras que usualmente los films policiales negros se tratan de policias contra ladrones, en El Muelle se va a revertir el cánon. Capturar a los delincuentes ya no será el propósito esencial de la historia, porque en este film quienes realizan las jugadas más sucias no se encuentran en las calles, sino dentro del mismo aparato policial.

Allí están quienes ejercen la justicia a cualquier precio, aunque tengan que tranzar con asesinos; allí están los buenos y los malos de la historia, siendo estos últimos extremadamente peligrosos por su ambición de poder y dominio. De este modo accedemos a una historia cada vez más intimista sobre un sistema que, como cualquier otro, deja ver su cruda esencia, sobre todo en las tramas de relaciones de sus miembros.

Olivier Marchal rodó un policial donde no faltan los tiros y las grandes bandas de delincuentes que, al comienzo del film, impactan por la carga de violencia de las imágenes y el ritmo acelerado del montaje. Pero a medida que transcurren las secuencias del relato, el director va dejando atrás las armas y las persecuciones, y comienza a situar la historia en el espacio conformado por los líderes del edificio de justicia. A partir de aquí comienzan a predominar los primeros planos de los rostros de los protagonistas, construyendo, de este modo, una mirada sobre sus almas, dejando ver sus rasgos de inmoralidad, pero también evidenciándolos como víctimas de un sistema que los construye.

Publicado en Leedor el 4-11-2005