Ballet Contemporáneo

0
9

Escenarios despojados para tres obras del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín: toda una experiencia.Danza Contemporánea de Buenos Aires

Por Cecilia de la Cruz

El ballet Contemporáneo del Teatro San Martín nos acerca un programa
compuesto por tres obras de coreógrafos reconocidos como Roxana Grinstein, Roberto Galván y Gustabo Lesgard que, utilizando diferentes técnicas de trabajo darán un panorama de la danza contemporánea de la Buenos Aires actual.

Las tres piezas no están ligadas a un contenido narrativo pero sí surgen de una idea central que intenta ser el eje de cada obra. A su vez se
caracterizan por el uso del escenario despojado.

En Cero“, de Grinstein surge, según la coreógrafa, “de la idea de la ausencia, a partir de la cual se irá entretejiendo un clima de fragilidad e imposibilidad”. La construcción espacial a partir de la luz crea una atmósfera que juega continuamente con la presencia y la ausencia pero sin tener como finalidad la semantización ya que básicamente es un juego puramente formal.

Suharaui“, de Galván,realiza un cruce entre Oriente y Occidente
principalmente a partir de la música y el vestuario. Según el coreógrafo está basado en su visión de la poesía , el éxodo y la lucha por la idependencia sahaurita.
Cabe destacar en esta coreografía el uso de la imagen digital al iniciar la obra y luego, las telas utilizadas para la proyección serán elementos con los cuales juega el bailarín.

Por último, Lesgart en “Simple“, tomará para la composición de su obra la técnica del contac y la poesía siendo, según sus palabras una “danza generada en base a principios físicos esenciales ( relación peso-soporte, suelo-verticalidad)”.
Recurre a secuencias reiteradas en espacio y tiempo diferenciados provocando un efecto coreográfico de gran impacto.

Debido a que cada una de las coreografías opta por técnicas diferenciadas, es destacable la excelente adaptación de los bailarines a cada una de ellas evidenciando nuevamente su impecable desenvolvimiento técnico.

Publicado en Leedor el 25-10-2005

Compartir
Artículo anteriorCastagnino
Artículo siguienteCarlé Costa