Guido Boggiani

0
7

Un fotógrafo “brujo” asesinado y enterrado con sus “enseres demoníacos”. Hernán Pesis cuenta la trágica historia de Guido Boggiani.HECHOS Y CURIOSIDADES EN LA HISTORIA DE LA FOTOGRAFIA VII
El trágico final del fotógrafo

Por Hernán Pesis

Sin duda, una de las historias más sorprendentes de la historia de la fotografía, sea la del documentalista y fotógrafo italiano Guido Boggiani.

Boggiani nació en el año 1861 en el norte de Italia. En su adolescencia, al cumplir los 17 años de edad, se trasladó a Milán para estudiar pintura en la academia di Brera, llegando a convertirse en un conocido
pintor.

En el año 1887 se embarcó para la Argentina con el propósito de exponer sus telas y de realizar algunos negocios. Aquí en nuestro país, logró relacionarse satisfactoriamente con algunos de los burgueses intelectuales porteños. Y fue la idea de exploración de lugares inhóspitos, muy del gusto de la burguesía de la época, lo que lo llevó a iniciar su propia empresa documental, más precisamente, en la región del
Paraguay, zona de selvas desconocidas y exóticas culturas indígenas.

Luego de su largo viaje por dichas regiones, regresó finalmente a Italia provisto de numerosos escritos y de un importante material, que publicó finalmente con éxito.

En el año 1896 decidió volver al Paraguay, esta vez, cargado con una cámara fotográfica y numerosas placas de vidrio, que le servirían para registrar ciertos aspectos documentales que le interesaban particularmente como los numerosos grafismos de los cuerpos tatuados de los aborígenes, con los cuales decidió convivir directamente.

Así, en medio de la selva, y en condiciones muchas veces extremas, logró exponer satisfactoriamente más de 500 fotografías, que el mismo preparó y procesó.

Logrando un gran dominio técnico de la cámara y del procesado de las placas fotográficas, las cuales muchas eran enviadas a la Sociedad Fotográfica Argentina de Aficionados (SFAA), la cual en 1904 publicó algunas de sus fotografías.

El destino quiso que fuera, precisamente esta actividad fotográfica, la que lo llevara a su trágica muerte.

Ciertas tribus, con las cuales convivía directamente y a las cuales registraba con su cámara continuamente, empezaron a pensar que los males y enfermedades que padecían se debían a la actividad del nuevo ?brujo? y
a su extraño elemento demoníaco, con el cual solía robarles su alma.

El 20 de Octubre de 1904, un grupo de rescate liderado por el explorador español José Fernández Cancio, organizado especialmente ante la falta de noticias de Boggiani, viajaron hacia la selva paraguaya para buscarlo. Finalmente hallaron sus restos, que se encontraban junto a los restos de su ayudante Félix Gavilán, con la cabeza astillada y separada del cuerpo. Su cámara y sus elementos de investigación se hallaron, tiempo después, enterrados cerca del lugar.

Según sus biógrafos:

“?le cortaron la cabeza para que su alma no se pudiera reunir con el espíritu de su cuerpo y hacer daño aún después de su muerte. Por las mismas razones destruyeron y enterraron sus enseres de brujo: la
jeringa para inyectar, una goma de borrar, un tubo de permanganato, la máquina fotográfica con su soporte y las placas de vidrio (?) la pérdida o el robo del alma es una tragedia irremediable, una amenaza directa para
la salud y la vida.?

Publicado en Leedor el 13-10-2005

Compartir
Artículo anteriorParque Patricios
Artículo siguienteDías de Furia